• CCB

Una esperanza segura


Revisando el dilema de Antonio

En la publicación de ayer, te presenté a Antonio, un creyente profesante sentado en una celda de la cárcel. Sus pecados han resultado en muchas pérdidas en su vida: su matrimonio, familia y trabajo. Mientras se sienta en medio de esta oscuridad, se pregunta qué le queda, especialmente en su relación con Dios. Te pedí que te imaginases ser un capellán para Antonio. También sugerí que podría usar los temas del libro de Lamentaciones para ministrarle. En este blog, seguimos reflexionando sobre su caso utilizando Lamentaciones.


Antonio puede tener esperanza

Lamentaciones 3 ofrece una respuesta a la molesta pregunta de Antonio: "¿Por qué debería pensar que Dios me bendeciría?" Ya hemos visto que hay varias "voces" en Lamentaciones. La "voz" que escuchamos en Lamentaciones 3 es una víctima representativa de entre los residentes de Jerusalén que, colectivamente, han sufrido aislamiento y traición (1: 2, 16, 19, 21), inanición (1:11; 2:12; 4) 4-10), robo (1:10), violación (5:11), asesinato (2: 20-21) y exilio (2:18; 5: 2, 13). El dolor es tan grande que el hombre en Lamentaciones 3 debe pedir ayuda a su ofendido Dios (al igual que Jerusalén en 1:20 y 5: 1). Pero ¿sobre qué base puede hacerlo?


El hombre se acerca a Dios con una audacia que parece insoportablemente descarada para la mayoría de los espectadores. ¡El mismo Antonio sería uno de esos espectadores estupefactos! El hombre en Lamentaciones 3 sabe que no tiene capital con el cual negociar un trato por la misericordia de Dios. De esa manera, él es como Antonio. Sin embargo, el hombre en Lamentaciones 3 ve otro ángulo que le permite "esperanza contra esperanza". Apela al carácter de Dios como la base para acercarse a Él en busca de ayuda:


Recordar mi sufrimiento y no tener hogar

es tan amargo que no encuentro palabras.

Siempre tengo presente este terrible tiempo

mientras me lamento por mi pérdida.

No obstante, aún me atrevo a tener esperanza

cuando recuerdo lo siguiente:

¡El fiel amor del Señor nunca se acaba!

Sus misericordias jamás terminan.

Grande es su fidelidad;

sus misericordias son nuevas cada mañana.

Me digo: «El Señor es mi herencia,

por lo tanto, ¡esperaré en Él!».

(Lam. 3:19-24)


El hombre recuerda de la larga historia de Israel con Dios: fue un amor constante, misericordia (compasión) y fidelidad que Dios destacó cuando se dirigió a Moisés después del incidente del becerro de oro (Ex. 34: 6). Una vez más, después de haber experimentado la invasión babilónica a causa de su pecado, Jerusalén solo puede confiar en el amor, la misericordia y la fidelidad de Dios como base para la esperanza. Pero con eso como su fundamento para la esperanza, no puede perder.


Pues el Señor no abandona

a nadie para siempre.

Aunque trae dolor, también muestra compasión

debido a la grandeza de su amor inagotable.

Pues él no se complace en herir a la gente

o en causarles dolor.

(Lam. 3:31-33)


Mientras que el amor constante es fundamental para el carácter de Dios, la ira no lo es; "Él no se complace en herir”. Esta convicción llevó al hombre a alentar a sus vecinos a acercarse a Dios una vez más con corazones arrepentidos (3:40). Si fueras el capellán que atendía a Antonio, este sería el mismo tipo de estímulo que podrías ofrecerle. Sin embargo, podrías ofrecerle a Antonio un estímulo aún más seguro.


La esperanza de Antonio está segura en Cristo

La gente de Jerusalén sabía sobre el carácter de Dios, pero al momento de escribir Lamentaciones, todavía no habían experimentado una liberación de su sufrimiento. Por lo tanto, el libro termina con una apelación dirigida a Dios (Lam. 5:19-22). Pero sabemos cómo Dios finalmente demostró su amor salvador sin reservas y sin medida. Sabemos que las misericordias de Dios son nuevas cada mañana porque Jesús, nuestro Salvador resucitado, es la brillante estrella de la mañana (Ap. 22:16). Él es la luz que aclara cómo Dios nuestro Juez también puede ser nuestro Padre. La vergüenza y las pérdidas de Antonio han empañado su percepción de esta realidad. Pero puedes usar la Palabra de Dios para recordarle a Antonio que ni siquiera su pecado puede eclipsar el amor de Dios por él en Cristo Jesús (vea Romanos 8: 1-39). ¡Recuérdale a Antonio que donde abunda el pecado, la gracia de Dios abunda aún más (Romanos 5:20)!


Pregunta para la reflexión

¿Cómo desarrollarías aún más la esperanza de Antonio en Cristo?


Jeff Forrey, Ph.D., actualmente es el escritor principal de Church Initiative, un ministerio de desarrollo de currículo en Wake Forest, Carolina del Norte. Anteriormente, fue consejero bíblico en St. Louis, Cape Girardeau y los suburbios de Chicago.


Traducido por: Miguel Linares

logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS