• CCB

El corazón enojado


El sabio teme al Señor y se aparta del mal,

Pero el necio es arrogante y se pasa de confiado.

El iracundo comete locuras, pero el prudente sabe aguantar.

Proverbios 14: 16-17 (NVI)


El hombre iracundo provoca peleas;

El hombre violento multiplica sus crímenes.

Proverbios 29:22 (NVI)


La raíz del enojo pecaminoso crece en un corazón que está centrado en sí mismo y es idólatra. Debido a que vivimos en una sociedad que grita constantemente de "derechos", cuando se violan nuestros derechos percibidos, nos enojamos.


Las mujeres defienden su "derecho a elegir", los homosexuales luchan por los derechos de matrimonio, los hijos reclaman un derecho a la privacidad, y los esposos reclaman un derecho a las relaciones sexuales. ¿Cuántos de estos son derechos bíblicos?


Examina algunos derechos percibidos comunes a continuación en contra de su propio sistema de creencias. Te animo a apoyar sus creencias con la Escritura.


  • Derecho a tener y expresar opiniones personales

  • Derecho al respeto

  • Derecho a ser comprendido

  • Derecho a tener una buena salud

  • Derecho a ser apreciado

  • Derecho a ser tratados con justicia

  • Derecho a pertenecer, de ser amado, de ser aceptado

  • Derecho a tomar tus propias decisiones

  • Derecho a determinar tu propio futuro

  • Derecho a ser considerado valioso e importante

  • Derecho a ser protegido y cuidado

  • Derecho a divertirse

  • Derecho a la seguridad

  • Derecho a que otros te obedecen

  • Derecho a tener tu propio camino

  • Derecho a estar libre de dificultades y problemas[1]

Gran parte del problema de la depresión está envuelto en querer controlar a Dios y enojo de no poder hacerlo. La voluntad de Dios viola tus derechos percibidos. Cuando toma decisiones que no te gustan, te enojas. Internalizas el enojo y te llenas de autocompasión porque Dios no está haciendo las cosas a tu manera. Las personas enojadas no entienden la soberanía de Dios, o si lo entienden, se niegan a aceptarlo.


Tales pensamientos revelan un corazón orgulloso, idólatra. Creer que se puede anular la soberanía de Dios es falso y lleva a la ira, amargura, y, finalmente, los sentimientos de depresión. De hecho, la depresión es la ira hacia adentro. Cuando una persona se enoja y no se arrepiente o no lo trata bíblicamente, la depresión es el resultado.


La respuesta típica enojada viene de algo que querías y no recibiste, o si estás enojado por algo que tienes y no querías, pero en ambos casos, nunca has tratado con el enojo bíblicamente.


Los sentimientos del enojo son generalmente (erróneamente) manejados en una de dos maneras: la explosión (gritar, golpear, romper cosas, conducir demasiado rápido o por imprudencia) o encerrándose (internalizar las emociones en silencio, hervir adentro). Los que se encierran son más propensos a la depresión.


En cualquier caso, este enojo suele ser egocéntrico e idólatra y viene de tu deseo de controlar a Dios, aunque eres incapaz de hacerlo. Dios toma decisiones que no te gusta; si eres uno que explota, cuando explotas, haces la vida de todos miserable, y si te encierras, internalizas el enojo y te llenas de autocompasión porque Dios no está haciendo las cosas a tu manera.



La Biblia dice esto a los que se enojan con la voluntad de un Dios soberano:


Respondo: ¿Quién eres tú para pedirle cuentas a Dios? «¿Acaso le dirá la olla de barro al que la modeló: “¿Por qué me hiciste así?”» Romanos 9:20 (NVI)


¿Quién es éste, que oscurece mi consejo con palabras carentes de sentido? Job 38:2 (NVI)

El Señor dijo también a Job: «¿Corregirá al Todopoderoso quien contra él contiende? ¡Que le responda a Dios quien se atreve a acusarlo!» Job 40:1-2 (NVI)


Del Señor es la tierra y todo cuanto hay en ella, el mundo y cuantos lo habitan; Salmo 24:1 (NVI)


«Yo, el Señor, sondeo el corazón y examino los pensamientos, para darle a cada uno según sus acciones y según el fruto de sus obras.» Jeremías 17:10 (NVI)



Hay que entender que la Biblia no prohíbe estar enojado. No todo enojo es pecado. El Señor Jesucristo experimentó y demostró el enojo, pero de ninguna manera alguna vez pecó en su enojo. Cuando Jesús vio a los que cambiaban el dinero en el templo de Dios, se llenó de enojo, ya que estaban violando la santidad del templo. Su maldad llenó a Jesús con una justa indignación y lo condujo a la acción.


Y mirando con enojo a los que Lo rodeaban, y entristecido por la dureza de sus corazones. Marcos 3:5 (NVI)


También podemos expresar enojo justo como Jesús. Enojo justo se justifica cuando vemos males sociales o personales, o cuando vemos normas santas de Dios que son violadas. Este tipo de enojo no tiene su raíz en "uno mismo" porque está pecando contra Dios y Sus normas y principios, no contra nosotros. Eso, sin embargo, rara vez es el tipo de enojo que demostramos.


Sanando el Corazón Enojado


«Si se enojan, no pequen.» No dejen que el sol se ponga estando aún enojados, Efesios 4:26NVI


Dios no nos ha pedido hacer algo que no nos ha equipado para hacer. Puesto que la Palabra de Dios dice "se enojan, pero no pequen," tiene que ser posible para hacer precisamente eso. La verdad alentadora es que tú no tienes que pecar cuando estás enojado. El cambio del corazón comienza cuando reconoces ante Dios que luchas con el enojo pecaminoso por simplemente confesarlo a Dios. Es posible hacer una oración semejante a esta:


Querido Padre misericordioso, te confieso que yo lucho con el enojo pecaminoso, y Señor, que peco profundamente en mi enojo. Ayúdame a ver este pecado de la manera que lo veas Tú. Te confieso que he herido a otros por mis palabras y acciones de enojo. Te pido que me dé el valor de confesar mi pecado a los que he herido y buscar su perdón. Por tu gracia, Señor, me comprometo a cambiar. Ayúdame a superar este hábito de pecado en mi vida. Decido quitarme de mi enojo pecaminoso y aprender y practicar nuevos comportamientos por el poder del Espíritu Santo. Gracias por el perdón que es mío por medio del Señor Jesucristo. Oro para estas cosas en el nombre de Jesús, Amén.


Ahora debes comenzar a renovar tu mente mediante el estudio de lo que dice la Escritura en relación con el enojo. Tenga en cuenta los mandatos bíblicos que den sobre el enojo:


Pero ahora abandonen también todo esto: enojo, ira, malicia, calumnia y lenguaje obsceno. Colosenses 3: 8 (NVI)

Abandonen toda amargura, ira y enojo, gritos y calumnias, y toda forma de malicia.  Efesios 4:31 (NVI)

Mis queridos hermanos, tengan presente esto: Todos deben estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar y para enojarse; 20 pues la ira humana no produce la vida justa que Dios quiere. Santiago 1: 19-20 (NVI) 

Nunca digas: «¡Me vengaré de ese daño!» Confía en el Señor, y él actuará por ti. Proverbios 20:22 (NVI) 


Estas no son meras sugerencias; ¡Estos son los mandatos de un Dios santo! El enojo es un pecado que conduce a otros pecados, incluyendo la ira, la envidia, los celos y asesinato. ¡Pon estas cosas lejos de ti!


Al principio es posible que luches con tus pensamientos y emociones, ya que has aprendido un hábito de respuesta. Tomará tiempo para que puedas dominar nuevas respuestas, pero no te desanimes. ¡Se puede ver a partir de hoy el cambio!


Si estás acostumbrado a explotar cuando estás enojado, debes aprender nuevas respuestas que van a dirigir la energía del enojo hacia solucionar el problema en lugar de utilizar tu enojo para herir a las personas y objetos.



Si suele callarse o enterrar el enojo, debes comenzar a verbalizar adecuadamente lo que ha provocado tu enojo y luego tomar medidas para corregir el problema. Al principio puede ser difícil responder adecuadamente al enojo, pero será más fácil a medida que creces en tu comprensión de las respuestas justas al enojo y a medida que continuas practicar las respuestas correctas. Puede haber muchos fracasos al principio, ¡pero no te desanimes mi amigo! Dios es un Padre amoroso y paciente, y él te traerá muchas oportunidades para tener éxito.


También me gustaría animarte a crecer en tu comprensión de la soberanía de Dios. Dios es completamente confiable y es completamente consciente de las circunstancias que causaron tu enojo. A medida que adquiera incluso un conocimiento rudimentario de la soberanía de Dios, revolucionará totalmente tu forma de pensar. Vas a empezar a entender que la verdadera sabiduría viene de ver la vida desde la perspectiva de Dios. Al hacer esto te quitas del centro de tu universo.



Aquí hay un reto: vuelves a examinar la lista de los "derechos" y escribe lo que crees que son tus "derechos". Después, busca cuantos de los derechos incluidos en la lista se pueden justificar con las Escrituras. Este ejercicio es a menudo la clave para ayudar a mis aconsejados en la comprensión del pensamiento pecaminoso.


También puedes experimentar un cambio de corazón en tu respuesta al enojo. Si decides no hacer nada frente a tu enojo pecaminoso, no simplemente desaparecerá. El enojo se vuelve más profundamente arraigada y nos lleva a la siguiente actitud del corazón de pecado: la amargura.

0 vistas
logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS