• CCB

Seis disciplinas para un alma deprimida


Depresión espiritual

Depresión espiritual, o desaliento profundo del alma, ha sido parte de la experiencia humana desde la caída en el jardín del Edén. Ya sea relacionado con el pecado, sensibilidad al sufrimiento, o conectado a un único patrón de nuestra persona interior, las tendencias depresivas son reales, y la depresión espiritual es una lucha común entre el pueblo de Dios.


Si hemos llegado a la conclusión de que debe de haber algo drásticamente mal en nosotros si nos sentimos aunque sea un poco tristes, entonces una lectura rápida del libro de Salmos nos llevará a la realidad de la vida en un mundo caído. Puesto que la depresión es común en la experiencia humana, debemos saber cómo navegar a través de nuestros "tiempos de desierto" con el Señor. Para poder luchar por el gozo bíblico — mientras que al mismo tiempo luchamos con la depresión, es necesaria disciplina personal en seis áreas críticas.


1. Respeto

"El respeto" incluye una consideración consciente del designio de Dios para el orden de nuestra vida, descanso corporal y recreación. En otras palabras, si Dios es consciente de que "somos polvo" (Salmo 103:14), entonces parece sabio que nosotros recordemos esto también. El abuso incesante de nuestras mentes y cuerpos a través de la obsesión con el trabajo — sin cooperar con el diseño de Dios para el sábado — como descanso y recreación, va a agotar los recursos de nuestra alma y disminuir nuestro gozo.


Necesitamos darnos cuenta que estamos hechos para vivir en un cuerpo y un mundo, que tienen límites. La persona que demuestra muy poco respeto por su dieta, ejercicio, hábitos de sueño, horario de trabajo y las obligaciones financieras pueden fácilmente sufrir de depresión a causa de la carga de una vida indisciplinada. Cargas providenciales también nos impactan en más maneras de lo que imaginamos, como el cuidado 24/7 de un niño con necesidades especiales o padres en la tercera edad.


Aunque menos importante que la búsqueda de la santidad, el adecuado cuidado de nuestro cuerpo es de beneficio real (1 Timoteo 4:8). Si ha pasado mucho tiempo que no te haces un examen físico completo con el médico, incluyendo análisis de sangre, es un paso importante a evaluar cómo la falta de respeto a los límites de la vida que pueden afectar a tu espíritu. Seguramente, todas estas áreas de la vida y más, se incluyen en lo que significa andar en sabiduría (Efesios 5:15).


2. Arrepentimiento

La depresión puede tener una causa específica, rebeldía por el pecado (véase Salmo 32, por ejemplo). Cuando este es el caso entonces seguramente debemos arrepentirnos.

Pero no siempre hay una causa de pecado detrás de la depresión.


En algún lugar a lo largo de la línea, sin importar la razón, los consejeros bíblicos se ganaron la desafortunada reputación de apresurarse a concluir que hay pecado como respuesta automática a la profunda tristeza del creyente. Tenemos que aprender de esta conclusión errónea sin ignorar la conexión bíblica que a veces existe entre la depresión y el pecado.


Cuando realmente exista una conexión de pecado, entonces debemos conscientemente y deliberadamente dejar nuestra rebelión y volver a Dios para limpieza y renovación. Incluso si no somos conscientes de algún pecado específico o inconfeso, por la que el Señor puede estar contristándonos, el verdadero cristiano seguirá un estilo de vida de salud espiritual que incluye arrepentimiento continuo. Él o ella regularmente buscará al Señor mediante la oración, pidiendo "Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno. (Salmo 139:23-24).


3. Reemplazo

Cuando el Espíritu Santo utiliza la palabra de Dios para revelar nuestra necesidad de arrepentimiento, debemos entonces reemplazar nuestro pecado con justicia. Por ejemplo, un pecado común causante de la depresión son patrones de pensamiento falso que deben ser corregidos. Formas de pensar acerca de Dios, o de su carácter, que conducen generalmente a una mala interpretación de nuestras circunstancias y autocompasivas respuestas a problemas de la vida. Patrones de pensamiento egocéntrico a menudo están enraizados en la incredulidad, que fácilmente producen ansiedad que alcanza el alma y matan el gozo.


Es importante notar que la promesa de paz indescriptible, tiene como resultado acción de gracias (Filipenses 4:6-7), y luego es seguido por una llamada a corregir nuestros patrones de pensamiento llenando nuestra mente con eso que es verdadero y honorable (v. 8). Generalmente falsos patrones de pensamiento pasan desapercibidos en nuestras vidas durante largos períodos de tiempo. El Señor es misericordioso, por lo tanto, usa incluso el desierto de la depresión para revelar estos patrones por lo que nosotros podemos ser transformados por la "renovación de nuestras mentes" (Romanos 12:2).


4. Permanecer

Por "permanecer", me refiero a que tenemos que estar en comunión con Dios y su pueblo a través de mantener las principales disciplinas espirituales: la palabra, oración, comunión y estrecha amistad.

  • Permanecer en la palabra. Al hacerlo, el alma deprimida habla verdad a su corazón que fácilmente cree en sus propias mentiras. Pasajes de la escritura que he encontrado especialmente útil incluyen Salmos 77, 73, 42 y 55. Otro estudio precioso, alimento del alma es la comparación del pastor del Salmo 23 con el buen pastor de Juan 10.

  • Permanecer en la oración. El alma deprimida debe elegir disciplinarse a sí misma en oración para dejarle sus cargas al Señor, mediante la oración, sabiendo y escogiendo creer verdaderamente que el Padre celestial cuida de él. Orar los Salmos 42 y 43, por ejemplo, es una manera de permanecer en comunión con Dios cuando las emociones son de cero ayuda. Cuando se agotan los recursos propios podemos usar los de otros sin pena, ni vergüenza. Cuando sea necesario, usa las oraciones de la misma palabra.

  • Permanecer en comunión con el pueblo de Dios. Hay una manera de recibir aliento de otros creyentes sin llegar a ser una sanguijuela espiritual. Sin disculpa el escritor de Hebreos identifica a uno de los propósitos de la comunión de los cristianos como "alentarnos los unos a los otros" (Hebreos 10:35). Demasiado a menudo olvidamos que la palabra "alentar" significa "dar valor”. El alma deprimida carece de valor y, por lo tanto, debe obtener el valor de otros creyentes permaneciendo en comunión con ellos. El creyente que no lucha con tendencias depresivas siempre debe estar atento a otros que necesitan sus alentadoras palabras y oraciones.

  • Permanecer en amistad con hermanos fieles en Cristo. Aquellos que luchan contra la depresión espiritual deben protegerse contra su tendencia natural al aislamiento, incluso de amigos. Momentos de Soledad con Dios son necesarias para el estímulo centrado en Dios y de alimento para alma del deprimido, pero aquellos tiempos no deben estar divorciados de la interacción intencional con otros creyentes en quienes pueden confiar. La amistad de David y Jonatán es quizás la más preciada en la Biblia. Sus almas fueron unidas y se amaban como a su propia vida (1 Samuel 18:1; 20:17). Seguramente esta amistad fue una gran fuente de ayuda a David en sus días más deprimentes. Cada creyente necesita al menos un Onesíforo refrescante en su vida (2 Timoteo 1:16).

5. Recordar

La persona deprimida también se debe disciplinar a sí mismo para recordar las obras de misericordia, amor y gracia del Señor. El salmista nos exhorta a "no olvidar ninguno de sus beneficios" (Salmo 103:2).


La mayoría de las veces olvidamos porque elegimos no recordar. Esto ha sido cierto para mí, personalmente. Recientemente, el Espíritu me llevó al Salmo 103 para mi aliento personal. No me tomó mucho descubrir no menos de diecinueve beneficios del Señor los cuales debo elegir conscientemente recordar. Cuando nos encontramos luchando contra tendencias depresivas debemos elegir recordar nuestras bendiciones pasadas y regalos presentes de Dios.


También debemos recordar quienes somos en Cristo, ya que esto combate las "mentiras funcionales" que nos motivan. Otra herramienta útil es empezar una lista de "Mi Dios es...". Una hermana en nuestra iglesia recientemente compartió cómo esto ha ayudado a mantener el enfoque hacia Dios. Como ella compila una lista creciente de los atributos de Dios, y ella selecciona cinco atributos por la mañana para meditar por un breve tiempo. He tomado sus consejos para hacerlos propios y he reservado las últimas cinco páginas de mi diario actual para mi propia lista. Recordar deliberadamente atributos de Dios es una disciplina fundamental para el alma deprimida.


6. Revisar

Finalmente, el alma que lucha con tendencias depresivas debe revisar continuamente las verdades acerca de Dios que sabemos de su palabra. El escritor del Salmo 42 y 43 lo hizo mientras él "se hablaba a sí mismo" en vez de dejar que su "yo" hablara con él (véase Lloyd-Jones en “Depresión espiritual”). Para mí, esto significa revisar a través de mi diario los escritos que registran el trato de Dios conmigo en tiempos de desierto. Esto ayuda a ministrar a mi hombre interior y renovar mi mente al quitar el enfoque de mí mismo.

Algunos días, simplemente leí páginas de mi diario que contienen largos pasajes de la escritura que una vez escribí como alimento para mi alma para un día en particular. Uno de los retos de llevar un diario es la posibilidad de crear una presión autoimpuesta de escribir todos los días, incluso cuando no tienes nada que decir. A menos que tengas sueños de que algún día los demás lean tu diario, tómate un día libre de vez en cuando y revisa viejas entradas. Deja que las viejas entradas de tu diario se conviertan en tu Ebenezer personal (1 Samuel 7:12). Regresa a esos tiempos que el Señor te ha ayudado.


Desde mi propia experiencia personal, debo admitir que la niebla de la depresión espiritual no se levanta por su cuenta. Sería maravilloso que si lo hiciera. Por el contrario, debemos luchar por nuestro gozo mientras trabajamos a través de la depresión mediante la aplicación de la disciplina en estas seis áreas. Que mientras sigues estas palabras de Consejo, el Señor te fortalezca "con todo poder según la potencia de su gloria, para obtener toda perseverancia y paciencia, con gozo" (Colosenses 1:11).


Únete a la conversación

¿Cómo podrías aplicar los principios de respetar, arrepentirte, reemplazar, permanecer, recordar, y revisar a tu vida cuando estás luchando depresión espiritual? ¿Cómo podrías aplicar los principios de respeto, arrepentimiento, reemplazar, permanecer, recordar, y revisar a tu Ministerio cuando estás ayudando a otra persona luchando contra la depresión espiritual?


El Dr. Paul Tautges ha estado en el ministerio del evangelio durante 25 años y actualmente se desempeña como pastor de Cornerstone Community Church en Cleveland, Ohio.

logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS