• CCB

Ayudando a los matrimonios a deshacerse del pasado





En mis años como consejero, una de mis mayores frustraciones ha sido que las parejas casadas acudieran a mí después de probar otra consejería que no ayudó o, en algunos casos, empeoró las cosas. La pareja se muestra escéptica debido a la gran cantidad de tiempo y dinero que invirtieron con poco progreso para demostrarlo. Más preocupante aún es el hecho de que están cerca de perder la esperanza (Prov. 13:12).


Me pregunto, ¿cuántos matrimonios se han hundido en las rocas de un consejo no bíblico o incompleto? Las razones más obvias para el fracaso de la consejería matrimonial son la falta de enfoque en el evangelio, no abrir la Palabra de Dios para recibir dirección y no someterse al Espíritu para un cambio transformador. Pero incluso con un enfoque basado en la fe, podemos fallar a quienes vienen a buscar ayuda para sus matrimonios.


Los fracasos comunes tienen que ver con escuchar mal, lo que lleva a suposiciones erróneas, enfocarse en la resolución de problemas en lugar de cambiar el corazón, o tomar partido por uno de los cónyuges en lugar de ser un pacificador perspicaz. Un fracaso menos obvio, pero a menudo catastrófico, es descuidar volver a los lugares en los que estaban atrapados en el pasado para seguir adelante. En otras palabras, ignorar los problemas no resueltos del pasado que ensombrecen o distorsionan casi todos los conflictos, hacen que se ofendan fácilmente y crean patrones compensatorios o expectativas poco realistas. La conclusión es que todos traemos equipaje al matrimonio. Con suerte, algo de esto se aborda en la consejería prematrimonial, pero muchos pierden esta oportunidad de comenzar su matrimonio con el pie derecho.


Quiero compartir cinco lugares en los que la gente se atasca: cuestiones que, si no se abordan, pueden paralizar el progreso incluso en la mejor consejería.


1. Expectativas no satisfechas


En su libro, ¿Qué estabas esperando? Paul Tripp nos ayuda a ver que casi todos se casan con expectativas poco realistas. Es como si se supusiera que nuestro cónyuge curará todas las heridas y los vacíos de relación de nuestro pasado amándonos perfectamente. Idolatramos el matrimonio y sin darnos cuenta nos preparamos para una decepción tras otra. Esperamos que nuestro cónyuge cumpla nuestras esperanzas y sueños en lugar de dejar que Dios establezca la agenda para un matrimonio centrado en Cristo y que exalta a Dios. Las parejas se quedan atrapadas aquí todo el tiempo. No solo se mantienen como rehenes con necesidades sentidas, sino que tampoco ven cómo los problemas de la familia de origen, los patrones de pensamiento no bíblicos y los ídolos del corazón están chocando con el diseño de Dios para el matrimonio (Génesis 2: 23-25; Efesios 5: 22-33).


Es posible que tengamos que regresar y tratar de ayudarlos a ver que están estableciendo expectativas poco realistas sobre su cónyuge basadas en problemas no resueltos de su pasado. Otro punto de inflexión clave es ayudar a la pareja a apartar la vista de los pecados del otro y de los suyos propios (Mat. 7: 1-5). Finalmente, es nuestro trabajo restablecer sus expectativas en torno a las Escrituras (Efesios 5: 22-33; 1 Pedro 3: 1-7).


2. Pérdida no agraviada


Las expectativas no son lo único que debe desempacarse si te encuentras atorado en una consejería matrimonial. Considera el tema de la pérdida en la historia de vida de cada individuo: pérdida de un padre, pérdida de un interés amoroso antes de conocerse, pérdida de amigos, divorcio, aborto o aborto espontáneo, etc. Para la mayoría, la idea de duelo o lamentación parece extraña. Piensan: "Esa pérdida fue hace un tiempo; hemos superado eso". Es posible que no vean la conexión con el conflicto actual o el ciclo de heridas (Sal. 31: 9). Pero si tienes paciencia y les pides que dediquen un tiempo a reflexionar sobre su pérdida mientras estudian Salmos seleccionados, enseñándoles a lamentarse, probablemente verá más esperanza y resistencia al abordar los problemas actuales (Sal. 30:11). Recuérdeles que bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consuelo (Mat. 5: 4).


3. Pecados no confesados


Esto puede parecer más obvio, y la mayorÌa de los consejeros bíblicos son buenos para dar convicción al orgullo o la incredulidad. Pero, ¿cuál es el "pecado detrás del pecado"? ¿Cuál es la raíz del ciclo del pecado (Lucas 6:45)? A menudo encontrarás detrás de cosas como la pornografía o los arrebatos de ira, pecados más profundos de engaño o control. Ayude a los cónyuges a pasar de confesar malos frutos a abandonar los malos o los deseos desmesurados (Santiago 4: 1-12). Explique la diferencia entre la tristeza mundana y la piadosa (2 Cor. 7: 9-11). Descubrí que incluso cosas como el sexo antes del matrimonio podrían necesitar ser confesadas y perdonadas como parte de la construcción de la confianza años después. Ayúdelos a pedir y conceder perdón cuando se hayan cometido pecados unos contra otros (Col. 3:13). Puede encontrar patrones de pecado que tienen una larga historia, y es posible que otros también necesiten ser parte del proceso de reconciliación.


4. Ofensas no perdonadas


A veces, alguien se queda atrapado en una postura de víctima. La amargura, el resentimiento o los dolores de relleno pueden envenenar el alma. Si hay heridas u ofensas profundas en el pasado que no han sido perdonadas o sometidas a Dios, pueden causar una gran angustia en las relaciones (2 Cor. 2: 5-11). Es como si cada dolor regresara cuando se desencadena, y el ofensor, si se arrepiente, puede sentir que esté siendo rehén por la falta de perdón. Un cónyuge puede tener solo un poco de espacio para la gracia, solo un margen limitado, porque siempre están justo por debajo del punto de ebullición. Escuchará cosas en la consejería como "No sé por qué eso me dispara así" o "Sé que es desproporcionado, ¡pero paso de 0 a 90 en segundos!" Si siente que está atrapado en un ciclo de volatilidad emocional, mire hacia atrás en busca de falta de perdón y enséñeles cómo ponerse en una posición para perdonar y entregar al ofensor a Dios (1 P. 2:23). Si es posible, ayúdelos a reconciliarse si la otra parte está dispuesta a arrepentirse.


5. Conflicto no resuelto


El conflicto es inevitable en el matrimonio (Santiago 4: 1-3). Cuando la consejería matrimonial se atasca, a menudo se encuentran conflictos acumulativos sin resolver. Algunos matrimonios tienen más, otros tienen menos, pero un matrimonio sin conflicto suele ser un matrimonio que finge la paz. La verdadera pacificación es el arte de manejar los conflictos bíblicamente (Santiago 3:18). Significa hablar la verdad en amor (Efesios 4:15). Significa estar al día con nuestro cónyuge. Significa tener una relación profunda y duradera con Cristo que se enfoca en la misericordia y la gracia que estás recibiendo.


Mira hacia atrás para ver cómo se resolvió el conflicto en el pasado. ¿Qué se ha evitado, dejado sin terminar o solo abordado parcialmente? La mayoría de nosotros, cuando estamos molestos, tenemos el hábito de atacar a la persona, no al problema o reaccionar emocionalmente en lugar de responder bíblicamente. Por lo tanto, terminamos tratando de compensar las heridas del presente y ni siquiera llegamos a la raíz del problema que perpetúa el patrón de conflicto que se desencadenará con la próxima ofensa menor. No te quedes atascado desempacando la pelea (fruto) de la semana; en cambio, ayuda a las parejas a ver cómo lo que desean (raíz) es a menudo un patrón que se ha convertido en una demanda.

Preguntas para reflexionar

1. ¿Dudas en concentrarte en el pasado debido a un enfoque demasiado programático de la consejería?

2. ¿Haces el arduo trabajo de pasar de los problemas del fruto a los problemas de raíz que causan conflictos matrimoniales?

3. ¿Estás ayudando a los cónyuges a ver como el bagaje del pasado no tiene que limitar su futuro, sino que debe desempaquetarlo y entregarlo al Señor para que prospere el matrimonio?



Sobre el autor


Dr. Higbee es Director de Cuidado Pastoral del Colectivo de la Gran Comisión, un movimiento de plantación de iglesias con más de 100 iglesias en todo el mundo. También es el presidente y fundador de Twelve Stones Ministries en el condado de Brown, Indiana. Garrett es un consejero, maestro y capacitador experimentado con más de 30 años de experiencia. Se formó como psicólogo clínico con especialidad en consejería matrimonial y familiar, pero tuvo una conversión radical en 1992, que lo llevó a confiar en Cristo y Su Palabra para todo lo relacionado con la vida y la consejería. En la última década ha desarrollado un modelo de discipulado y cuidado del alma altamente eficaz basado en la iglesia que involucra a todos los creyentes según el capítulo 4 de Efesios. Está dedicado a ayudar a las iglesias a prosperar tanto en liderazgo como en una auténtica cultura de cuidado del alma. Garrett es miembro fundador de la junta de la Coalición de Consejería Bíblica y es un consultor solicitado, orador frecuente en conferencias y autor colaborador de varios libros de consejería cristiana. Le encanta equipar a los miembros y líderes de la iglesia mediante la realización de capacitaciones que van desde el discipulado intencional hasta el intensivo. Ha estado casado con Tammy durante más de 20 años y tienen tres hijos, Rachel, Zach y Sarah. Viven en Indianápolis, Indiana, donde recientemente comenzó Soul Care Consulting, un ministerio que ayuda a los líderes y sus iglesias a estar saludables y mantenerse saludables.



Traducido por: Zoar Carrillo / Mariana Robles

462 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
logo-ccb.png