Consejo útil para nuevos consejeros bíblicos

Recientemente asistí a una conferencia y salí sin herramientas ni sabiduría bíblica por los tres días que estuve allí. Todos los presentadores tenían credenciales impresionantes y son muy respetados en su campo de consejería, sin embargo, en toda su sabiduría, no ofrecían nada en cuanto a la información práctica.

Esta no es una nueva experiencia. A menudo asisto a conferencias y seminarios en donde el presentador es muy experimentado y ofrece información extensa e impresionante en el tema, pero los asistentes se van con poco de lo que realmente pueden usar en sus sesiones de consejería. Un consejero sin duda se beneficiará al escuchar el trasfondo, los síntomas y el comportamiento de la ortorexia (obsesión por la comida sana), pero a menos que el consejero sea también equipado con pasos de acción tangibles para ayudar a su aconsejado a superar este desorden alimenticio, el conocimiento que el consejero obtenga quizás no se traduzca en una aplicación práctica para la persona luchando con este comportamiento habitual.

Un problema común

Esta experiencia no está limitada a seminarios y conferencias. También he encontrado aconsejados que vienen de Iglesias donde las Escrituras son enseñadas preciosamente. El pastor exegeta cuidadosamente pasajes de la Escritura y educa a sus congregantes con los significados de las palabras en el lenguaje original. A las personas se les anima a memorizar las Escrituras, y el cuerpo tiene mucho conocimiento. Cuando los aconsejados de estas iglesias llegan por ayuda con un problema de la vida, yo descubro que están llenos de conocimiento, pero no tienen idea de cómo traducir ese conocimiento en acción para superar sus problemas.  

Claro, yo me deleito cuando un aconsejado bien enseñado llega a mi oficina. Hace mi trabajo más fácil ya que a menudo requiere solo una pocas sesiones para ayudarle a tomar el salto del conocimiento a la habilidad de aplicar lo que sabe. Tristemente esta situación es cada vez más rara, y descubro que los aconsejados están viniendo con muy poco entendimiento bíblico, lo que necesita educación básica en la Biblia además de la consejería bíblica para el problema presente. Ese es un tema diferente, para otra publicación.

Hágalo practico

Mientras que no todos los consejeros son pastores, todos somos ministros del evangelio, como tal, debemos ser sabios y prácticos cuando ayudamos a aquellos que vienen a nosotros por consejería bíblica, debemos ofrecer soluciones del mundo real que fluyen de la sagrada verdad de la Escritura a nuestros aconsejados. El proveer información bíblica o asignar versos bíblicos sin aplicación, es como proveer los materiales para construir una casa a una persona que no tiene idea como construirla. Si vamos a ser ayudantes efectivos de la gente, debemos darle a los aconsejados, aplicación en el área del problema que están experimentando. Abajo hay algunas aplicaciones prácticas para los aconsejados que a menudo les enseño a los nuevos consejeros.

Juego de roles

Yo ayudo a mis aconsejados a aplicar lo que aprenden al darles tanta aplicación práctica como sea posible, en la sesión. Después de la enseñanza esencial de los problemas a nivel del corazón, para ayudarles a tomar el salto del conocimiento a la aplicación, algunas veces hago un juego de roles con mis aconsejados. Una esposa con un esposo irrazonable quizás claramente entienda que no debe responder en ira hacia él, pero por que los patrones están profundamente pesados, pedirle que memorice Efesios 4:22-25, 29-32 quizás no sean de mucha ayuda a menos de que usted le enseñe como quitarse y ponerse esas cosas.

En preparación para el juego de roles, se le pide al aconsejado que recuerde exactamente, en tanto le sea posible, el dialogo que comúnmente toma lugar entre ella y su esposo en forma de “yo digo/él dice” y que lo escriba en su cuaderno de tareas. La siguiente semana vamos a actuar a través de su dialogo, yo haciendo el papel del esposo irrazonable. A medida que hacemos el juego de roles, el aconsejado es exhortado a examinar su corazón en el conflicto.  Se le recuerda de pasajes bíblicos claves que hemos estudiado, y la aplicación en la conversación que se está discutiendo. Juntas practicamos su respuesta en una nueva manera que glorifica a Dios. Le pido que escriba sus nuevas respuestas palabra por palabra y las escrituras acompañantes que apoyan su respuesta para recordarle que su meta es glorificar a Dios cuando ella interactúa con su esposo.

Mi aconsejada es animada, y deja la sesión armada con lo que va a decir y hacer la próxima vez que el conflicto se presente. Ella debe revisar las notas de estos juegos de roles, cada día, para practicar sus nuevas respuestas y grabarlas en su corazón, para cuando las necesite las pueda recordar y ponerlas en acción. Repetimos estos juegos de roles para cada área que mi aconsejada recuerde que es problemática en su comunicación con su esposo. No puedo decirle cuantas mujeres encuentran tales ejercicios tan útiles, que les cambia la vida. No se tarda mucho en venir a la consejería muy emocionada de como esto ha cambiado la comunicación entre ella y su esposo.

Aplicación, Aplicación, Aplicación

La tarea de aplicación práctica es también útil con el aconsejado que es fiel y experto en completar su tarea escrita, pero no está teniendo cambios visibles. He descubierto que a algunos aconsejados les va mejor con menos tarea escrita y toda la tarea práctica. Especialmente encuentro que esto es verdad con los aconsejados que luchan con asuntos de perfeccionismo y desórdenes alimenticios. Estos aconsejados están muy orgullosos y complacidos con la excelencia de su tarea escrita, pero están tan enfocados en responder todas las preguntas y hacerlo bien que no están pensando acerca de la importancia de aplicar lo que están aprendiendo. De hecho, con tales aconsejados, quitarles la tarea escrita y hacer toda la tarea práctica va a ser recibida con temor o ansiedad, ya que empuja al aconsejado fuera de su zona de comodidad y expone áreas de su corazón que necesitan atención.  

¿Vas a ayudar?

Estas son solo un par de cosas que enseñamos a nuestros consejeros en entrenamiento, que han hecho un impacto significativo a medida que ellos comienzan a hacer consejería bíblica. Yo invito a otros consejeros a unirse a la conversación y a proveer otras sugerencias útiles para quienes se están embarcando en el maravilloso ministerio de discipulado que llamamos consejería bíblica.

Preguntas de reflexión

¿Te has aventurado fuera de las tareas escritas para tus aconsejados “estancados”? ¿De qué manera sirves mejor al aconsejado que está bien enseñado pero que está corto en la aplicación? ¿Considerarías incluir el juego de roles en tu caja de herramienta de consejería?

Julie GanschowJulie Ganschow (MABC) es fundadora y directora del Centro de Consejería Grace Reigning. Es autora de numerosos libros y materiales relacionados con consejería para consejeros y aquellos que buscan educación en consejería bíblica. Ella es Consejera Bíblica certificada (ACBC, IABC) y miembro de la Junta del Consejo del BCC.

Traducido por: Martha Velazquez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *