top of page
  • Foto del escritorCCB

Pensando bíblicamente acerca del autismo

Una conversación de Dale Johnson con Daniel Berger


¿La Biblia habla acerca del autismo?


Dale Johnson: Esta semana tengo conmigo en el podcast al doctor Daniel Berger. Él el pastor principal en la iglesia Faith Fellowship ubicada en Clarence, Nueva York. Es el fundador y director de Aletheia International Ministries (AIM). Sirve como director en el Centro de Consejería Bíblica de Faith. Y cuando no está con su familia y su iglesia, Daniel escribe y da charlas en todo el mundo, en las iglesias, organizaciones, comunidades médicas, y en varias conferencias de consejería y enseñanza. También tiene experiencias como pastor, consejero, administrador educativo, y es el autor de trece libros enfocados en consejería bíblica, fenomenología bíblica, teología práctica, educación, crianza, y la historia y filosofía detrás de la construcción actual sobre la salud mental.


Daniel obtuvo su licenciatura en consejería, una maestría en consejería psicológica, otra maestría en estudios pastorales y un doctorado en teología pastoral. Daniel, cuando estamos juntos pasamos un tiempo agradable conversando. Tenemos intereses similares en cuanto a investigación se refiere y disfrutamos leer los mismos libros que aburrirían al resto de la creación, pero nos gusta. Es un gusto tenerte en el podcast de nuevo y hablar sobre el autismo.


Daniel Berger: Es un verdadero placer, Dale. Gracias por tu amistad y también por esta oportunidad.


Dale Johnson: Escucha, estoy emocionado por el trabajo que estás haciendo y al que el Señor te ha llamado en Clarence, Nueva York y la iglesia ahí, Faith Fellowship. Estoy agradecido de que estés liderando por allá y que estés disfrutando de un ministerio fiel.


Daniel Berger: Sí, hemos estado ahí por poco más de un año y apenas estamos viendo un crecimiento espiritual y físico, y es muy emocionante ver lo que Dios está haciendo en la congregación y en la familia.


Dale Johnson: Amén. Bueno, mira, vamos a hablar acerca del autismo el día de hoy y tocamos este tema sabiendo que no es algo sencillo, el tema de autismo. Incluso ese lenguaje ha sido difícil para mucha gente, ya sea que pensemos en una familia o en un individuo en particular, y el saber cómo desenvolverse en estas cosas. En ocasiones la iglesia no ha hecho bien en el tema de lidiar con niños que experimentan autismo o familias que viven estas cosas. Empecemos por entender el autismo. Así que, ayúdanos a entender de qué hablamos cuando hablamos acerca del autismo.


Daniel Berger: Primero que nada, quiero decir que el autismo es, ya sabes, lo que llamamos autismo representa un problema físico real. El autismo por sí mismo es una construcción, así que la palabra “autismo” simplemente busca describir enfermedades físicas reales que afectan las formas sociales de comunicarse en las relaciones, afectan las habilidades motoras, el comportamiento repetitivo, el procesamiento sensorial, etc. Entonces, una de las cosas que señalo cuando aconsejo familias es que el autismo por sí solo es como, si tratas de encontrar el autismo en la naturaleza, nunca lo vamos a encontrar, pero lo tratamos como si así fuera, y ahí hay una diferencia. Desafortunadamente, el autismo es clasificado esencialmente en el DSM-5 como un desorden psiquiátrico. Pero yo distingo, el calificativo de un constructo es tan importante como los síntomas, si así lo quieres. Y con eso, me refiero a, algunas personas propondrían que la Trinidad es un constructo, un constructo teológico. Entonces, si diferenciamos entre un constructo fenomenológico o psiquiátrico como la esquizofrenia, la bipolaridad, TDAH frente a un constructo físico que se está buscando entender como la fibromialgia o el autismo. En otras palabras, estamos identificando el dolor físico, estamos identificando las luchas físicas o las luchas provocadas por una enfermedad física, eso sería diferencial. Así que, yo empezaría diciendo que el autismo es un constructo, pero no diría que no existe un problema físico.


Dale Johnson: Cierto, y pienso que eso es sabio. Algunas personas se sienten desorientadas, en parte porque aparece como un diagnóstico en el DSM como si no lo fuera; no tiene elementos físicos. Pienso que esa es una distinción importante. Una de las preguntas que más me hacen, Daniel, mientras voy platicando acerca de los problemas de salud mental, e inevitablemente en una sesión de preguntas y respuestas alguien preguntará acerca de este diagnóstico particular, el tema del autismo, y querrán saber un par de cosas. Querrán saber si la Biblia dice algo al respecto. Así que, quiero lanzarte esto a ti. ¿La Biblia habla acerca del autismo?


Daniel Berger: Sí, y solo para hacer un puente en esta respuesta. La palabra “autismo” es en realidad, por desgracia, acuñado por un psiquiatra eugenésico llamado Asperger que ahora han quitado el síndrome o trastorno de Asperger del DSM-5 porque están queriendo desvincularse de eso. Pero después, Eugen Bleuler usas ese término también, otro eugenésico. Así que, tiene un nombre bastante controversial en sí mismo, la palabra en realidad significa “ser removido o estar lejos de la realidad.” Y tampoco creo que sea una valoración acertada. En otras palabras, ni siquiera describe la batalla del niño, la mayoría de los niños autistas ya sea que esté claro o no, están ahí, su alma está ahí, y yo diría que todos ellos están ahí. Sus cuerpos están limitando nuestro acceso para entender sus almas, especialmente cuando hay síntomas no-verbales ahí.


Así que, cuando vamos a la Biblia, inmediatamente tenemos esta idea de buscar la palabra “autismo” en la Escritura, y eso es cierto con muchas construcciones hechas por el hombre. No vamos a encontrar la palabra “Trinidad” en la Biblia, pero claramente, Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo son una realidad. Son verdad. Entonces vas a pasajes como 1 Samuel 21, cuando David pretende estar, lo que muchos traducen como, “demente”. Desafortunadamente; en el Salmo 34, también se traduce como “demente”. Esas son las únicas dos ocasiones, y las dos hacen referencia a esta situación con el Rey Aquis donde David fingió ser, y la palabra que se utiliza en realidad es mejor traducida. Y, de hecho, es siempre traducida como discernimiento o gusto. En otras palabras, pretendió carecer de discernimiento. Y el resultado fue muy interesante. Él hizo dos cosas, garabateaba repetitivamente en las puertas, la repetición es un síntoma habitual del autismo, y lo segundo es que saliva corría por su barba. Así que, había una falta de control motriz por la forma en la que enmarcó su comportamiento.


Esa palabra también es usada en otros pasajes como cuando en Job Dios quita el discernimiento a los ancianos y tienen lo que nosotros llamamos “demencia.” En otras palabras, hay un momento en que el cerebro batalla o se está deteriorando, la demencia es una enfermedad neurodegenerativa. Aunque yo creo que la demencia es realmente el proceso natural del cerebro deteriorándose. Esos son ejemplos válidos sobre problemas físicos. Lo que causa esos problemas varía. Pero esencialmente, la Escritura enseña sobre, ya sabes, estos son, una vez más, como es de esperarse la suficiencia de Cristo cubre cada posible escenario de la naturaleza humana. *Esa palabra también se usa para degustar. Ese es el otro uso donde se prueba, y por supuesto, en tiempos bíblicos, no tenían la comodidad que nosotros.* Si comías carne echada a perder, era muy probable que murieras, para que supieran como nosotros saborearíamos las palabras de alguien hablando.** Así que, cuando la Biblia habla acerca de esto, está hablando específicamente de, este es un niño que tiene claramente, lo que nosotros diríamos, la incapacidad de expresar su naturaleza moral. Pero no es que su naturaleza moral no esté ahí. Y creo que 1 Samuel 21 es la mejor forma de entenderlo.


Dale Johnson: Bien, aprecio la manera en la que nos estás ayudando a entender la dinámica en la que la Biblia habla acerca de nuestra experiencia humana e incluso reconoce la falta de funcionamiento en algunas formas, como lo vemos en el deterioro biológico, y la Biblia está consciente de eso. Dios está consciente de eso en términos de nuestra condición humana. Quiero decir, eso es un subproducto de la caída del hombre. El pecado del hombre, Pablo en 2 Corintios 4 habla acerca del cuerpo decayendo en diferentes aspectos. Y ciertamente, si fuéramos un ser holístico ya que el cuerpo decae, habría una carencia de funcionamiento en cierto nivel. Pero al final, lo que tenemos que entender es que ahí es donde se nos señala la esperanza escatológica en la Escritura, en el Nuevo Testamento, que anhelamos el día en el que ya no busquemos otra cosa que nos redima en cuerpo y alma; buscamos que Cristo lo lleve a cabo. Y esa es la esperanza que tenemos aquí incluso.


Entonces, pongámonos prácticos. Hemos hablado acerca del autismo, tratando de entender poco a poco, incluso en forma donde, en sabiduría, Dios habla acerca de este tipo de síntomas. Hablemos en términos prácticos acerca de la iglesia y cómo la iglesia puede ayudar a las familias con un hijo autista o con un hijo adulto que es autista. ¿Cuáles son algunas de las cosas que la iglesia puede hacer para realmente ayudar a las familias que están lidiando con esto?


Daniel Berger: Esa es una pregunta capciosa que ciertamente no nos dará tiempo de cubrir, pero pienso que en primer lugar sería, ya sabes, entender los síntomas de los que hablamos. Incluso en David, ninguno de esos son problemas morales. Así que no estamos hablando de que en otro constructo como el TDAH donde se le dice a un niño que permanezca sentado y el niño se sigue parando y corriendo a su alrededor, no hay una herramienta de diagnóstico moral si se quisiera. Todos estos son problemas amorales. Quisiera empezar con eso. Y realmente, con eso en mente, empezaría con el número uno, enseñar a los padres y a los miembros de la iglesia que hay una necesidad espiritual tanto como una necesidad física que necesita ser escuchada, y toca discernir de nuestra parte reconocer: ¿el niño necesita ser espiritualmente enseñado o discipulado? ¿O es algo que un terapeuta ocupacional o un médico necesita atender? Y animarlos a utilizar la terapia ocupacional, la repetición o lo que llamaríamos neuroplasticidad que incluso en la teoría secular en este momento. La neuroplasticidad es parte de lo que llaman autismo o parece serlo en lo que llamarían niños normales o desarrollo infantil normal. La neuroplasticidad está ahí. Y la teoría es que se ve obstaculizada y lo que estamos llamando autismo a través de varias cosas. El síndrome de alcoholismo fetal como ejemplo. El autismo es uno de los síntomas.


Otra cosa que diría es enseñar a los padres a entender que cosas físicas producen lo que nosotros llamamos autismo. Usualmente el autismo es un síntoma, no algo en sí mismo, pero incluso como lo he mencionado, animarlos a llevar terapia ocupacional. Una de las cosas que nuestra iglesia hace es que tenemos una clase en la escuela dominical donde enseñamos sobre necesidades especiales o discapacidades, y vamos respondiendo en Génesis. Hay muchas otras formas y métodos de enseñanza, pero queremos estar seguros de que entienden el evangelio. No sabemos lo que Dios está haciendo en sus corazones. Así que, somos muy conscientes, estamos compartiendo intencionadamente el evangelio cada semana y dejando que Dios haga Su obra. También ofrecemos un programa de descanso.


De hecho, estamos muy emocionados al respecto. He estado en nuestra iglesia cerca de un año, y estamos lanzando el programa en noviembre. Lo hemos estado planeando desde el día uno, y padres de familia también están muy emocionados. Muchas familias se quedan en el camino. La cosa número uno que escucho de familias con un niño autista es que se sienten aislados, excluidos o simplemente abandonados. Y como iglesia, tres cosas simples que podemos hacer es enseñar un punto de vista dualista-neurodiverso que enfatice la soberanía de Dios como en Salmo 139, este niño y todos los niños son asombrosa y maravillosamente hechos. Este no es un desorden que Dios de algún modo, fuera de Su orden, ha hecho un accidente o cometido un error. Eso es muy importante. No me canso de repetirlo. Ojalá tuviera más tiempo para poder expresar esto, pero realmente necesitamos estar a su lado. Si no sabemos qué más podemos hacer, solo acompaña y aprende, ayuda, da un respiro a estas familias y extiéndeles gracia. Sé las manos y los pies de Jesús.


Dale Johnson: Claro, pienso que esas son maneras increíbles en las que la iglesia puede intervenir y ayudar y ser realmente hospitalarios e incluso demostrar cuidado, amor y preocupación, y acercarse a la familia como opuesto a ser distante debido a la ignorancia de cosas que no sabemos o de las que tenemos miedo. Pienso que eso es muy importante. Ahora, como en muchos de los temas que platicaremos, el autismo no está exento de polémica, diferentes controversias rodean este constructo. Así que, Daniel, me gustaría que hablaras acerca de algunas de estas controversias y cómo pensar de ellas.


Daniel Berger: Sí, creo que la naturaleza histórica en sí misma es controversial, pero un artículo que recién salió en julio diciendo que en estimación uno de cada treinta niños tiene autismo. Es un incremento del cincuenta por ciento desde el 2017. Entonces, o estamos haciendo o consumiendo algo que está causando el autismo, o dónde se ha convertido en un diagnóstico tan laxo que, ya sabes, realmente hace que los que realmente caen en el espectro autista sean minimizados. Lo que lo hace controversial es que hablamos de un espectro. Estamos hablando acerca de por qué muchas personas ven un concepto fluido que no tiene principio ni final, por tanto, si un niño tiene problemas de comportamiento puede ser diagnosticado como autista. Y de nuevo, quiero ser muy cuidadoso y enfatizar que esto de verdad lastima a los niños que sí son autistas; no es útil. Que un niño sea etiquetado como autista tiene muchas ventajas, sobre todo cuando tiene problemas de comportamiento.


Entonces es controversial porque mucha gente ahora dice que su hijo es autista y buscan a un doctor que esté de acuerdo con ellos. Si el proceso sensorial es uno de los síntomas, que sí lo es, si un niño batalla para ver o para escuchar, ¿lo califica como autista? Si tiene discapacidades sociales, en otras palabras, si no tiene amigos, ¿lo califica como autista? Tenemos un constructo muy fluido, un espectro muy fluido. Y esa es una de las cosas que realmente hay que limitar. Me gusta decir que cuando ves autismo, quiero decir, cuando lo ves, lo sabes, y tenemos que ser muy, muy cuidadosos y discernir y no sólo agrupar todos los problemas de comportamiento en eso. Mencioné brevemente la historia. Asperger acuñó el término autismo, y luego Bleuler lo popularizó, Eugen Bleluer, y eso es controversial en sí mismo. Así que, hay muchas maneras en las que es controversial, así que espero que esto ayude un poco.


Dale Johnson: Sí, pienso que, pienso que al darnos algunas de los constructos, entender un poco acerca del autismo, incluso darnos algunas ayudas prácticas en las formas en las que la iglesia puede comprometerse y hacer el proceso menos aterrados para muchas familias, y ser capaces de ministrar a familias que tienen un hijo autista. Creo que esto es de mucha, mucha ayuda, y creo que es de mucha ayuda que se empiece a hablar de esto porque si permanecemos en la ignorancia, el miedo aumenta. Es por eso que necesitamos sofocar eso y comprometernos en el ministerio en la iglesia. Así que, gracias, Daniel. Valoro mucho tu tiempo.


Daniel Berger: Un placer.


 

Escucha la conversación en la versión original (inglés) en el Podcast TRUTH IN LOVE de ACBC. Da clic en la imagen


 

Sobre los participantes


Daniel Berger Él el pastor principal en la iglesia Faith Fellowship ubicada en Clarence, Nueva York. Es el fundador y director de Aletheia International Ministries (AIM)





Dale Johnson es Director de Programas de Consejería y Profesor Asociado de Consejería Bíblica en el Seminario Teológico Bautista Midwestern. Se desempeña como Director Ejecutivo de la Asociación de Consejeros Bíblicos Certificados.

2409 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page