• CCB

¿Casarse teniendo hijos?


El noviazgo debe ser un tiempo serio de planificación y preparación para la vida matrimonial. Lo que a menudo encontramos es que una vez que se desliza ese hermoso anillo de compromiso en su dedo, la planificación de la boda empieza y muy rápidamente "LA BODA" se convierte en un tren en rápido movimiento que la pareja no puede parar.


Una realidad de nuestra generación es que el 40% de las parejas casadas con hijos en los Estados Unidos son parejas de paso, y al menos uno de los dos tuvo un hijo de una relación previa antes del matrimonio. Cuando los niños se mezclan en el nuevo matrimonio, nuestra precaución es desalentar la prisa, dejar de lado la planificación de un argumento de boda enorme o pulido, y en su lugar tomar el tiempo que es necesario para determinar si este matrimonio es una buena idea en primer lugar.


No puedo enfatizar lo suficiente acerca de que la consejería prematrimonial es absolutamente crítica para todos aquellos que desean casarse, y especialmente cuando hay niños involucrados. De hecho, cuando los niños serán parte del nuevo matrimonio, recomiendo que la pareja considere la consejería antes de involucrarse en el noviazgo. Esto ayudará a la nueva familia a comenzar con una base sólida. Muchas parejas con familias mezcladas que llegan a nuestra oficina de consejería desean haber tomado el tiempo necesario para obtener consejería prematrimonial.


Hay varias cuestiones que deben abordarse cuando personas con hijos deciden casarse y unirse a sus nuevas familias. Usted no será capaz de abordar cada problema o situación, pero sin duda verá los evidentes.


Las familias mezcladas son únicas en muchos aspectos. Toma en promedio 2-3 años antes de que esta nueva “asociación” opere o se sienta como una familia. Los temas cubiertos en la consejería prematrimonial ayudarán a mantener las expectativas razonables entre los niños y el nuevo cónyuge. Ambos adultos aprenden a apoyarse mutuamente en la crianza de los hijos y la disciplina para que los niños no sean capaces de conducir una palanca entre ellos.


Las expectativas que la feliz pareja tiene al ir al nuevo matrimonio por lo general se romperán con bastante rapidez y será reemplazada con algunas realidades incómodas e incluso infelices. El proceso de consejería prematrimonial ayudará a la pareja a entender y aceptar que mientras ellos están muy felices, el nuevo matrimonio es generalmente una pérdida para los niños. El nuevo matrimonio termina el sueño del niño de la reconciliación de los padres. Muchos niños se aferran secretamente a la esperanza de que mamá y papá volverán a estar juntos.


Cuando un solo padre se casa, el niño puede experimentar una sensación de pérdida porque el padre ahora debe ser compartido con otra persona y, en algunos casos, compartido con muchas otras personas. Si el nuevo padre viene con sus propios hijos, esto puede agregar capas de pérdida desde la perspectiva del niño.


En la consejería prematrimonial, la pareja aprenderá cómo ministrar a los niños y cómo ayudarles a entender que el nuevo matrimonio es el comienzo de otra relación para ellos, una relación adicional para ellos. Es crítico que los niños sean conscientes de que aunque no tengan nunca unida a su familia original, el Señor les ha permitido tener más gente para amarlos, apoyarlos y cuidarlos.


También es una buena idea traer a los niños al proceso de consejería para que la pareja oiga lo que están experimentando y para aprender cómo abordar bíblicamente cualquier pérdida que sus hijos estén experimentando. Por ejemplo, una discusión de Hebreos 4:14-16 puede ayudar a un niño a entender que Jesús entiende su dolor y sus pruebas. ¡Usted puede recordarle que Jesús era parte de una familia mezclada!


Padrastros y madrastras sabios afirmarán el papel que el padre biológico tiene en la vida del niño (cuando es posible). La consejería prematrimonial ayudará a asegurar al niño que no hay ninguna intención de obstruir esa relación con el padre biológico (cuando sea posible).


Para los niños que tienen miedo de este nuevo matrimonio y sobre si la nueva familia durará, la consejería familiar prematrimonial les enseñará sobre el matrimonio y la familia desde una perspectiva de pacto. Los niños pueden necesitar recordatorios de que padres y padrastros desean honrar y glorificar a Dios en su matrimonio, lo que significa que trabajarán en él, incluso cuando sea difícil. Esto da a los niños garantías de que los padres no van a renunciar a hacer que todo funcione.


Usted debe recordar a todos que las nuevas relaciones se desarrollarán con el tiempo. Ayúdelos a desarrollar hábitos de orar por el nuevo matrimonio, orar por los niños, e involucrar a los niños en la oración, ya que juntos forman una nueva unidad familiar.

Una familia mezclada puede ser una gran familia, pero se necesita mucho trabajo y dedicación. Se necesita mucha gracia y comprensión, porque este es un viaje para todos.


Julie Ganschow (MABC) es fundadora y directora del Reigning Grace Counseling Center. Es autora de numerosos libros y materiales relacionados con consejería para consejeros y para aquellos que buscan educación en consejería bíblica. Ella es una consejera bíblica certificada (ACBC, IABC) y miembro de la Junta del Consejo de BCC.

logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS