top of page
  • Foto del escritorCCB

ACONSEJANDO A NO CREYENTES

Como consejeros bíblicos, ¿podemos aconsejar a no creyentes?



Platica entre Dale Johnson y Tim Pasma.


Dale Johnson: Esta semana en el podcast, tengo conmigo al Pastor Tim Pasma. Él ha ministrado, desde la primavera del 85, en la Iglesia Bautista LaRue en La Rue, Ohio. Está casado con Rebeca. Dios les ha bendecido con tres hijos y tres hijas, tres nueras y un yerno y 14 pequeños bien activos. El Pastor Tim tiene estudios en la Universidad de Cedarville y una Maestría del Seminario Teológico Gracia. Colabora con nosotros en la Asociación de Consejeros Bíblicos Certificados y está en la junta directiva de la ACBC. Frecuentemente da conferencia en todos los congresos de consejería bíblica para muchas organizaciones cristianas. Tim, estoy agradecido por tu vida, hermano.


Tim Pasma: Es un privilegio estar aquí.


Dale Johnson: Bueno, vamos a hablar sobre ¿qué hacemos con los no creyentes? ¿Cómo aconsejamos a no creyentes o incluso si podemos aconsejar a no creyente? Varias personas dicen que no puedes aconsejar a un no creyente, pero, ¿es verdad?


Tim Pasma: Sí, eso es verdad. Pero debes entender de qué hablamos en ese sentido. Cuándo estás aconsejando, tu aconsejas la Palabra de Dios y el Espíritu usa la Palabra para ayudar a la gente a cambiar. Sin embargo, ¿qué haces con las personas que no tienen el Espíritu de Dios? Ellos no pueden cambiar de manera significativa. Tú sabes que Jesús dijo que todo viene de dentro de nuestros corazones, todo lo que sale a la superficie viene de dentro. Si tú no tienes un corazón regenerado, esas cosas saldrán a flote.


Entonces, ¿cómo aconsejas a alguien o incluso podemos aconsejar a alguien que no está regenerado? Ellos no tienes recursos para reamente cambiar en la forma que Dios dice. Así que, en un sentido, nosotros decimos que no puedes aconsejar a los no creyentes. Ahora, un muchacho que amo y respeto, Jay Admas, fue el que en esencia dijo eso, él comentaba:

“así que la consejería se vuelve lo que llamaríamos pre-evangelismo o evangelismo, en sí, sí es evangelismo”.

Y yo creo que eso es correcto. Se convierte en un modo de evangelizar. Cuando decimos “no puedes aconsejar a no creyente” la gente dice, “ah okey, entonces qué hacemos, le damos un límite de tres semana y si no ha rendido su vida a Cristo para entonces, dejamos todo y les decimos que no podemos aconsejarles más”. No, obviamente no es lo que decimos, no te decimos que dejes de reunirte semanalmente como normalmente lo haces en el proceso de consejería. Aun debes verlo seguido y seguir el proceso normal. Pero lo que sí estamos diciendo es justo eso “no se puede aconsejar a un no creyente” pero no significa que ni siquiera lo intentarás.


Dale Johnson: Yo considera que es una aclaración muy necesaria porque hay personas que cuando se les dice que no pueden aconsejar a no creyentes, piensan que se les está diciendo que no deben interactuar con ellos en lo absoluto. Y ese no es el punto. Es de mucha ayuda hacer esa distinción pues lo que realmente importa es que si vamos a aconsejar bíblicamente a un no creyente, les estamos pidiendo hacer algo sin el poder del Espíritu. Básicamente les estamos pidiendo convertirse en Fariseos. Yo le llamo convertirse en un pecador más sofisticado. Eso no ayuda, de hecho, entenebrece nuestro corazón más y más. Creo que lo has remarcado bien y has aclarado que por supuesto que queremos encontrarnos con ellos y queremos mostrarles como lo que actualmente vivi encuadra con lo que Dios dice que es verdad. Es como si alguien que está caminando en oscuridad y no tiene esperanza y nosotros podemos llegar y hablar de la belleza de la esperanza de Cristo.


Ahora, movámonos más a un tema de estrategia, ¿qué puede ayudarte más cuando aconsejas a no creyentes?  


Tim Pasma: Esto es lo que me ayuda a entender cómo acercarme a un aconsejado no creyente. Es uno de mis versículos navideños favoritos, Mateo 1:21, las instrucciones que se le dan a José porque Jesús está por llegar, está por nacer. La Palabra dice “y le pondrás por nombre Jesús, porque Él salvará a Su pueblo de sus pecados”. Cuando me acerco con no creyentes, yo identifico que el problema es pecado, pero de manera inmediata se les apunta a Jesús y les dices “Jesús vino para tratar con tu enojo, para salvarte de tu enojo, para salvarte de todas estas cosas que traes a la mesa, él vino para que puedas terminar con todo eso, tú puedes crecer. No tienes por qué quedarte con esos pecados.” Así que esa es una parte de la consejería. La otra parte es, Jesús sabe lo que es el sufrimiento, así que si tengo a un no creyente que viene porque está sufriendo, su esposa lo ha dejado o quiere terminar la relación, yo puedo decirle “Jesús sabe lo que es el sufrimiento y Él es el que dice ‘vengan a mí y les daré descanso´. Puedo continuar diciéndoles este tipo de cosas conforme avanzamos.


Dale Johnson: Me encanta, yo creo que esto da el enfoque adecuado. Queremos abordarlo con esto en mente, ¿de qué le vale al hombre ganar el mundo entero si pierde su alma?  Debemos pensar en nuestra consejería con este hombre o mujer como un no creyente. ¿Será nuestro consejo adecuado para cuando ellos exhalen su último aliento y se presenten ante el Señor? Ellos pueden cambiar o mejorar su comportamiento, pero ¿qué han hecho ellos en relación a su mayor problema frente a un Dios Santo? Esto es de suma importancia y debe ser trabajado en estructura.


Ahora, ya hemos tocado el tema de cómo trabajarlo, amo la forma en la que lo describes porque es la razón por la que Jesús vino a la tierra y nosotros debemos llevar ese mensaje. Conforme hablamos de estrategia básica, ¿cómo es la que tú utilizas al aconsejar a no creyentes?


Tim Pasma: Siempre me gusta ponerlo en el contexto de tu relación con Dios. La razón por la que estos pecados son parte de tu vida es porque estás corrompido. Quiero mostrarles eso. Voy a decirles “esta es la razón por la que tú tienes estos problemas, no es solo el entorno, no es tu mamá o tu papá, no es tu esposa con la que estás batallando. Sino que es el hecho de que estás corrompido”. Y los aconsejados deben saber el origen de este problema. Tú conoces el origen, tú sabes la respuesta, yo quiero que ellos sepan el origen de esto. Quiero ayudarles a ver que el problema es que tienen un problema con Dios. Ellos necesitan ser reconciliados con Dios y al tener esa reconciliación, entonces ellos tendrán un Padre que les ayudará.


Déjame darte el ejemplo de algo que me pasó. Estoy sentado en mi oficina ahí en mi ciudad y un chico que conozco bastante bien, entra y está roto/quebrantado, él no es creyente y me dice “Mi esposa dice que lo nuestro acabó, voy a suicidarme, no puedo con esto”. Él es conductor de tráiler y empieza a hablar sobre estrellar su camión con un puente. Inmediatamente tú dices “Bueno, no hagas eso, no hagas esto”. Por esta ocasión lo llamaré Marcos. Recuerdo haberle dicho “Marcos, yo puedo sentarme aquí y decirte todo tipo de cosas para hacer. Puedo agarrar y darte una lista de técnicas infalibles para un buen matrimonio, algunas técnicas para ganar a tu esposa de regreso, realmente eso no te va a ayudar”. Dibujé un árbol en mi pizarrón y le puse un par de frutos y le dije “el problema pensamos que está allí, fruto podrido, pero de hecho el problema está aquí abajo, en las raíces, tienes que entender algo”. Le leí Romanos 3:10 hasta el final del capítulo. “No hay justo, ¡ni aun uno! Pero aquí está el problema, aquí mismo en las raíces, no puedo darte estos tips de matrimonio o técnicas, etc, porque de eso no se trata este problema, esto se trata de que estás en guerra contra Dios”. En este pasaje dice “La miseria marca sus caminos” Recuerdo haberle dicho “Eres miserable por la falta de relación con Dios. Así que debemos tratar con eso”. Quisiera decirte que en ese momento se convirtió al Señor… él se convirtió tiempo después. En resumen, así es más o menos como yo lo abordaría.


Dale Johnson: Mientras hablas de esto, me recuerdo de un pasaje bíblico que Randy Pattern usa frecuentemente: Proverbios 14:15 “Pero el camino de los malvados es difícil”. Lo que estamos haciendo es mostrarle a esta persona que por muy desastrosa que esté el momento, aun en la dificultad que está experimentando, realmente a pesar de todo eso, literal hace sentido con lo que la Escritura dice. El Señor dice que cuando escogemos nuestra vida lejos de Él, entonces nuestra vida será difícil. Ellos van a experimentar dolores del corazón y dificultades, realmente es lógico lo que viven. Estoy feliz de escuchar que Marcos vino a la fé. Eso da mucho ánimo. Es algo que vemos con frecuencia, ya que podemos hablar realmente de su insuficiencia en la vida y de la hermosa suficiencia de Cristo para ellos.


Vamos a hacer una distinción aquí, porque habrá quienes piensen que dijimos que no se puede aconsejar a los no creyentes, pero en la práctica se escuchó a que sí lo hacemos. Quiero hacer esta distinción en qué formas se parece este tipo de consejería a una consejería normal y en qué formas debería ser diferente. 


Tim Pasma: Mira, realmente es el mismo tipo de consejería en el sentido de que, aun se verán cada semana por tanto tiempo como él lo requiera, se hablará sobre el Señor y cómo Él es la respuesta. Hay tiempos en lo que yo decía “esto es lo que Dios dice, ve, hazlo y regresas”. Y recuerdo una pareja en particular que seguía regresando y decían “es que es imposible”, entonces yo les terminaba diciendo “saben qué, ¡necesitan un nuevo corazón!”. Debí haberles dicho eso cada semana seguramente. Necesitan un nuevo corazón. Si tú oras, si de verdad vas en serio con esto, pídeselo a Dios y Él te dará uno nuevo.


Es como una consejería normal en el sentido que se tratan, se conocen, hablan, aun hacen esto. Tú debes decirle el propósito de la consejería, que es glorificar a Dios. Yo claro que haré eso con un no creyente, nuestro objetivo es glorificar a Dios. Ahora, ellos deben entender que es imposible que ellos le traigan gloria a Dios sin Jesús, pero al menos el objetivo sigue siendo el mismo. La consejería bíblica es discipulado. Digo, el discipulado comienza con la conversión, todavía encaja dentro de ese paradigma. “Sabes, quiero que seas discípulo de Jesús, aquí es por donde se empieza”. Reconoce quién es Jesús y encomiéndate a Él, y así estarás en el camino del discipulado. En ese sentido, es lo mismo.


La diferencia en este tipo de consejería es que estaré hablando constantemente de Jesús, que los salvará de sus pecados. Constantemente voy a ser evangelista en mi enfoque. El evangelio tiene que ser con incrédulos y creyentes. Es la gracia de Dios la que motiva el crecimiento, así que eso también es lo mismo. Voy a abordarlo de una manera más evangelística y decirle: "Necesitas a Jesús antes de poder realmente tener una vida diferente, necesitas tener un principio de vida diferente en acción". En ese sentido, es diferente.


Dale Johnson: Sí, absolutamente, haré todo lo posible para intentar exponer todas las cosas que él ha estado esperando y mostrarlas como inadecuadas, ¿verdad? El aconsejado ha estado confiando en algo o en sí mismo o en algún método para conseguir lo que quiere. Voy a demostrarle, por su propia experiencia, que esas cosas son bastante inadecuadas y lo llamaré a asumir ese yugo, que el Señor dice que es ligero. El Señor dice: "Traerá descanso a su alma".


Tim esto ha sido de gran ayuda. Sé que será útil para nuestros consejeros. Estamos llamados por Cristo para enfrentarnos a la oscuridad que tenemos alrededor. Esta es una de las formas principales en las que podemos hacerlo. La consejería bíblica es increíblemente misional, así que no quiero que las Iglesias pierdan esa oportunidad. No aconsejamos de la misma manera, pero queremos involucrar a los incrédulos con la belleza del evangelio, sabiendo que el Señor transforma los corazones cuando las personas escuchan la Palabra, creen, confían y se arrepienten por fe.


Tim Pasma: Sí, y ver eso es una gran oportunidad para la evangelización. Estoy en un pueblo pequeño, soy el consejero. Recibimos muchas oportunidades de que los incrédulos vengan y es fantástico compartir el evangelio. Recuerdo haber resumido esto: “No hay justo, no, ni uno, excepto Jesús”. Recuerdo estar sentado allí y el aconsejado inclinándose sobre el escritorio y diciéndome: “Vaya, todos estamos en ese campo y nadie está en este campo. ¿Qué esperanza hay? ¡Qué oportunidad!"


Dale Johnson: Absolutamente, sé que será esclarecedor para nuestro pueblo, involucrarnos en un mundo perdido, tenemos la verdad del evangelio y atravesará la oscuridad. Gracias por tu tiempo hoy, Tim.



 

Sobre el Autor



Dale Johnson es Director Ejecutivo de la Asociación de Consejeros Bíblicos Certificados. También es el presentador habitual del podcast Truth in Love de la ACBC.




Tim Pasma ha ministrado en la Iglesia Bautista LaRue, en LaRue, Ohio, desde la primavera de 1985. Es miembro de la ACBC y de la Junta Directiva.



 

Traducido por: Adriana René


320 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page