Corazón cerrado (Parte 2)

Marcas de un corazón ensanchado

El llamado a un Corazón ensanchado puede sentirse ambiguo. Sabemos que la relación no se siente bien, pero como se vería el responder verdaderamente en amor, no es claro para nosotros. Afortunadamente, la correspondencia de Pablo con los Corintios nos da una idea de un corazón ensanchado. Al mirar a través de 2 de Corintios encontramos tres maneras principales en las que Pablo modela el amor genuino ante la crítica, la desconfianza y el dolor.

Moviéndose hacia el otro

Aunque sus encuentros con los Corintios han sido dolorosos, Pablo continúa expresando su deseo de visitarlos. En lugar de evitarlos, él busca moverse hacia ellos en persona y a través de cartas.

“Y con esta confianza me propuse ir primero a vosotros para que dos veces recibierais bendición es decir, quería visitaros de paso a Macedonia…” (1:15-16)

Nuestra tendencia natural es evitar. Nosotros queremos alejarnos ante el dolor, pero el amor nos permite movernos hacia otros incluso cuando hacerlo, no es placentero. Lucha contra esta tendencia natural al iniciar contacto con la persona que te ha lastimado. Toma tiempo para preguntar como están ellos y realmente escuchar. Busca una manera en la que les puede servir o invitarlos a compartir una cena contigo. Tú quizá te sorprendas de lo lejos que un pequeño gesto puede ir en la restauración la relación.

Afirmando nuestro amor

Pablo repetidamente afirma su amor por los Corintios, a pesar de que el amor de ellos por él ha sido carente.

Pues por la mucha aflicción y angustia de corazón os escribí con muchas lágrimas, no para entristeceros, sino para que conozcáis el amor que tengo especialmente por vosotros. (2:4)  No hablo para condenaros; porque he dicho antes que estáis en nuestro corazón para morir juntos y para vivir juntos…, tengo mucho orgullo de vosotros.  (7:2-4)

 

Cuando alguien ha despreciado nuestro amor, nuestra tendencia puede ser el minimizar nuestro amor por ellos o cesar de ofrecerlo. Nosotros a menudo damos tanto amor como el que recibimos. Es de temer el dar más amor que el que alguien tiene hacia nosotros, es una sensación vulnerable, dando oportunidad al rechazo y al dolor. Sin embargo, Pablo nos muestra que un corazón ensanchado es uno que puede afirmar amor de una manera desproporcionada. Él incluso los llama a amarlo como él los ha amado “Aceptadnos en vuestro corazón” (7:2). Esta, es una petición radical y arriesgada. Entonces adelante, diles que los amas, diles que estás lastimado, incluso diles que tú quieres hacer las cosas correctas pero que no sabes cómo hacerlo. Es posible que nuestra vulnerabilidad quizás les motive a responder con bondad.

Dejándolos entrar

La pureza con la que Pablo le habla a los corintios es sorprendente. Él habla libremente con ellos acerca de lo que está en su corazón – sus gozos, sus tristezas, sus aflicciones (2:1-4; 6:3-10; 7:4).

“Pues por la mucha aflicción y angustia de corazón os escribí con muchas lágrimas, no para entristeceros, sino para que conozcáis el amor que tengo especialmente por vosotros.” (2:4)

Su afirmación de su Corazón ensanchado hacia ellos (6:11) viene inmediatamente después de que él se abre a ellos y describe sus dificultades en su ministerio (6:3-10), explicándoles, no solamente lo que él ha hecho, sino como se sintió en medio de ello.

“…como impostores, pero veraces;  como desconocidos, pero bien conocidos; como moribundos, y he aquí, vivimos; como castigados, pero no condenados a muerte; como entristecidos, mas siempre gozosos; como pobres, pero enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, aunque poseyéndolo todo.” (6:8-10)

Mientras buscamos reconstruir las relaciones puede ser difícil saber qué decir. Nuestra conversación se relega a una pequeña charla. Pablo muestra cómo el amor abierto implica involucrar a la otra persona en lo que realmente sucede en nuestros corazones. ¿Hay pensamientos, sentimientos, emociones, descripciones de tu vida que puedes compartir con ellos? La voluntad de dejarlos entrar mas allá de la expectativa de una interacción educada, es una señal de un corazón ensanchado.

La fabricación de un Corazón ensanchado.

Hemos visto que somos llamados a un corazón ensanchado como Pablo lo ejemplifica a los Corintios. Pero, ¿qué habilita a Pablo a responder de esta manera? ¿Cómo puede su corazón en lugar de encogerse, realmente ensancharse ante el ataque? Pablo lo hace claro que es “el amor de Dios” lo que motiva y dirige su amor hacia ellos (5:14). El amor de Dios por él, mostrado en Cristo, ensancha su corazón ante la adversidad.

Finalmente nuestra vacilación para abrir ampliamente nuestros corazones indica una visión inadecuada del corazón de Dios hacia nosotros. Su amor no es solo de acción, como si Él nos hubiera salvado y continúa siendo bueno con nosotros pero no siente un profundo afecto por nosotros. La salvación que Dios trae no es meramente de posición o estatus, sino también de relación y deleite. Las escrituras están llenas con imágenes del afecto de Dios por su pueblo, y aun así, a menudo fallamos en creer que el corazón de Dios se mueve con amor hacia nosotros. La batalla para tener un corazón ensanchado es la batalla para apreciar el corazón de Dios.

“Nunca más se dirá de ti: Abandonada, ni de tu tierra se dirá jamás: Desolada;
sino que se te llamará: Mi deleite está en ella, y a tu tierra: Desposada; porque en ti se deleita el SEÑOR, y tu tierra será desposada. Porque como el joven se desposa con la doncella, se desposarán contigo tus hijos; y como se regocija el esposo por la esposa,
tu Dios se regocijará por ti.”
(Isa 62:4-5)

 

La “anchura, longitud, altura y profundidad” del amor de Dios mostrado hacia nosotros en Cristo, expande un corazón encogido por años de negligencia (Ef. 3:18). Le da calidez a un corazón frio por heridas repetidas. Su gracia nos hace personas con corazón ensanchado cuando naturalmente deberían cerrarse, y esta respuesta impulsada por el evangelio apunta a otros hacia las dimensiones insondables de su amor redentor.

¿Se ha tornado frio tu corazón hacia un hermano o hermana en Cristo por la manera en que te han lastimado? Permite que el llamado de Pablo a los Corintios: “abran también su corazón”, sea tuyo, mientras consideras la relación con esta persona. Ora que Dios le dé calidez a tu corazón con su amor por ti y te dé la habilidad de fluir en amor hacia ellos. En oración considera como se vería tomar pasos hacia un corazón ensanchado – moviéndose hacia ellos, afirmando tu amor, y dejándoles entrar a lo que realmente está sucediendo en tu vida y corazón. Busca consejo de otros acerca de cómo esto se podría ver apropiadamente y luego ora que el amor de Cristo te impulse para poder tomar pasos de fe en ensanchar tu corazón con ellos a medida que el Señor te da oportunidad.

*Nota: Algunas formas de “herir” tal como abuso físico y severo emocional, están fuera del alcance de este ensayo. Buscar consejería sabia es fuertemente sugerido para aquellos que anhelan tener una actitud correcta del corazón mientras que mantienen la distancia apropiada para determinar la tristeza piadosa, arrepentimiento y aceptación de las consecuencias del pecado.

ESCRITO POR: Craig Marshall | TRADUCIDO POR: Martha Velazquez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *