Recursos

Aunque no es el enfoque exclusivo, los consejeros bíblicos generalmente valoran y asignan las tareas (asignaciones de crecimiento entre sesiones) para ayudar a los aconsejados a acercarse más a Cristo durante las 167 horas que hay entre sesiones. Las tareas son parte esencial de nuestra metodología de consejería. Consideremos cinco preguntas comunes sobre el uso de las tareas al aconsejar.

Primera pregunta: ¿Por qué deberíamos asignar tareas?

La comedia, dicen, depende mucho del tiempo. Desde el ritmo de la entrega hasta la pausa antes de la línea de golpe, los comediantes saben que echarse a reír depende de que llegue el momento adecuado. Incluso los mejores chistes pueden arruinarse por una mala entrega.

Algo similar, parece ser cierto en el cuidado pastoral de las personas.

Hablando la verdad demasiado pronto

Todos los hemos visto: esos padres desesperados, exhaustos, posiblemente enojados, en las cajas del super con un niño haciendo tremendo berrinche. No solo los hemos notado sino que también, si somos honestos, muchos de nosotros les hemos lanzado una mirada crítica, quizás diciéndonos a nosotros mismos: “Si fuera yo, nunca dejaría que eso siguiera así. Necesitan controlar bien a ese niño”.

¿Pero qué pasa si eres esa

Cada año tengo la oportunidad de hacer dos semanas de entrenamiento intensivo de consejería bíblica con posibles pastores en nuestra familia de iglesias. Cada semana abarca aproximadamente 35 horas de instrucción y equipamiento en el contexto de una escuela ministerial más grande de diez meses. El primer módulo de capacitación de una semana aborda el tema más amplio de hacer consejería bíblica en un mundo psicologizado. En este módulo, desempaquetamos las

Cómo nos percibimos y definimos en lo profundo, afecta cómo pensamos, sentimos, actuamos y, por supuesto, cómo adoramos a Dios. Un consejero bíblico escribió: “La mentira defendida por la cultura contemporánea es que nuestra existencia, las cosas que hacemos, las experiencias que tenemos, los pensamientos y sentimientos subsiguientes, define quiénes somos, y cuál es nuestra esencia”. [1] Antes de recibir consejería bíblica, encontré mi identidad en muchas cosas además de en

Recientemente asistí a una conferencia y salí sin herramientas ni sabiduría bíblica por los tres días que estuve allí. Todos los presentadores tenían credenciales impresionantes y son muy respetados en su campo de consejería, sin embargo, en toda su sabiduría, no ofrecían nada en cuanto a la información práctica.

Esta no es una nueva experiencia. A menudo asisto a conferencias y seminarios en donde