• CCB

Carta abierta para los indiferentes a su pecado sexual


Querido amigo,

El sexo es como el fuego. Cuando se enciende en la chimenea, un buen fuego calienta e ilumina la habitación, aumentando la alegría y el compañerismo. Pero cuando el fuego se enciende en lugares equivocados, la casa se incendia. ¿Tu sexualidad se está encendiendo en los lugares equivocados? ¿Estás tratando el pecado sexual sin la debida importancia? ¿Cómo sabes cuando esto está sucediendo? Permíteme ofrecer algunas pruebas que pueden despertar tu conciencia.


¿Lo que estás haciendo está realmente mal?

Los males absolutos de la inmoralidad sexual no son difíciles de identificar. Nuestra cultura hace que el agua se enturbie y predica la doctrina de que el agua sucia es buena para beber. Pero la línea entre el amor y la lujuria es clara. Debemos tratar a otros seres humanos de una manera familiar. Nunca se sexualiza a una persona a la que estás llamado a tratar como tu hermano o hermana, tu madre o padre, tu hijo o hija. La sexualidad está reservada para el matrimonio. Debes proteger a otras personas, no codiciarlas. La inmoralidad consentida sigue siendo inmoralidad.


La línea entre el amor y la lujuria es clara.

¿Estás cautivado por el sexo?

Una indicación segura para darte cuenta de esto es que estás muy preocupado por el tema. Cuando algo toma demasiado tiempo en tu mente, cuando esos pensamientos te conducen, cuando puedes hacerlo y simplemente lo haces, no puedes evitar hacerlo, simplemente no puedes, entonces tienes un problema. Cada vez que el sexo se vuelve obsesivo, impulsivo o compulsivo, va por mal camino.


Debes proteger a otras personas, no codiciarlas.

¿Ocultas lo que estás haciendo?

Ocultar lo que estás haciendo y el tiempo que pasas haciéndolo es otro claro indicio. Lo incorrecto no ama la luz (a menos que se vuelva insolente y descarado). Nos escondemos cuando sabemos que algo está mal. Cuando creas un jardín secreto de cualquier tipo en tu vida, las cosas mutantes inevitablemente crecerán. Así que nos escondemos de los ojos de los demás, de los ojos de nuestra propia conciencia, y de los ojos de Dios.


La inmoralidad consentida sigue siendo inmoralidad.

¿Usas el sexo como refugio?

El aburrimiento, el estrés, la soledad y el dolor nos tientan a buscar un escape. ¿Tratas de huir de la incomodidad o enmascarar el dolor? Debemos mirar al dolor a los ojos, capturar esa experiencia, llevarla a nuestro Dios, pedir ayuda, encontrar refugio y luego hacer lo que se puede hacer de manera constructiva, sin importar cuán pequeñas sean nuestras fuerzas.


Cada vez que el sexo se vuelve obsesivo, impulsivo o compulsivo, va por mal camino.

Si estás despreocupado por tu pecado sexual, espero que mi lista despierte una sensación de malestar. El fuego está ardiendo fuera de la chimenea. ¿Algo no está bien con tu comportamiento sexual? ¡Eres un hijo de la luz, no camines en la oscuridad! El punto de vista de Dios es bueno, correcto y verdadero. Él te llama. Camina como un hijo de la luz, porque el fruto de la luz se encuentra en todo lo que es bueno, correcto y verdadero. El Dios que nos invita a lo que es bueno también nos advierte de lo que es malo. Puedes estar seguro de esto: todos los que son sexualmente inmorales no tienen herencia en el reino de Cristo y de Dios. No dejes que nadie te engañe con palabras vacías. Debido a estas cosas, la ira de Dios viene sobre los desobedientes. Esa es la esencia de Efesios 5:5-9:


Porque con certeza ustedes saben esto: que ningún inmoral, impuro, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Que nadie los engañe con palabras vanas, pues por causa de estas cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia. Por tanto, no sean partícipes con ellos; porque antes ustedes eran tinieblas, pero ahora son luz en el Señor; anden como hijos de luz. Porque el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad.


Toma esto en serio. No dejes que la presión del grupo o la cultura te engañen. Por la misericordia de Cristo, vivirás una vida más brillante, más amorosa y más fructífera.


Cuando creas un jardín secreto de cualquier tipo en tu vida, las cosas mutantes inevitablemente crecerán.

Entonces, ¿cómo cambiar? Hay muchas facetas de esta gran pregunta, pero te apuntaré a cuatro. En primer lugar, el punto de partida para el cambio es decir: "Lo que estoy haciendo está mal". Ese reconocimiento te llevará en la dirección correcta.


Pero Dios no solo te dice la dirección correcta. El segundo paso es darte cuenta y reconocer esto: "Necesito la misericordia de mi Padre. Necesito su amor y su perdón. Necesito su fuerza y ​​su ayuda". Reconocer tu error, te llevará a tener conciencia de que necesitas algo que solo Dios puede darte, algo que Él da libremente. Él se entrega a sí mismo en Jesucristo.


El Dios que nos invita a lo que es bueno también nos advierte de lo que es malo.

El tercer paso para cambiar es tomar acción sobre esto. El Señor te llama a buscarlo, a encontrarlo y a recibir lo que más necesitas. El Salmo 25:11 le da vida a esto:


Oh Señor, por amor de Tu nombre,

Perdona mi iniquidad, porque es grande.


Ponte al cuidado de tu Padre. Encuentra la gracia y ayuda fuera de ti. Busca, y encontrarás la misericordia que necesitas.


El cuarto paso no es realmente un paso, es un estilo de vida. Estás aprendiendo a salir de lo que erróneamente parece "bueno, correcto y verdadero". Esto tiene muchos aspectos diferentes que funcionan en nuestras vidas en diferentes momentos. Elige pasar tiempo con diferentes compañeros. Pon un software de filtro en tus dispositivos. Establece una responsabilidad real con alguien en quien confíes. Haz los cambios de estilo de vida que te alejen del camino en el que te metiste.


Jesús usa una imagen impresionante de cómo lidiar con nuestro propio pecado. Si tu mano te hace pecar, córtatela; si tu ojo te hace pecar, arráncalo. Él nos presenta una amputación radical del mal. Y, por supuesto, ninguna de estas batallas es única. Dios tiene la intención de trabajar en ti una determinación comprometida de tomar en serio lo que está mal, de necesitarlo, de buscar lo que es correcto. Esto es una pelea continua.


Esta es una de las cosas más útiles que escuché al principio de mi vida cristiana. Piensa en tu alma como una habitación. Cuando estás en pecado, esa habitación está llena de fuerzas oscuras, personas oscuras y oscuridad. Hay dos maneras de deshacerte de la oscuridad en tu alma. Una forma es expulsarlo, luchar contra él, resistirlo y rechazarlo. La otra forma es llenar la habitación de luz. A medida que tu vida se llena de personas mejores, mejores cosas que hacer y más razones para vivir en la luz, entonces hay menos espacio para la oscuridad.


En un mundo donde la luz se está apagando sobre los derechos y errores sexuales, tienes la oportunidad de encender las luces.

Jesucristo da un hermoso llamado. Él te invita a vivir una vida radical. Él desafía a las personas que piensan que está bien hacer lo incorrecto. Él desafía a las personas que piensan que han superado los valores culturales pasados ​​de moda. Él desafía a las personas que piensan que las suposiciones culturales actuales son buenas, correctas y verdaderas. No te vayas con la multitud. No te desvíes con la cultura. Vive a la luz del día, no en las sombras y la oscuridad.


Encontrar las misericordias de Cristo y aprender a caminar en su luz es valiente. Tiene un impacto en las personas que te rodean, pues tu vida manifiesta al Señor. Eso es más grande que cualquiera de nosotros. En un mundo donde la luz se está apagando sobre los derechos y errores sexuales, tienes la oportunidad de encender las luces.


David Powlison (MDiv, Westminster Theological Seminary) es profesor, consejero y director ejecutivo de Christian Counselling & Educational Foundation. También es editor principal del Journal of Biblical Counseling y autor de Seeing with New Eyes, Good & Angry, y Speaking Truth in Love.

logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS