• CCB

Duelo de sueños rotos


A menudo hablamos de duelo en relación con la muerte. Pero una forma de duelo también puede ocurrir cuando ciertos sueños de vida se convierten en eso: un sueño. Aquí hay algunas historias con nombres cambiados que ilustran esta verdad.


María quedó viuda después de estar casada por más de cincuenta años. El marido de Sally no le ha sido fiel durante muchos años y ahora además tiene demencia senil. Andrea sufrió un derrame hace unos años, y ella solía ser una exitosa empresaria. En la conversación con cada una de estas personas, había una avalancha de lágrimas.


El marido de Mary murió varios meses antes de que yo la conociera, pero ella no se había permitido llorar hasta nuestra primera reunión. Sally estaba exhausta de la conducta errática de su marido y las mentiras sobre su adulterio. Ella finalmente encontró algo de descanso cuando aceptó que el cambio puede no suceder, pero su alegría sigue viniendo del Señor.


Para cada una de estas mujeres, la desesperación se produjo cuando se dieron cuenta de sus circunstancias inmutables. Se sentían atrapadas. Es casi como el contraste de los incrédulos que viven orgullosamente y los creyentes que sufren con rectitud en el Salmo 73. El matrimonio es un pacto, por lo que es más complejo y tiene más consecuencias el decirle con simpleza que se separe de su esposo.


El divorcio se convierte inevitablemente en una opción cuando uno de los cónyuges ha renunciado al matrimonio. No debemos tomar esa decisión por otros, pero debemos evaluar la situación con la sabiduría bíblica y hacer nuestro mejor esfuerzo para proporcionar cuidado amoroso.


Traer aspectos del duelo con alguien que perdió a un ser querido es un tema obvio, pero es más difícil cuando la muerte no está en el cuadro. Para estas mujeres, tomó algún tiempo llegar a un acuerdo con su realidad. Hasta ese momento, fueron sostenidas en parte por la perspectiva de mejorar su situación. Después de todo, la consejería matrimonial comenzó y se hicieron promesas de cambio. En algunos casos, como con Sally y Andrea, el duelo es un punto de inflexión para avanzar, especialmente espiritualmente. Negociar con Dios o esperar condiciones más felices ya no era el objetivo de sus oraciones. Como resultado, encontraron una sensación de paz recordando lo que habían olvidado: el cuidado de Dios por ellas, Su conocimiento de todas las cosas y Su propósito para todas las cosas.


De hecho, andamos por fe y no por la vista (2 Corintios 5: 7). Los sueños rotos pueden servir como recordatorios necesarios de que el cielo es nuestro verdadero hogar y nuestra vida terrenal es temporal. Somos peregrinos, creados por Dios para vivir para Él y servir a Su reino, pero nuestro luto puede nublar nuestro pensamiento. Colocar nuestra esperanza en Cristo no quitará todo rastro de nuestra tristeza, pero Dios la usará como un recordatorio de este mundo quebrantado y nuestra necesidad de Su divina gracia. Dios también usa nuestra tristeza para madurar, dirigiendo nuestros pensamientos a lo que importa al final (Ec. 7: 2-3). ¿Con qué frecuencia hemos escuchado a otros decir que Dios usó una prueba para salvar su alma o para causar crecimiento espiritual? Ese también es mi caso.


Nuestro cuidado con los individuos en duelo variará, pero sólo Dios puede verdaderamente fortalecerlos. Ore para que el Salmo 119:25-32 se convierta en sus oraciones, especialmente "Fortaléceme según tu palabra" (versículo 28). A medida que nos aferramos a la Palabra de Dios, nuestros pensamientos se moverán hacia Él, refrescando nuestra alma. A pesar de que el mañana todavía puede parecer oscuro, podemos empezar a ver un rayo de luz que no existía antes.


Hoy en día, usted podría no estar afligido por su matrimonio, pero podría estar experimentando una forma de dolor en su familia. Podría estar relacionado con un padre, un hermano o un niño. Las crisis familiares tienen una manera de revelar nuestra impotencia y necesidad de la gracia de Dios de una manera aguda. Dios soberanamente nos colocó en nuestra familia; que cumpla sus propósitos en ella a través de nosotros. Así, esperemos con firmeza, comprometiendo nuestros deseos a Dios y orando para que se haga en todo Su voluntad.


Preguntas para la reflexión

¿Cómo has ayudado a tus aconsejados a lamentar sus sueños incumplidos? ¿Cómo te han señalado tus propios sueños rotos hacia Cristo y su reino?

LILLY PARK se desempeña como profesora asistente de consejería bíblica en el Seminario Teológico Bautista del Sur.

323 vistas
logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS