top of page
  • Foto del escritorCCB

¿Por qué aconsejamos únicamente con la Biblia?



La Palabra de Dios nunca falla. La Palabra de Dios simplemente no fallará. Cada palabra se hará realidad. Cada promesa es segura.


En esta sesión realmente solo hablaré sobre la confianza en la Biblia. La razón por la que esto es tan importante para mí es porque aquí es donde realmente comienza todo, cuando la gente empieza a hacer preguntas.


Cuando me hacen preguntas como: ¿Qué pasa con esto? ¿Qué hay de eso? Mi respuesta es: ¿Qué dice la Biblia? Siempre regresa a: ¿Qué dice la Palabra de Dios? A veces, como cristianos, empezamos a pensar: "Bueno, realmente no tengo una buena respuesta porque todo lo que hago es citar las Escrituras y ¿es eso realmente suficiente?" La respuesta es sí, es suficiente. No es necesario ser médico; no es necesario tener un doctorado; no es necesario ser filósofo; sólo tienes que ser un cristiano que confía en la Palabra de Dios. Esta sesión está diseñada para reforzar nuestro aliento y convicción de que la Biblia realmente es lo que necesitamos para recibir consejería.


Doy un par de clases en la Maestría y en nuestros exámenes; estoy pensando en la clase que doy con más frecuencia, la clase de Fisiología y Consejería Bíblica. Daré algunos escenarios y diré: "¿Cómo aconsejarías a esta persona?". ?” Le sorprendería saber que aproximadamente la mitad de mis alumnos a menudo muestran cómo aconsejarían a esta persona sin usar un versículo de la Biblia. Por eso, lo primero que digo es: “Esta es una licenciatura en consejería bíblica. Al principio, a la mitad y al final, debes darme pasajes de las Escrituras que usarías”. Es cierto, según su excusa, que a veces algunas de las preguntas no son sólo una cuestión teológica clara. Podría ser algo como: ¿Cómo interactuaría con un médico para ayudar a atender a un paciente con depresión? Piensan de manera muy práctica y pragmática y, a veces, se olvidan de preguntarse: ¿Cuáles son algunos de los principios bíblicos que deberían influir en cómo pensaría sobre cómo responder esa pregunta? No quiero criticar a todos mis estudiantes, pero solo les recuerdo a nosotros, como consejeros, que si no tienen cuidado, comenzarán a hacer lo mismo. Alguien va a presentar un problema y tú vas a responder: "Oh, bueno, deberías hacer esto, deberías hacer aquello... mi tía, mi esto, mi esto..." y contarás una historia y empezarás a relacionarte. Entonces es como, bueno, ¿Dónde están las Escrituras? Todavía no he escuchado una Escritura. Porque si no abres la Biblia y usas las Escrituras, entonces no estás usando la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios, para lograr un cambio real.


A veces incluso un aconsejado dirá: “Sí, sé que la Biblia dice eso, pero ...”. Si no tienes cuidado, irás con ellos. Pero no, volvamos a la Biblia y a las Escrituras. Sí, la Biblia dice eso, y ahí es donde nos quedamos. Nos quedaremos aquí en este pasaje (o en otro pasaje) porque la Biblia está llena de poder y la Biblia es la Palabra de Dios. Toda esta conferencia nos recuerda qué es la Biblia. La Biblia es el libro más importante jamás escrito. Es un testigo ocular del relato de acontecimientos históricos que han dado forma al mundo en el que vivimos. Sin la Biblia, el mundo sería un lugar completamente diferente. No se puede aconsejar sin una Biblia. No puedes ayudar a nadie sin la Palabra de Dios. Las Escrituras son el punto de partida, el trampolín y la fuente de todo cuidado bíblico del

alma.


No es exagerado decir que los acontecimientos registrados en la Biblia han hecho del mundo lo que es hoy. La Biblia es fundamental para casi todo lo que la humanidad alguna vez sabrá o logrará. La Biblia ha conducido directamente a iniciativas masivas de buena voluntad y servicio. Gracias a este libro, se han emprendido grandes proyectos, se han construido hospitales, se ha alimentado y vestido a multitudes y se han fundado orfanatos. Gracias a la Biblia, la consejería bíblica es lo que es. La consejería bíblica no se basa en algunos de los patriarcas de este movimiento, como Jay Adams, Bill Goode, Bob Smith o David Powlison; que en paz descanse sus almas.


Sería imposible pretender ser una persona educada en la sociedad actual sin tener al menos cierta familiaridad con los acontecimientos contenidos en la Biblia. Millones de personas en todo el mundo leen partes de este libro todos los días. Es el libro más publicado e impreso de la historia del mundo. Está impreso en casi todos los idiomas conocidos y cada año es el libro más vendido del mundo. Los coleccionistas de libros raros atesoran la Biblia en todas sus formas. La Biblia fue el primer libro que se imprimió. El hombre que lo imprimió, Johannes Gutenberg, fue elegido recientemente como el hombre más importante que ha vivido en los últimos 1.000 años. Hoy en día existe un buen número de museos dedicados exclusivamente a este libro y a los acontecimientos que contiene. La Biblia está disponible en todos los rincones del mundo, incluso donde es ilegal poseer y leer este libro. Está disponible en todos los formatos electrónicos imaginables y también en cientos de aplicaciones en su teléfono. Puede encontrar la Biblia completa en línea de forma gratuita. Actores famosos y estrellas del deporte consultan periódicamente la Biblia. William Shakespeare lo citó muchas veces en sus escritos.


La Biblia ha sido elogiada, pero también ha sido maldecida, restringida, prohibida, profanada e incluso quemada. Algunos han intentado eliminarlo. Todos los que lo han intentado han fracasado. La gente ha sufrido exquisitas torturas, pérdida de libertad e incluso la vida por imprimirlo. Este libro es simultáneamente odiado y amado. Una vez leído, sería imposible permanecer indiferente ante él, ya que sus afirmaciones son monumentales y están más allá de la exageración. Provoca una fuerte respuesta ya sea en una dirección positiva o negativa: o lo amarás o lo odiarás. Está destinado a ser así por diseño. Dios no nos dio la Biblia como el mínimo común denominador en el que todos los hombres de todas las culturas pudieran estar de acuerdo, pero la Biblia es tan controvertida que se han librado guerras por su interpretación, se han derrocado gobiernos a causa de ella y se han derribado reyes. sido depuesto por aferrarse a la verdad de la Biblia. A raíz de este libro y su mensaje se han formado organizaciones y asociaciones en todo el mundo, muchas de las cuales existen desde hace siglos.


No sé ustedes, pero yo amo la Palabra de Dios y mi objetivo para mí como consejero bíblico y para usted como consejero y las personas a las que aconseja es que se comprometan con Dios a través de Su Palabra. No se puede conocer verdaderamente a Dios sin conocerlo a través de las Escrituras. La revelación general es creación y es hermosa. La revelación especial es la Palabra de Dios y cambia la vida. No se puede tener una relación con Dios fuera de la Biblia y, sin embargo, no adoramos la Biblia, adoramos al Dios de la Biblia. Adoramos al Hijo de Dios, Jesucristo, quien es el único que puede salvarnos de nuestros pecados. Para decirlo de otra manera, la profundidad de su relación con Dios y la transformación de sus aconsejados estarán determinadas por la profundidad de la lectura de la Biblia, el estudio de la Biblia y la meditación de las Escrituras en las que participe. Es imposible decir que su relación con Dios es mejor que nunca, pero su tiempo en la Palabra es impredecible. Si amas a Dios con todo tu corazón, alma, mente y fuerzas, demuéstralo pasando tiempo con Él a través de Su Palabra.


Sin embargo, si no tenemos cuidado, muy a menudo nos dejamos engañar por esa respuesta que damos tan a menudo: "Bueno, simplemente no tengo tiempo". ¿Alguna vez asignó alguna tarea a los aconsejados y cuando vinieron la semana siguiente y les preguntó: “¿Hiciste tu tarea? ¿Leyó usted estos pasajes?”, la respuesta fue: “Bueno, consejero, simplemente no tuve tiempo esta semana”. Me encanta lo que dice Corrie Ten Boom sobre esto. A menudo comentaba: “Si el diablo no puede hacernos malos, entonces nos mantendrá ocupados”. ¿No es esa la verdad? Estamos tan ocupados que no tenemos tiempo para dedicarlo a la Palabra de Dios. Qué vergüenza para nosotros, ¿verdad?


¿Por qué no somos honestos y decimos que no es una prioridad? Seamos honestos. No pasaste toda esta semana sin comer. Espero que no hayas pasado toda esta semana sin cepillarte los dientes. Probablemente no pasaste toda esta semana sin ver algo en algún medio de comunicación, ¿verdad? Pero si pasaste toda la semana sin leer la Palabra, algo anda mal. Algo anda muy mal en tu relación con Dios. No pasaste toda esta semana sin hablar con tu cónyuge, si estás casado, ¿verdad? Quiero decir que no pasas una semana entera sin estar en contacto con la persona que amas. La forma en que lo hacemos es a través de la Palabra de Dios. Realmente creo que hay una enorme falta de motivación en las vidas de las personas hoy en día para estudiar la Palabra de Dios. Por eso, el objetivo de esta charla ha sido ayudarnos a cuidar mejor de las almas. Estamos hablando de consejería bíblica. La mejor manera que conozco para ayudarte a prepararte para esa responsabilidad cristiana es motivarte, como consejero, a dedicar tiempo a la Palabra de Dios hoy, mañana, durante el resto de este año, por el resto de tu vida. Quiero darle cinco verdades sobre la Biblia que deberían hacerle querer profundizar en la Palabra de Dios como nunca antes.


I. LA BIBLIA ES DE DIOS


A. La Biblia es inspirada. (2 Timoteo 3:16)


Sabemos que la Biblia es inspirada. Está inspirado. 2da de Timoteo 3:16 dice: “Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir y para instruir en la justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, preparado para toda buena obra”. Esta palabra inspirado significa “ser exhalado”. Literalmente significa "el aliento de Dios". En este versículo, Pablo nos dice qué es la Biblia. Nos habla de la naturaleza de las Escrituras y los teólogos llaman a esta verdad la inspiración verbal plenaria de las Escrituras. ¿Alguna vez has escuchado eso de un pastor? La inspiración verbal plenaria de las Escrituras. Plenario significa todo. Si vas a una conferencia y hay una sesión plenaria , estamos todos juntos. Plenaria se refiere a toda la Biblia. Es verbal. Significa las mismas palabras. La Biblia no fue inspirada en el pensamiento; está inspirado palabra por palabra. Entonces inspiración nuevamente significa soplada por Dios. Nos lo da Dios mismo. No nos lo ha dado un ángel; no nos lo da una persona que dijo que tuvo una visión; no nos lo da un comité de eruditos religiosos. Nos fue dado por Dios. Así como en la creación Dios habló para que el mundo existiera, Dios habló Su Palabra para que existiera. ¿Alguna vez has pensado en eso? En la revelación general, Él habla para que el mundo exista; en una revelación especial, Él hace realidad Su palabra. Creemos que la Biblia está inspirada por Dios, no por el hombre.


2da de Timoteo 3:16 nuevamente nos dice exactamente qué es la Biblia. Es la Palabra inspirada de Dios y también nos dice lo que hace la Biblia. La Biblia nos muestra el camino de la piedad. La Biblia fue dada para que usted pudiera estar completo, para que su aconsejado pudiera estar completo, para que donde usted y donde ellos faltan, usted pudiera ser llenado. La Biblia te da todo lo que necesitas para la vida y la piedad. Lo que sus aconsejados necesitan es la Palabra de Dios para que estén completos. Esa palabra completo significa estar bien preparado para alguna función. Significa ser capaz y competente. En el contexto inmediato, es completar al hombre de Dios—o al pastor o al anciano—para que haga la obra del ministerio, y Pablo está animando a Timoteo de esta manera. La verdad es la misma para todo consejero bíblico: la Palabra de Dios te completa. Te hace capaz, calificado y capaz de ayudar a otras personas. Cuando usted aconseja desde la Palabra de Dios, entonces está ayudando a otros a estar equipados para toda buena obra.


Por lo tanto, la Biblia no sólo fue dada para que podamos conocer a Dios y a Su Hijo Jesucristo, sino que la Palabra de Dios también fue dada para que podamos vivirla. Es lograr el cambio de vida que Dios tan desesperadamente desea en tu corazón. Es enseñarte, reprenderte, corregirte y entrenarte. La Biblia debe completarnos en nuestro corazón y en nuestra mente. La Biblia debe ser lo que busquemos en busca de afirmación y dirección. La Biblia debe proporcionarnos todo lo que necesitamos para el servicio a nuestro gran Dios. La Biblia nos prepara para caminar en obediencia a Cristo y a todas sus enseñanzas. La Biblia es mejor que cualquier filosofía secular, mejor que cualquier psicología moderna y mejor que cualquier terapia cognitivo-conductual.

¿Entiendes qué es la terapia cognitivo conductual? Es un psicólogo que intenta ayudarte a deshacerte de ciertas conductas no deseadas y a adoptar otras conductas sin Cristo. Eso es todo lo que es la terapia cognitivo-conductual: vamos a cambiar tu forma de pensar de esto a algoque sea más aceptable o algo más deseable para ti, lo que quieras, sin Cristo. En contraste, lo que estamos haciendo en la consejería bíblica es posponer (Efesios 4:22), ser renovados en el espíritu de nuestra mente: quién es Cristo, qué es el evangelio, de qué se trata la santificación, el poder que tengo a través de la Espíritu Santo para que el fruto del Espíritu se manifieste en mi vida, para que pueda revestirme de ese nuevo yo. Eso es lo que la Biblia nos enseña a hacer.


B. La Biblia es infalible. (Proverbios 30:5-6)


También es infalible. La Biblia es infalible. Esa palabra inerrante significa literalmente "sin error". La Escritura, en su manuscrito original y correctamente entendida, no afirma nada que pueda contradecir la verdad. Proverbios 30:5-6 dice: “Toda palabra de Dios resulta verdadera; él es escudo para los que en él se refugian. No agregues nada a sus palabras, no sea que te reprenda y seas hallado mentiroso”. Según Charles Feinberg, la inerrancia significa que cuando se conocen todos los hechos, se demostrará que las Escrituras en sus originales autógrafos y correctamente interpretadas son totalmente ciertas en todo lo que afirman, ya sea que tenga que ver con doctrina o moralidad, con asuntos sociales, ciencias físicas o de la vida. Wayne Grudem afirma que la inerrancia significa que las Escrituras en los manuscritos originales no afirman nada que sea contrario al hecho. Estamos diciendo que no tiene errores. Tienes que entender y apreciar esta idea de que la Biblia, e incluso algunos de los hechos majestuosos sobre la Biblia, no contienen errores.


  • La Biblia fue escrita durante un período de aproximadamente 1.500 años, desde la época de Moisés hasta el año 95 d.C., cuando Juan escribió el Libro del Apocalipsis en la isla de Patmos.

  • La Biblia fue escrita en tres continentes: Asia, Europa y África.

  • La Biblia está escrita en tres idiomas diferentes: Antiguo Testamento (hebreo) y Nuevo Testamento (griego) principalmente, y luego está el arameo mezclado (Daniel 7, las palabras de Cristo en la cruz en el Nuevo Testamento y algunas otras palabras arameas).

  • La Biblia tiene más de 40 autores.

  • La Biblia tiene 66 libros: 39 en el Antiguo Testamento, 27 en el Nuevo Testamento, pero la Biblia está escrita por un solo Dios y tiene un tema.


Se trata de Su gloria, Cristo, y de redimir las vidas de la humanidad para que sean restauradas en una relación correcta con Él. Eso, en sí mismo, es un testimonio de esta unidad de la Biblia en cuanto a que está libre de errores. No se contradice. La gente dice todo el tiempo: "Bueno, la Biblia se contradice". Solo digo: "¿Puedes mostrarme dónde?" Por lo general, no tienen nada que compartir. Si han estado un poco bien versados y empiezan a decir: "Bueno, la Biblia dice que eres salvo por obras, pero aquí dice que eres salvo por fe", puedo responder: "Bueno, hablemos de eso. Es un gran pasaje de Santiago capítulo 2. Hablemos de cómo eres salvo por fe, pero es una fe que funciona”. ¿Sigues lo que estoy diciendo? Realmente no hay ninguna contradicción. Recién comienzas a explicar lo que dice la Biblia.


La Biblia fue considerada autorizada tan pronto como fue escrita. No tuvimos que esperar a que los concilios afirmaran la Biblia. Ya tenía autoridad en el momento en que fue escrito. ¿Sabías que tenemos cientos de manuscritos hebreos (miles si contamos los Rollos del Mar Muerto)? Tenemos miles de manuscritos griegos. De hecho, tenemos más de 5.600 manuscritos. ¿Sabes cuál es la siguiente obra más cercana (la segunda mejor) en el mundo literario de la literatura antigua? La Ilíada de Homero Habla de la Guerra de Troya y data del año 700 a.C. ¿Sabes cuántos manuscritos originales tenemos de la Ilíada ? 643. No está mal. Quiero decir, 643, eso es bastante impresionante, pero no comparado con 5.600.


Estoy tratando de decir que la Biblia es un libro literario que tiene una gran integridad literaria. Decir eso de alguna manera: “Simplemente está escrito por el hombre. Es simplemente una mezcolanza de cosas reunidas de alguna manera por un grupo de concilios eclesiásticos” no es ser fiel a su integridad literaria. La iglesia no le da autoridad a las Escrituras; las Escrituras dan autoridad a la iglesia. Se cree que el Nuevo Testamento fue canonizado en el año 397 d.C. en el Concilio de Cartago. Pero les hago saber, ya era oficial, ya tenía autoridad, ya estaba circulando mucho antes del 397 d.C. Repito, la iglesia no le da autoridad a las Escrituras; las Escrituras dan autoridad a la iglesia.


El Antiguo Testamento fue escrito por los profetas que lo escribieron, y la mejor regla para la canonización del Antiguo Testamento sería que Jesús lo citara. Si Jesús lo citó, eso es suficiente para mí. Hecho. Cuando Él dice: “Escrito está”, es la palabra gráfica , refiriéndose a las Escrituras escritas. Cuando Él dice: “Escrito está” y cita las Escrituras del Antiguo Testamento, es una afirmación más que suficiente que alguna vez necesitaríamos para la canonización del Antiguo Testamento.


El Nuevo Testamento fue escrito por apóstoles que lo escribieron de acuerdo con la obra de vigilancia y supervisión del Espíritu Santo. El Nuevo Testamento fue escrito por los apóstoles y sus asociados más cercanos y aceptado por la iglesia primitiva como Escritura debido a estas tres cosas:


  1. 1. Autoría (debía ser escrita por un apóstol o un colaborador cercano). Por cierto, para que recuerdes, Lucas no fue un apóstol y Marcos no fue un apóstol. Marcos probablemente escribió para Pedro y Lucas probablemente escribió para Pablo, pero ellos escribieron los evangelios. No tenías que ser un apóstol, tenías que ser un apóstol o un colaborador cercano de un apóstol.

  2. Consistencia. Tenía que tener coherencia. Tuvo que ser ampliamente aceptado por la iglesia del primer siglo y reconocido como tal. Lo que sólo quiero afirmar aquí es que no fue difícil saber qué se publicó y qué se publicó, como si hubiera grandes debates sobre si este libro debería publicarse. y, ¿Debería publicarse este libro? Fue aceptado en general: 66 libros, 39 del Antiguo Testamento, 27 del Nuevo Testamento. Ahora, de vez en cuando escucharás una cita de alguien que dice esto o aquello, pero nunca se consideró seriamente que fuera cierto o falso. Fue muy consistente.

  3. Exactitud. Tenía que enseñar las mismas verdades que la ortodoxia de la Iglesia cristiana tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento.


Ahora, para que lo sepas, había otros libros que algunas personas dirían que deberían estar en la Biblia, como los apócrifos que los católicos romanos dirían que deberían ser inspirados. Esos libros simplemente no están inspirados y no es difícil ver por qué. Uno de esos libros llamado el Evangelio de Tomás no se incluyó en el Canon del Nuevo Testamento porque la iglesia primitiva lo consideró herético porque no era consistente. Se consideró que no era auténtico. Probablemente no fue escrito por el Tomás de la Biblia, sino por otro Tomás diferente en una fecha posterior. Es inconsistente con el resto del Nuevo Testamento. De hecho, para que sepas de qué estamos hablando, déjame leerte una cita del Evangelio de Tomás y evaluarás si es difícil o no determinar si esto debe considerarse Escritura o no.


Aquí está la cita del Evangelio de Tomás, versículo 1:14. Dice esto: “Simón Pedro les dijo: 'Hagan que María nos deje porque las hembras no merecen la vida'. Jesús dijo: 'Miren, yo la guiaré para que se haga varón, para que ella también llegue a ser un espíritu viviente semejante a ustedes varones, porque toda mujer que se haga varón entrará en el Reino de los Cielos'”.


Eso está en el Evangelio de Tomás. ¿Qué piensas: Escritura o no Escritura? Estoy diciendo que no hay competencia. No hay argumento. Es blanco y negro. Si algo está claramente escrito por un profeta del Antiguo Testamento, un apóstol del Nuevo Testamento o un colaborador cercano, es consistente y exacto; es la palabra de Dios. Nunca más deberías dudar ni por un solo minuto de que la Biblia de alguna manera no es infalible. Está cerrado con llave. Está inspirado por Dios. No tiene ningún error.


C. La Biblia es infalible. (Isaías 55:10-11)


Esa palabra infalible significa que es incapaz de engañar o que no está sujeto a fallar. Simplemente, como es infalible, nunca fallará. Es imposible. Todo lo que dice la Palabra de Dios se hará realidad. La Biblia es internamente no contradictoria y doctrinalmente consistente. Isaías 55:10-11 dice:


“'Porque como la lluvia y la nieve descienden del cielo y no vuelven allí sino que riegan la tierra, haciéndola producir y germinar, dando semilla al que siembra y pan al que come, así será mi palabra que sale del cielo. mi boca; no volverá a mí vacío, sino que realizará lo que me propongo y tendrá éxito en aquello para lo que lo envié'”.


La Palabra de Dios nunca falla. La Palabra de Dios simplemente no fallará. Cada palabra se hará realidad. Cada promesa es segura. Cada profecía será confirmada. Todo lo relacionado con la Palabra de Dios es confiable.


Charles Haddon Spurgeon dijo: “Si no creyera en la infalibilidad de las Escrituras, nunca volvería a subir al púlpito”. Yo diría: "Si no creyera en la infalibilidad de las Escrituras, nunca volvería a entrar a la oficina de consejería". Pero sí creo en la infalibilidad de las Escrituras. Sé que no van a fallar. Sé que las promesas que Dios da son verdaderas, no solo en la predicación, sino también en la consejería, lo que simplemente significa que si te arrepientes, te vuelves a Cristo y aplicas Sus principios, Él te ayudará en tu situación. para glorificar a Dios, recibir gozo y marcar la diferencia en la forma en que vives tu vida. Quizás no puedas cambiar las circunstancias; no estamos hablando de eso. Pueden cambiar o no, pero puedes tener alegría. Puedes tener integridad, carácter y enfoque y tener una experiencia glorificante en tu situación mientras buscas glorificar a Dios. Quiero decir, ¿por qué aconsejar la Biblia si la Biblia no es una fuente confiable? Si la Biblia es sólo la mitad de lo que necesitamos, entonces, ¿por qué la usarías? Porque sólo sería de ayuda a medias. Pero es digno de confianza. Lo sabemos. El carácter de la Biblia es un reflejo del carácter inmutable de Dios. No cambia con la marea ni con los tiempos. La Palabra de Dios es firme e inamovible, tal como Él es. El hecho de que la Biblia sea inspirada, inerrante e infalible nos deja con nuestra cuarta verdad: que la Biblia es suficiente.


D. La Biblia es suficiente. (2 Pedro 1:3)


Decir que las Escrituras son suficientes significa que la Biblia es todo lo que necesitamos para equiparnos para una vida de fe y servicio. Proporciona una clara demostración de la intención de Dios de restaurar la relación rota entre Él y la humanidad a través de Su Hijo, Jesucristo, nuestro Salvador, mediante el don de la fe. No se necesitan otros escritos para que se comprendan estas buenas nuevas ni se requieren otros escritos para equiparnos para una vida de fe. Pedro lo dijo de esta manera en 2 Pedro 1:3: “Su divino poder nos ha concedido todas las cosas...”—ahí tienes, gracias por decirlo de mi parte—”...que pertenecen a la vida y a la piedad, mediante el conocimiento de él. quien nos llamó a su propia gloria y excelencia”.


A través de la Palabra de Dios, tenemos todo lo que necesitamos. Estamos diciendo que realmente es suficiente para todo lo que necesitamos. No necesitamos fuentes externas que nos ayuden a enseñarnos cómo Dios quiere que vivamos. No necesitamos más revelaciones. No necesitamos ningún nuevo descubrimiento científico. Asegúrate de tomar eso y pensar en ello. No necesitamos un nuevo descubrimiento científico que de alguna manera nos ayude en la oficina de consejería bíblica. Tenemos todo lo que necesitamos aquí, desde la creación, desde la Palabra de Dios que nos ha sido dada. No necesitamos psicólogos que nos digan por qué la gente hace lo que hace.


¿Sabes cuántas personas en la iglesia dependen de cosas como “Esta investigación muestra esto” y “¿Sabías que se libera oxitocina para brindarte una experiencia placentera cuando haces cierta cosa”? Creo que eso puede ser realmente fascinante, pero no tengo que saberlo ni entenderlo para recibir consejos de la Palabra de Dios. La gente se mete en eso todo el tiempo: "Bueno, hay esto"; "Ahí está eso"; "Esto es fascinante". Pienso: “Yo también disfruto estudiando cosas. Creo que es algo interesante, pero no cambia la vida. No cambia tu vida como lo hace la Biblia”. No voy a depender de eso ni a implementarlo en mi asesoramiento.


La mejor noticia de todas es que la Biblia nos da respuestas a las preguntas más importantes de la vida como: ¿De dónde vengo? ¿Por qué estoy aquí? ¿A dónde voy? La Biblia responde a todas esas preguntas. Dios responde esas preguntas por nosotros a través de Su Palabra, que es inspirada por Él, que es sin error, que nunca nos fallará, que es suficiente y es todo lo que necesitamos para la vida y la piedad.


Siendo esto sincero, te animo a que no seas como uno de mis alumnos que se olvida de usar la Biblia en la consejería. Con cada una de mis horas de asesoramiento (generalmente una hora por caso), normalmente les digo a mis alumnos (así les diré a ustedes) que deben dedicar aproximadamente la mitad de su tiempo a recopilar datos, hacer preguntas, tal vez revisar algunas tareas y escuchar nuevas dificultades enfrentaron durante la semana. En algún lugar, siempre estoy mirando el reloj. Normalmente tengo mi teléfono junto a mi Biblia. Simplemente haré clic en él de vez en cuando mientras el aconsejado habla. Lo que hago siempre es buscar la media hora. Cuando llego a la media hora, digo: “Está bien, ¿sabes qué? Muchas gracias por compartir cómo ha sido tu semana. Abra su Biblia en Efesios capítulo 4 y voy a tomar el resto de nuestro tiempo y darle algo de aliento de la Palabra de Dios”.


Encuentro que lo que hacen muchos consejeros es dejar que el aconsejado dicte el caso porque el aconsejado piensa que el consejero quiere escucharlo hablar todo el tiempo. Lo que quieres enseñarles es que sólo quieres oírlos hablar la mitad del tiempo. Quieres oírlos hablar. Empatía, conexión, aprendizaje. Quieres oírlos hablar. ¿Por cuánto tiempo? La mitad del tiempo. La mitad del tiempo es tuyo; la mitad del tiempo es mío.


Tengo una señora ahora mismo y ella es una habladora. Quiero decir que esta señora puede traerlo. Bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla. Las lágrimas vienen y eso siempre me atrapa. Yo digo, bueno, no puedo intervenir porque ella está llorando. Está llorando todos los días, todo el día, más allá de lo normal. Hay algo ahí. La semana pasada dije: “Señora, lamento

mucho oír eso. Puedo ver que eso te ha afectado mucho, pero parte del objetivo de la consejería bíblica no es solo que compartas lo que está pasando y cómo te ha afectado, sino que también escuches. Es para que usted escuche, y tengo algunas cosas que quiero decirle acerca de las cosas que ha estado diciendo. Entonces, abre tu Biblia...” Ella dijo: “Oh, sí”. Ella como que se sentó, ¿verdad?


Sólo tienes que volver a tomar el control de la situación porque te desgastarán. Los aconsejados son como niños por la noche cuando intentas acostarlos: simplemente siguen hablando y siguen hablando porque no quieren irse a la cama. De alguna manera así son los aconsejados. Ellos seguirán hablando y usted sólo tendrá que decir: “¿Saben qué? Tengo la Palabra de Dios aquí mismo. Todas las respuestas, todo lo que estás hablando, hay respuestas aquí mismo. Tenemos que dedicarle tiempo. Tenemos que abrirlo. Es hora de hacer un estudio bíblico. Es hora de abrir este libro y comenzar a abordar lo que está pasando en tu vida”. De eso estamos hablando.


II. LA BIBLIA IMPACTA TU VIDA


Lo segundo de lo que quiero hablarte es de cómo la Biblia impacta tu vida. Los cuatro provienen de 2 Timoteo 3:16 que ya vimos, pero básicamente son cuatro cosas en detalle de las que quería hablar.


A. La Palabra de Dios enseña la mente. (Romanos 12:1-2)


Recuerde que 2 Timoteo 3:16 dice: “Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar...”


Estamos diciendo que la Palabra de Dios enseña la mente. Realmente lo es. Te enseña en tu mente para que puedas comprender y aprender. Romanos 12:2 dice: “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por la renovación de vuestra mente...” ¿Sabes cuál es la palabra para transformar ? Proviene de la palabra metamorphoō . ¿Cómo suena eso? Metamorfosis. ¿Qué es la metamorfosis? Es una transformación de una oruga en mariposa. ¿Se parecen en algo una oruga y una mariposa? No precisamente. Quizás te preguntes: “¿Cómo pudo eso convertirse en eso? No lo entiendo”. Eso es lo que hace Dios. Eso es lo que Él hará en sus aconsejados. La Palabra de Dios puede transformar a esta persona tan llena de sí misma, tan orgullosa, tan arrogante, tan pecadora, tan idólatra, así como te tiene a ti y a mí. Todavía nos está transformando. De repente, entendemos lo que nos dice la Palabra de Dios—nuevamente, Romanos 12:2—“sino transformaos por la renovación de vuestra mente, para que, probando, podáis discernir cuál es la voluntad de Dios, lo que es bueno y agradable y perfecto."


Eso es lo que estamos buscando. Buscamos transformación. ¿Cuánto tiempo tarda algo en transformarse? Lleva algo de tiempo, ¿verdad? ¿Cómo pueden mis hijos pasar de ser niños y niñas a ser hombres y mujeres jóvenes? (Tengo varios hijos en plena pubertad en este momento y tenemos muchas voces quebradas en mi casa, al igual que la mía ahora).


Mi hijo de 11 años vino la otra noche. Él dice: "Papá, creo que estoy pasando por la transformación". Le dije: "Hijo, ¿de qué estás hablando?" Él dice: “Papá, tengo un par de pelos aquí. Acabo de ver dos aquí mismo”. Le dije: “Hudson, felicidades. Has entrado en la pubertad”. Este mismo niño, Hudson, es un poco gracioso; él es nuestro tercer hijo. Les había dado a los otros niños la charla sobre los pájaros y las abejas. Lo compartimos usando Pasaporte a la Pureza , que es un gran recurso para ayudar a hablar con sus hijos sobre esta transición desde la Biblia y desde algún punto de vista biológico. Es una herramienta que usamos y luego nos deteníamos y hablábamos de ella. Llevé a mi hijo mayor, Nate, a través de esto, luego llevé a mi hijo Micaiah a través de esto, y ahora es el turno de Hudson. Él dice: "Papá, ¿vamos a hablar?". Porque lo acabamos de hacer el verano pasado. Él dice: "Papá, ¿estamos hablando de eso?". Dije: "Sí, vamos a hablar". Él dice: "¿Se trata de sexo?" Respondí: "Sí, se trata de sexo". Él dice: “¿Podemos traer a mis dos hermanos mayores? Necesito apoyo moral”. Les pregunté a los dos hermanos mayores: "¿Qué piensan de volver a pasar por esto con su hermano pequeño, Hudson?". Dijeron: "Papá, nos encantaría". Vinieron y repasamos todo de nuevo con los tres, y me di cuenta de que mi hijo mayor y mi siguiente hijo necesitaban escucharlo nuevamente porque había algunas cosas allí que simplemente no entendieron la primera vez. Esta es una hermosa transformación. Me desvié, lo siento.


Mi punto fue que lleva tiempo, ¿verdad? Un niño no se convierte en hombre en una noche, por lo que su aconsejado no se transforma en una sesión. Por eso es tan importante para nosotros abrir la Palabra una y otra vez, y otra y otra vez en 8, 10, 12 o más sesiones. Si no tienes 30 minutos cada vez para dar una conversación sobre la Palabra de Dios, es posible que no se transformen. Asegúrate de estar aconsejando desde la Palabra de Dios porque es la Palabra de Dios la que enseña la mente. No eres tu. No es tu habilidad. No son tus ilustraciones, aunque pueden ser útiles. Es la Palabra de Dios la que produce esa transformación y ocurre en sus mentes a medida que se renuevan.


Me gusta decirle a la gente que tienes que tomar tu medicina, ¿verdad? Simplemente les digo cuando les asigno tarea y Escritura: “Tienen que leer esto y dedicar tiempo a la Palabra, no solo en la hora que tengo. En las 167 horas de tu semana, será mejor que estés leyendo y estudiando la Palabra de Dios para que puedas cambiar”.


B. La Palabra de Dios reprende al pecador.


Volviendo a 2da de Timoteo 3:16, recuerde que estamos hablando de cómo la Palabra de Dios es útil para enseñar y reprender. Esa palabra reprender significa “reprender”. La palabra lleva la idea de reprender para condenar por mala conducta y creencias falsas. Debemos reprendernos unos a otros con amor y con la actitud correcta. Esto debería estar sucediendo en casa, en nuestra iglesia y en nuestras sesiones de consejería bíblica. Estamos llamando a nuestros aconsejados a regresar a la Palabra de Dios y a la verdad de las Escrituras. Es por eso que 2 Timoteo 4:2 también dice: “...predica la palabra; estad preparados a tiempo y fuera de tiempo; reprender...”—eso significa reprender—”...reprender...”—es una palabra similar—”...y exhortar, con completa paciencia y enseñanza”. Una vez más, tenemos que estar dispuestos a denunciarnos unos a otros.


Cuando era asistente personal y trabajaba en Savannah, vivía con otros jóvenes profesionales y llamábamos a nuestra casa "la casa de R&R". No representaba descanso ni relajación. Como todos teníamos hambre de la Palabra de Dios y nos animábamos unos a otros, la apodamos la casa R&R, que significa "Reprensión y Reconstrucción". Realmente estábamos tratando de seguir Proverbios 27:17: “El hierro se afila con hierro, y el hombre se afila con el otro”. Debatíamos sobre teología, y a veces se sobrecalentaba un poco, pero teníamos buenos momentos de reprensión y reconstrucción. Eso es lo que estamos haciendo en consejería, estamos reprendiendo y reconstruyendo. Estás derribando una forma incorrecta de pensar, una forma incorrecta de reprochar, para poder ayudar a reconstruir con el Espíritu de Dios y la Palabra de Dios.


C. La Palabra de Dios corrige a los caídos.


No sólo los estamos derrotando y dejándolos abajo, ¿verdad? Estamos reprendiendo pensamientos incorrectos que son contrarios a las Escrituras y luego corrigiendo esos pensamientos. En la literatura griega secular, esta palabra para corrección se usa para describir cómo colocar un objeto en posición vertical después de que se ha caído. La palabra incluso transmite la idea de arreglar algo inmediatamente después de que se ha roto, como el médico arregla un hueso. En la facultad de medicina (escuela de Pensilvania) me enseñaron que cuando alguien se rompe un hueso y se cura, tienes osteoblastos y osteoclastos. Los osteoclastos descomponen el hueso y lo reabsorben; los osteoblastos construyen nueva estructura ósea. Cuando un hueso se ha roto y sana, rara vez se vuelve a romper en el mismo lugar porque hay más pegamento en los osteoblastos que reconstruyen la osteofuerza de ese hueso hasta el punto de que si se volviera a ejercer la misma presión sobre él, probablemente se rompería. en algún otro lugar. No se va a romper en ese mismo lugar porque Dios lo arregló mediante el proceso de curación. Simplemente estamos diciendo que se supone que esta corrección que estamos viendo es buena, saludable y fuerte. Había un hueso roto, pero ahora se ha enderezado. Ahora que está recto, si Dios quiere, no volverá a caer. Quiero decir, podemos volver a caer, pero la idea es que realmente queremos ver una corrección de tal manera que esté tan apuntalada que el problema realmente se solucione.


Cuando pienso en la corrección, también utilizo la analogía de nosotros enseñando a mis hijos a andar en bicicleta. Diferentes personas usan diferentes cosas: las bicicletas Strider y todo eso. Por alguna razón, la forma en que les enseñamos a nuestros hijos a andar en bicicleta era que yo tomaba una toalla, la envolvía alrededor de su pecho, la levantaba hacia atrás y la sostenía. Creo que la razón por la que lo hice de esta manera fue porque tenía muchas rodillas desolladas. De esta manera si la bicicleta se cayera, podría sujetarlo y el niño quedaría colgado en el aire, pero al menos no se lastimaría la rodilla. El punto que estoy tratando de decir es que mientras andan en bicicleta, yo corro junto a ellos y sostengo la toalla con un poco de tensión para que, si se caen, pueda tirar de ella rápidamente. Mientras viajan, ¿qué haces como padre? Le estás dando un poco de entrenamiento y dices: "Oye, un poco a la izquierda, inclínate a la izquierda, inclínate a la derecha..." Simplemente estás dando corrección constante, y lleva mucho tiempo lograr que ese niño monte en un bicicleta (a algunos niños les lleva más tiempo que a otros).


Eso es lo que estás haciendo en consejería. Estás aferrándote a tu aconsejado con aliento, con amor y con la Palabra de Dios. Dices: “Oye, no pienses así; piensa así. Oye, no respondas de esa manera; Responde de esta manera”. Le estás corrigiendo constantemente de un lado a otro porque quieres que él vaya por el medio sin tu ayuda, sin tu intervención, de una manera que pueda ayudarlo. Eso es justo lo que imagino cuando pienso en la corrección. Es constante, amable, gracioso, pero lo señalas con regularidad.


D. La Palabra de Dios entrena a los justos.


La connotación aquí es que necesitamos entrenamiento durante toda nuestra vida. Todos necesitamos estar entrenando. Necesitamos ser entrenados por la Palabra de Dios. Estoy pensando en Hebreos 12:11: “Por el momento toda disciplina parece más dolorosa que placentera, pero luego da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados”. Sólo queda ese recordatorio de que hay un entrenamiento constante y a largo plazo que Dios obra en nosotros para ayudarnos, completarnos en lo que nos falta y ayudarnos a equiparnos para toda buena obra. Eso es cierto para el pastor en el contexto de 2 Timoteo. Recuerden que el hombre de Dios es el pastor, pero solo digo que eso también lo podemos aplicar a todos nosotros. Todos queremos estar equipados para toda buena obra. Todos somos trabajadores para Dios. Todos somos ministros del evangelio incluso si no todos somos pastores formales. Debemos estar haciendo y estar equipados para toda buena obra. Eso es lo que hace la Palabra de Dios. Impacta nuestras vidas.


III. LA BIBLIA DEBE ENTENDERSE CORRECTAMENTE


Ahora, una de las cosas en las que también queremos centrarnos es en que la Biblia debe entenderse correctamente. Tres cosas para recordar al estudiar la Biblia y ayudar a enseñar a otros cómo estudiar la Biblia mientras les das tarea serían:


1. Haz observaciones.

Este es el primer paso. Es muy sencillo. Haz observaciones. ¿Qué dice el texto? Por ejemplo, Esdras 7:10 dice: “Porque Esdras había puesto su corazón en estudiar la ley de Jehová, y en cumplirla y enseñar sus estatutos y preceptos en Israel”. Cuando leo ese versículo (Esdras 7:10), deberías hacerte preguntas como:

  • ¿Quién escribe? Los escritos de Ezra.

  • ¿A quién le escribe? Le está escribiendo al pueblo post-exílico que regresó de Babilonia a Jerusalén.

  • ¿Dónde está ocurriendo esto? Está teniendo lugar en Jerusalén.

  • ¿Cuáles son las distinciones culturales de ese entorno? Pasaron setenta años en el exilio y luego regresaron y Zorobabel reconstruyó el templo. Luego Nehemías va a reconstruir el muro y Esdras va a volver a centrarse en reconstruir al pueblo para que tenga un corazón para Dios.

Es importante simplemente hacer observaciones. Es esencial que enseñe a sus aconsejados cómo estudiar la Biblia. Una buena Biblia de estudio podría ser un gran recurso para comenzar si se pregunta: ¿Cómo estudio la Biblia? Empiece por hacer observaciones. Luego continúe con el siguiente paso....

2. Haz interpretaciones.

3. Hacer la aplicación.


Lo que quiero decir es que una buena herramienta de estudio que le ayudaría sería una Biblia de estudio. Si sus aconsejados no tienen una Biblia de estudio, le animo a que los anime a conseguir una para que puedan recibir un poco de ayuda y orientación a lo largo del camino.


Quieres observar, quieres interpretar y luego quieres ayudarlos a aplicarlo. Esto es a lo que quieres llegar, pero no empiezas aquí. En consejería, si simplemente entras, lees algo y comienzas a aplicarlo, sería como si yo, como pastor, me levantara, leyera algo y luego simplemente presentara toda la aplicación, que por cierto es lo que muchos estadounidenses hacen.


Viví en Houston durante ocho años. Cuando me mudé a Houston, trabajaba como pastor de jóvenes. La primera semana que llegué a Houston para servir en esta iglesia, había un artículo en la portada del Houston Chronicle que decía: “En el octavo día, Dios creó a Joel Osteen”. Sólo quería vomitar, ¿verdad? Eso es asqueroso. Si alguna vez has visto a Joel Osteen o lo has escuchado, se levantará y leerá uno o un par de versos. Luego sostiene la Biblia, canta algún tipo de canto sobre creer la Palabra de Dios y luego camina hacia una posición diferente y habla el resto del tiempo. Casi nunca intenta acercarse a lo que acaba de pasar. No hay predicación expositiva. Simplemente lee un versículo, capta un concepto, cuenta una ilustración y luego dice que ahora puedes tener tu mejor vida.


No seas así en la sala de consejería. Estás enseñando. Usted tiene la responsabilidad de enseñar a sus aconsejados cómo estudiar la Biblia. No vayas directamente a la aplicación porque eso es lo que hace Osteen: pasa por alguna aplicación, pero no hizo ninguna observación ni ninguna interpretación. Obviamente, no hizo ninguna enseñanza expositiva. Va directo a la solicitud. No quieres ser así. Necesitas reforzar tu conocimiento de la Palabra de Dios. No estoy diciendo que no puedas asesorar hasta que seas un experto. Solo digo que tienes el resto de tu vida para crecer de modo que cuando llegue cualquier aconsejado, estés muy bien preparado debido a un vasto conocimiento de las Escrituras para ayudarlo con lo que está pasando. Esa es la alegría de que sigamos creciendo como consejeros. Es una gran alegría para nosotros.


No digo esto para avergonzarte o hacerte sentir mal. Lo digo para animarte a responder con un corazón que diga: “Quiero estudiar más. Quiero estar mejor preparado porque odio esa sensación si alguien entra y no tengo idea de qué decirle”. Cuando eso me sucede, pienso: “Muy bien, salvación, santificación. Empezaremos por ahí. Ahora vayamos a Efesios 4. Vayamos a Colosenses 3. Vayamos a Santiago...” Vayamos a algún lugar y comencemos con algo, y luego tal vez comiences a armarlo. Pero entre esta semana y la próxima, será mejor que estés preparado para decir: “¿Sabes qué? Quiero prepararme para mi sesión. Voy a conseguir algo, un lugar al que quiero ir y donde creo que podría llevarlos”. Eso debería ser estimulante para usted. Debería ser alentador para usted que pueda hacer eso.


IV. LA BIBLIA NOS SEÑALA HACIA JESUCRISTO.


A. ¿Cuál es el punto principal de su Biblia?


Voy a decir que es Jesús. Podríamos hablar de ello como la gloria de Dios, ese hilo redentor o redención, pero de alguna manera, todo está relacionado y apunta a la persona y obra de Jesucristo. Jesús lo dijo mejor cuando estaba con dos viajeros en el camino a Emaús. En Lucas 24:44, Él dijo: “...Estas son mis palabras que os hablé cuando aún estaba con vosotros: que todo lo que está escrito acerca de mí en la Ley de Moisés [el Pentateuco], en los Profetas y en los Salmos, debe cumplirse.” Simplemente nos recuerda que el punto central del Pentateuco es: se necesita un mejor mediador del pacto que Moisés; Su nombre es Jesús. Puedes comenzar con Génesis 3:15 y hablar sobre el protoevangelio de que Satanás golpearía el calcañar de Cristo y que Cristo va a aplastar la cabeza de Satanás. Luego, a lo largo del resto del Antiguo Testamento, señala a Cristo, señala a Cristo, señala a Cristo. Sólo quiero que recuerdes eso porque el objetivo de tu Biblia no es simplemente ser otra lección y no es solo ser todo conocimiento teórico o mental, sino señalar la persona y la obra de Jesucristo.


¿Qué tal Juan 1:1? “En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios”.


El versículo 14 dice: “Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros...”


Sólo les recuerdo que el punto principal de la Biblia es señalar la redención de la humanidad, y la redención sólo puede ocurrir gracias a un redentor, Jesucristo. Una Biblia sin Cristo sería sólo un libro religioso centrado en las obras. Una Biblia sin Cristo sería suficiente para condenarte, pero no para salvarte. Una Biblia sin Cristo podría informarle sobre el juicio de Dios, pero no podría informarle sobre la misericordia de Dios. El objetivo de su Biblia es señalarle el amor de Dios que se encuentra en Jesucristo.


B. ¿Quién es tu mayor influencia?


Con suerte, no es Joel Osteen. Con suerte, no es John MacArthur. Con suerte, no es tu favorito quien sea. La persona que ha tenido la mayor influencia en tu vida debería ser Jesucristo. Quieres llegar allí en cada sesión. Miremos a Cristo. Dejémonos animar por Cristo. Cuando Pablo habló de ser crucificado con Cristo: “Ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí”, Pablo no dijo: “Morí en la cima del monte Nebo con Moisés”. Pablo no dijo: "He sido llevado en un carro de fuego como Elías". Pablo no dijo: "He sido decapitado como Juan el Bautista". Pablo dijo: "Estoy crucificado con Cristo".


Abraham no nos dio la fe; David no nos introdujo en el reino; Esteban no murió por nosotros; pero Jesús hizo todas estas cosas. Jesús nos dio fe; Jesús nos trajo al reino de Dios; y Jesús murió en tu lugar para que tú pudieras ser libre. Yo diría que si estás dando consejería y pasas esos 30 minutos sin mencionar a Jesús, sin recordarle a tu aconsejado sobre el evangelio y sin hablar de Cristo, entonces has fracasado como consejero. Ésa es mi convicción. Si predico un sermón y, cuando llego al final del sermón, no dirijo a la gente a Cristo, entonces no he logrado lograr lo que creo que Dios quisiera que yo lograra en todos y cada uno de los pasajes de las Escrituras, de alguna manera. apuntando a la gloria de Dios a través de Cristo y la redención de la humanidad. Será mejor que traigas eso a la oficina de consejería. Si no, iré a buscarte. Iré a buscarte y te sacaré de esa oficina de consejería. Yo diría: "Ahora estás en un entrenamiento de recuperación de ACBC hasta que comprendas que tienes que hablar de Jesús".


C. ¿A quién te gustaría parecerte más?


¿A quién quieres parecerte? Quieres ser como Jesús. No quieres ser como Tom Brady. Él ha terminado; se acabó. Quieres ser como el Señor Jesucristo. Quieres seguir Su ejemplo y no puedes ser como Él si no lo estudias. No puedes ser como Él si no sabes quién es Él. 1 Juan 2:6 dice que todo aquel que dice que permanece en Él, debe andar como Él caminó. La Biblia no sólo nos señala la muerte y resurrección de Jesucristo, sino que también nos señala cómo vivió Jesús. En la Biblia vemos cómo Jesús eligió y discipuló a los doce apóstoles. Vemos cómo Jesús tuvo compasión de los pobres y los marginados. Vemos cómo Jesús tuvo paciencia con los confundidos. Vemos cómo Jesús confrontó a aquellos llenos de orgullo religioso. Vemos cómo Jesús mostró misericordia a los arrepentidos. Vemos cómo Jesús proveyó para las necesidades de la gente. Vemos cómo Jesús sufrió bajo persecución. Vemos cómo Jesús se relacionó con Su Padre a lo largo de Su tiempo en la Tierra. Vemos todo esto en Jesús porque Él es el Consejero Maravilloso. Él es nuestro Dios Poderoso. Él es un padre espiritual eterno y es el Príncipe de Paz.


No lo dudemos. La Biblia nos señala la vida, muerte y resurrección de Jesucristo. Si de eso se trata la Biblia, de eso también debería tratarse su consejería.


V. LA BIBLIA RECLAMA SU PROPIA VALIDEZ.


Debido a que la Palabra de Dios es inspirada, inerrante, infalible y suficiente, también es invencible. La Biblia es incapaz de ser superada o conquistada. La Biblia es invulnerable. Es indestructible. Es indomable. Es inflexible, inquebrantable, inflexible e inquebrantable. La Biblia hace su propia afirmación de su validez. Lo hace no sólo afirmando que la Palabra de Dios es inspirada, inerrante, infalible y suficiente, sino también pintando un cuadro de su propio poder y eficacia. Ese cuadro está pintado con los siguientes siete símbolos sagrados de las Escrituras donde la Biblia posee su propia supremacía:


1. La Palabra de Dios es una espada que traspasa.


Hebreos 4:12 dice: “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, más cortante que cualquier espada de dos filos...” La Palabra de Dios es una espada que traspasa. No es un hisopo que haga cosquillas. No es una pluma que flota en el viento. No es una hoja que se seca. La Biblia es más afilada que un bisturí. Es más fuerte que el acero. Es más puntiagudo que una lanza. Toma la espada y úsala. ¿Deberíamos utilizar folletos en el asesoramiento? Sí. ¿Deberíamos utilizar libros en consejería? Sí. ¿Deberíamos utilizar todo tipo de recursos bíblicos en la consejería? Sí, pero no olvides usar la Biblia.


2. La Palabra de Dios es un espejo que revela.


Santiago 1:23-25 dice: “Porque si alguno es oidor de la palabra y no ejecutor, es como un hombre que mira fijamente su rostro natural en un espejo. Porque se mira a sí mismo y se va, y al instante olvida cómo era. Pero el que se fija en la ley perfecta, la ley de la libertad, y persevera, no siendo oyente que olvida sino hacedor que actúa, será bienaventurado en lo que hace.


Simplemente estamos diciendo que la Biblia es ese espejo. El espejo te da autoconocimiento. Te permite verte a ti mismo como quien realmente eres. Expone tu pecado. Te muestra tu error. Le indica cómo la ley de la libertad sólo se encuentra en Cristo. No es necesario convencer al aconsejado de su pecado; sólo hay que ser fiel para señalarles la Biblia y dejar que el espejo de la Palabra haga su trabajo.


3. La Palabra es una semilla que germina.


Primera de Pedro 1:23 dice: “...ya que habéis nacido de nuevo, no de semilla corruptible, sino de incorrupción, mediante la palabra de Dios viva y permanente...” Esta es una obra de regeneración soberana y monergista. Spurgeon dijo: "Prefiero pronunciar cinco palabras de este libro que 50.000 palabras de filósofos". Entendemos que la Palabra es una semilla que germina. Está creciendo en esa persona.


4. La Palabra de Dios es leche que nutre.


1 Pedro 2:2-3 dice: “Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual pura, para que por ella crezcáis para salvación, si es que habéis probado que el Señor es bueno”. Sabemos que la Biblia—la Palabra de Dios—es una leche que nutre. Nunca debemos superar el anhelo que tenemos por la Palabra de Dios. Eso es lo que siempre pensé cuando veía a mis hijos mamando ese biberón y hambrientos de esa leche. Yo digo: “Hombre, quiero ser así con la Palabra de Dios”, porque todos conocemos este versículo, ¿verdad? Quiero decir, no quiero que eso desaparezca nunca. Ahora, entiendo que hay otro pasaje que enseña que queremos pasar a la carne y seguir creciendo, pero solo la idea de pasar hambre. Nunca debemos superar el anhelo que tenemos por la Palabra de Dios. La leche tiene nutrientes, anticuerpos y proteínas, y la Biblia tiene todo lo que necesitas en tu vida para la piedad. Bebe la leche muscular de la Palabra de Dios y nutre y repone tu alma.


5. La Palabra de Dios es una luz que brilla.


Salmo 119:105 dice: “Lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi camino”.

Vivimos en un mundo muy oscuro. La Palabra de Dios es una lámpara que da la luz necesaria a los peregrinos que la atraviesan. La Palabra de Dios da suficiente luz para el siguiente paso y también brilla hacia el camino de la vida. La luz de las Escrituras brilla más en los lugares más oscuros del mundo. Cuando un aconsejado haya perdido toda esperanza, indíquele que regrese a la luz de la Palabra de Dios.


6. La Palabra de Dios es un fuego que consume.


Jeremías 23:29 dice: “¿No es mi palabra como fuego, declara Jehová...”

Es un fuego que consume y quema. Consume todo lo que se resiste a la Palabra de Dios. La Palabra de Dios es un fuego consumidor. Éste es un libro candente. Las Escrituras están ardiendo. Este es el mensaje más candente que el mundo haya escuchado jamás. Cuando eres llamado a predicar, aconsejar o evangelizar, te estoy llamando, como lo hace este versículo, a proclamar el fuego de la Palabra de Dios.


7. Por último, pero no menos importante, la Palabra de Dios es un martillo que rompe.


Jeremías 23:29 dice nuevamente: “¿No es mi palabra como fuego, declara Jehová, y como martillo que quebranta la roca?” Esta es una imagen de un martillo que pulveriza una roca. Debemos usar el mazo de la Palabra de Dios. La Palabra de Dios aplasta el orgullo. La Biblia esparce la justicia propia. La Escritura hace añicos las afirmaciones mundanas. Este martillo es más duro que el corazón más duro. Este martillo es más duro que el alma más pedregosa. Este martillo es más duro que el engaño más forjado.


Por lo tanto, al aconsejar debemos empuñar la espada, colocar el espejo, esparcir la semilla, servir la leche, encender la lámpara, esparcir el fuego y arrojar el martillo. Eso es lo que Dios nos ha llamado a hacer y que Dios use esta conferencia y estos versículos para recordarle el valor y la importancia de las Escrituras para que tenga gran confianza al usar la Palabra de Dios en su consejería. ¿Cómo se ha solidificado tu confianza en la suficiencia de las Escrituras, simplemente apuntalando tu propia convicción de que es verdad, que es la Palabra de Dios y que debes usarla? ¿Estás seguro de que la Palabra de Dios traerá cambio y esperanza a tu vida? ¿Y en la vida de tus aconsejados? No pierdas la esperanza. Sigue aferrándote a la Palabra de Dios. Toma tiempo. Sé fiel. ¿Cómo utilizará la Biblia de manera diferente en su consejería? Quizás has estado haciendo demasiados panfletos. Quizás has estado escribiendo demasiados libros. Quizás has estado dedicando demasiado tiempo a contar cuentos. Simplemente regrese a la Palabra. Consejo de la Biblia. Esto es lo que transforma la vida de las personas.



 

Sobre el Autor



Adam Tyson

Es un consejero bíblico certificado por la ACBC y pastor principal de la Iglesia Bíblica Placerita en Santa Clarita, CA. También se desempeña como profesor adjunto en el departamento de consejería bíblica de The Master's University.



 

Traducido por: Jessica Malvido


348 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page