Sabiduría de la Palabra de Dios, Para La Crianza De Los Hijos

Por: Julie Ganschow

Sabiduría de la Palabra de Dios, Para La Crianza De Los Hijos

Cómo una mujer mayor y ahora como abuelita, con frecuencia me llegan preguntas acerca de la crianza de los hijos. Las cosas han cambiado mucho desde que mi esposo y yo estuvimos criando a nuestros hijos, y muchos de los métodos de disciplina que se usaban en aquel entonces, ya no son recomendados por los “expertos” de hoy en día. Madres y padres jóvenes están buscando ayuda y sabiduría. Por encima de los estudios y libros más recientes acerca de la crianza de los hijos, nuestro Señor nos ha dado consejos que nunca caducan en 2 Timoteo 3:16-17: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

Enseñar
La parte fundamental de la disciplina es discipular, enseñar y entrenar para dejar claro lo que es correcto e incorrecto por medio de la instrucción. Los hijos necesitan estas cosas, y no lo aprenderán de videos ni de programas de televisión para niños. La crianza de los hijos no es una actividad pasiva; requiere que los padres estén involucrados consistentemente.

El papá tiene una enorme responsabilidad en la disciplina de sus hijos. Con demasiada frecuencia observo que le deja todo el entrenamiento a su esposa y solo se involucra cuando mamá está desesperada porque los hijos están fuera de control. El papá debe enseñar a sus hijos a temer a Dios y caminar conforme a Su voluntad. Debe enseñar a sus hijos, tanto con su ejemplo, como con la instrucción, cómo servir al Señor con todo su corazón y con toda su alma (Deut. 10:12).

La mamá tiene la responsabilidad de apoyar y aplicar los métodos de disciplina que las Escrituras proveen, y que su esposo determina, como la mejor manera de proceder. Hay pocas cosas que son más destructivas a la relación familiar que cuando la mamá socava la autoridad del papá, decidiendo que sus decisiones en la disciplina son arbitrarias, o que sus propias formas son mejores. Con frecuencia, estos arreglos son clandestinos y a los hijos se les dice, “No le digan a su papá.” Nadie gana cuando se establece esta norma. Los hijos reciben mensajes conflictivos acerca de la disciplina; la mamá establece un trato secreto con ellos, y se vuelve un adversario de su esposo en vez de ser su compañera en la crianza.

Expectativas de comportamiento, no solamente necesitan ser comunicadas claramente, sino que también deben ser aplicadas. Si se establece un estándar, debe asegurar que sus hijos lo entienden. Es bueno hacer preguntas que dejan claras las cosas. Preguntas cómo, “¿Qué te pedí que hicieras?” “¿Entiendes lo que quiero que hagas?” Cuando los hijos no obedecen, es importante discernir si la falla fue desobediencia intencional, falta de entendimiento, o simplemente inmadurez. No toda la desobediencia es por necedad, a veces los niños simplemente están exhibiendo que pueden ser tontos.

Reprender
Cuando los niños están fuera de lugar en acción o actitud, es importante reprenderles. Regaños, amonestaciones, confrontaciones y reprensiones son parte de la crianza bíblica de los hijos. Pero es importante que ninguno de estos involucre una actitud grosera, gritos, golpes, insultos, ni la degradación de los hijos. La reprensión tampoco significa una corrección exagerada que lleva a la amargura en el corazón de los hijos (Ef. 6:4; Col. 3:21).

La reprensión de sus hijos significa que usted les enseña a rendir cuentas por sus palabras y sus acciones. Les está recordando de los principios bíblicos y demostrando como han fallado en su cumplimiento. Esto es parte del “despojar” de Efesios 4:22-24. Para que sea eficaz, estos estándares deben enseñarse y aplicarse por todos como parte de la vida cotidiana en el hogar. Aunque la mayoría de los hijos no son sabios, pueden discernir a una edad temprana, especialmente cuando ven que sus padres dicen una cosa y hacen otra.

Es fácil cansarse con la tarea de llamar a los hijos a cuentas; algunos días parece que uno no hace otra cosa más que disciplinar. Sin embargo, si es así, es tiempo bien invertido.

Corregir
Cuando los hijos se desvían del camino de la justicia, necesitan ser corregidos. La corrección bíblica involucra enseñarles el aspecto de “vestirse” citado previamente en el pasaje de Efesios 4. Si el corazón no se toma en cuenta por los padres, corren un riesgo verdadero de crear un fariseo que actúa justamente por fuera, pero que tiene un corazón oscuro por dentro (Mateo 15:8).

Con frecuencia la corrección involucra un componente físico. A veces es el uso de la vara (Prov. 13:24; 22:15) o la pérdida de privilegios. El componente físico de la corrección es con frecuencia el único método usado. Sugiero que este es un error grave de parte de los padres. Para ellos la oportunidad de discipular se pierde y convierte la disciplina en “castigos”. La disciplina bíblica involucra todos estos componentes.

Entrenar en la justicia
El paso final de este proceso es el entrenamiento en justicia. En realidad debe ser entrenamiento estructurado, en comportamiento correcto (Ef. 6:4). Con frecuencia, el entrenamiento disciplinado involucra el mal comportamiento repetitivo mientras que el niño o niña, aprende cómo debe llevarse a cabo el proceso de cambiar (Heb. 12:15) y que entonces empieza a poner en práctica lo que ha aprendido. En un hijo regenerado, este es el proceso de santificación por medio del cual aprende a conformarse a la imagen de Cristo. En un hijo no regenerado, su falta de habilidad para cambiar en su corazón es una oportunidad para comentar con él o ella, sobre su necesidad de la salvación.

La meta es criar hijos que estarán enteramente preparados para toda buena obra – para que sean personas responsables y honorables quienes tengan un impacto positivo sobre el mundo para Cristo. No se cansen de hacer el bien, porque a su tiempo recibirán una gran cosecha hermosa en las vidas de sus hijos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *