• CCB

Cómo transformar los fracasos en oportunidades para mostrar el poder de Dios



En 2 de Corintios 1:8-9, Pablo nos da un vistazo a uno de los peores sufrimientos que tuvo en su vida. Quiere enseñarnos a responder a las circunstancias que nos suceden. Es una llamada de atención para dejar de confiar en nosotros mismos y depender en Aquel que hace levantar a los muertos; Aprender a depender de Dios es uno de los aspectos cruciales en nuestra relación con Él.


La anti-lección


Han habido tiempos en mi vida en donde he sentido el calor abrasador del sol (sufrimiento) con tal ferocidad que la tentación de maldecir el sol ha sido verdaderamente intensa (Job 2:9). Figurativamente hablando; maldecir el sol por ese calor tan intenso en tu vida tiene tanto sentido como un hombre parado en medio de un campo durante un día muy caluroso, gritándole a esa bola caliente.


Querer maldecir al sol simplemente aumenta el problema. El campesino que se siente abatido no puede cambiar el sol, así como uno no puede controlar todo ese calor en su propia vida. ¿Qué pasaría si tomas dos plantas y las pones una al lado de la otra debajo de esos fuertes rayos? La luz le llega igual a ambas plantas, solo que una no puede soportar ese calor y se marchita, mientras que la otra florece.


El punto que cambia nuestra perspectiva, es en donde fijamos nuestra mirada: en el sol o en las plantas. Una persona que está experimentando dificultades puede reaccionar con enojo o ansiedad, y ambas son como si se estuviera maldiciendo al sol. Por otro lado, puede haber un individuo que responde con gracia, humildad, paciencia y un deseo por aprender – dos personas con decepciones, pero con diferentes resultados. Aunque no siempre respondamos de la manera correcta en nuestras pruebas, es importante aprender a no dejar que esas malas reacciones se conviertan en hábitos. Hay una diferencia entre reacciones negativas que son esporádicas a un patrón que muestra respuestas pecaminosas.


Resistiendo la Culpa


Porque no queremos que ignoren, hermanos, acerca de nuestra aflicción sufrida en Asia. Porque fuimos abrumados sobremanera, más allá de nuestras fuerzas, de modo que hasta perdimos la esperanza de salir con vida. De hecho, dentro de nosotros mismos ya teníamos sentencia de muerte, a fin de que no confiáramos en nosotros mismos, sino en Dios que resucita a los muertos. (2 Cor. 1:8-9).


No te castigues por reaccionar mal ante la adversidad. Es una prueba que confirma tu humanidad. Generalmente hablamos de Pablo como un gran apóstol para los gentiles, pero cuando uno lee 2 de Corintios 1:8-9, vemos que su respuesta inicial no era para beneficio de sí mismo o sus relaciones. Así como tú y yo, debía aprender la lección después de reprobar el examen la primera vez.


No te hundas en un mar de autoflagelación por no ser lo suficientemente espiritual como esperabas ser para este punto. Muy frecuentemente, la tentación hace que veamos al pasado mientras nos sumergimos en culpa. Si eso aplica contigo, detente. Atrapa ese pensamiento y preséntalo ante la obediencia de Cristo. Reconoce tus limitantes antes de elevar tu opinión acerca de ti mismo, pensando que eres más de lo que en realidad eres.


El alma racional y humilde reconocerá sus fallas pero no se ahogará en ellas. Admitirá su inhabilidad, así como Pablo, y empezará a aplicar las lecciones aprendidas después de las pérdidas experimentadas. El primer paso del arrepentimiento es reconocer que has cometido errores y has pecado. Conforme esto sea evidente, aprópiatelo para luego hacer un plan y cambiar mientras resistes las tentaciones de aflicción mundana.


Sugerencias de Lectura

· La misteriosa interacción del Miedo, Enojo y Autosuficiencia.

· Mapa mental de un detallado estudio en autosuficiencia

· Ocho pasos para el cambio en ti



Pregunta para la reflexión

1. ¿Estás más tentado a sentir aflicción o gratitud cuando ves tus errores? ¿Qué dice tu respuesta acerca de ti y tu relación con Dios?

2. ¿Cuál es el problema (calor) en tu vida qué está revelando la verdad acerca de ti? ¿Qué contestaría al respecto un amigo cercano para describir tu situación?

3. Cuando las cosas no van como tú quieres; ¿cuál es tu reacción más común? ¿Necesitas cambiar algo? ¿Cuál es el plan específico para llevar a cabo esa transición?

4. ¿Hablarás con alguien sobre lo que está haciendo Dios en tu vida?


Rick Thomas ha estado capacitándose desde 1997 en la región norte de Carolina del Sur. Después de algunos años como consejero y pastor, fundó su organización de formación y capacitación – RickThomas.Net – para alentar y equipar a personas en la aplicación práctica del Evangelio en sus vidas.


Traducido por: Daniela Rojo / Mariana Robles

135 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS