Interviniendo en crisis matrimoniales

La situación podría ser un shock para la iglesia o podría ser un shock para uno de los miembros del matrimonio. De cualquier manera, ha sucedido algo que ahora pone en peligro la vida de la relación matrimonial. En el último año, me he enfrentado a más de estas relaciones que en cualquier otra ocasión en el ministerio. Como resultado, he dedicado una gran cantidad de tiempo a pensar en estrategias de intervención. ¿Qué puede hacer una iglesia? ¿La disciplina de la iglesia es la única opción? [1]

Antes de llegar a algunos pasos sugeridos, intentaré definir un matrimonio en crisis.

Definición de un matrimonio en crisis

No estoy usando el término matrimonio en crisis para describir una relación que está teniendo brotes de incendio. Los matrimonios que tengo en mente son incendios forestales a todo dar. Están amenazando con el divorcio. La violencia se ha vuelto pública. Una aventura amorosa ha sido descubierta. Una lucha con un pecado secreto se ha hecho conocida. Por lo tanto, el matrimonio en crisis es un shock para ti o para uno de tus compañeros y está causando estrés en el matrimonio por lo que se está desmoronando.

Motivaciones para involucrarse

Debido a que el matrimonio representa la relación de Cristo con su Iglesia, vale la pena intervenir sacrificialmente. Aquí hay mucho en juego, incluido el nombre de nuestro Señor. No solo eso, sino también la salud de los hijos de la pareja está en juego. Escuchan que el evangelio es sobre el amor y el perdón y crecieron creyendo que sus padres realmente creían en estas cosas, pero ahora pelean en lugar de ofrecer amor y perdón. La consecuencia: los niños se burlan del cristianismo y terminan cohabitando porque no quieren el dolor de un matrimonio fallido. Hay muchas otras razones para involucrarse en los matrimonios en crisis. Porque el amor de Cristo nos constriñe… (2 Corintios 5:14).

Principios para ayudar

Recuerda las ventajas de tener una cultura de “uno a uno” en la iglesia: dentro de una cultura de “uno a uno”, es mucho más natural tener las conversaciones necesarias cuando ocurren estas crisis. También es más difícil para las personas involucradas resistir si ha habido una inversión previa en la relación. Tal vez lo primero en lo que necesite trabajar en el ministerio sea unificarse como una solución a largo plazo para muchos problemas de cuidado del alma (vea Romanos 12:4-21). Su apelación será potente en el contexto de la relación personal.

Escrituras clave y preguntas clave. Considera cómo estas preguntas y pasajes podrían usarse con la pareja. ¿Cómo puede Filipenses 2:3-14 cambiar la forma en que manejas la relación? ¿Cómo puede el ejemplo de nuestro Señor de lavarse los pies (Juan 13: 1-17) impactar la forma en que te relacionas con tu cónyuge? ¿Qué derechos personales crees que están siendo violados? ¿Cuáles son los dos o tres grandes problemas que están permanentemente sin resolver que han creado barreras entre ustedes?

Ofrece esperanza a través de las Escrituras, a través de recursos y mediante un apoyo amoroso. Esto no solo tiene que suceder a través del liderazgo de la iglesia. Todos los miembros del cuerpo son responsables de otros miembros del cuerpo (Efesios 4:3).

Pídales que dejen lo que sea que estén haciendo para manejar la situación. Que dejen de hablar con otros, que cancelen el proceso de divorcio. ¡Que dejen de agregar leña al fuego! Que simplemente paren.

Muévete hacia ellos a través del contacto personal. Es posible que necesites ir a buscar a la persona (Mateo 18: 12-14). Hazlo tan personal como sea posible. De cara a cara es mejor, pero también a través de correo electrónico, mensajes de texto y mensajes telefónicos. Sé amorosamente persistente. El pensamiento bíblico aquí es que Dios en Cristo se movió hacia nosotros incluso cuando aún éramos rebeldes.

Ofrece alternativas para la reconciliación y otros recursos. La intervención bíblica es ideal para matrimonios en crisis, especialmente si la pareja no hace uso de la consejería matrimonial.

Escucha por igual a ambos lados si van a hablar contigo. Construye una relación amorosa y llena de esperanza con ambos y sé muy cuidadoso al tomar partido en un tema que está dividiendo a la pareja. No estoy hablando de cuestiones claras sobre el pecado, sino de cuestiones de preferencia por las que han luchado, como la limpieza de la casa o la frecuencia con que deberían tener relaciones sexuales. ¡Siempre hay dos lados (Prov. 18:17)! Si te pones de parte de un problema, te posicionarás con un cónyuge frente al otro. La neutralidad objetiva te prepara para ministrar a todos los involucrados.

Dales una advertencia amorosa: durante años me sorprendió el consejo de John Bunyan: “cortejamos y advertimos”. Le digo a la pareja qué esperar en la corte y los resultados del divorcio. Yo uso dos recursos. El primero es un artículo secular sobre los devastadores efectos del divorcio en Estados Unidos. Lo hemos resumido para nuestro uso y puedes encontrarlo aquí. [2] También utilizo un excelente capítulo de Men Counselling Men. Escrito por el consejero bíblico y abogado Ed Wilde, da una imagen realista de la corte de divorcio. El objetivo es enviar un mensaje de que la corte de divorcio es peor de lo que piensas y proporcionar alternativas llenas de esperanza. [3] También aclaro que si dicen ser cristianos, están violando 1 Corintios 6, que amonesta a los hermanos y hermanas a no demandarse unos a otros.

Negocia el tiempo: les pregunto: “¿Cuánto hace que te has casado?” Imaginemos que él o ella dice: “Diez años”. Luego pregunto: “¿Cuánto tardó tu matrimonio en llegar a este punto?”. La persona dice: “Diez años”. Luego pregunto: “¿Qué tal si el Señor te da diez sesiones de consejería matrimonial para ver si puedes respirar un poco de esperanza en tu matrimonio?” Si él dice que no puede hacer eso, entonces le preguntaré “¿Qué tal ocho?”

Más que trabajar con una persona: moviliza tu cuerpo para escuchar, orar, suplicar y advertir. La crisis siempre es más que un trabajo de una sola persona.

No olvides a la familia: el esposo se fue y la esposa está deprimida, ¿quién está alimentando a los niños y quién está limpiando la casa?

Finalmente, la disciplina de la iglesia: algunas iglesias piensan que esto es lo primero que se debe hacer, pero tenga en cuenta que lo tengo al final de mi lista. Debe ser utilizado cuando su hermano “se niegue a escuchar” (Mateo 18: 16-17). Amenazar a la disciplina de la iglesia debería ser el último disparador, no el primer disparo.

Pregunta para la reflexión

¿Qué has encontrado útil al intervenir en matrimonios en crisis?

Ernie BakerErnie Baker sirve como Pastor de consejería y discipulado y es director del Centro Grace para la asesoramiento bíblico en First Baptist Church en Jacksonville, Florida. Además, es el director del grado en línea en Consejería Bíblica en The Master’s University y autor de Marry Wisely, Marry Well.

 

Traducido por: Miguel Linares

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *