• CCB

Consejos sobre crianza de hijos adolescentes


He tenido el privilegio de pasar los últimos 15 años trabajando como maestra de música y consejera de crisis para adolescentes. Los siguientes seis consejos representan un puñado de lecciones que he aprendido en el camino. Si usted es padre de un adolescente o pre-adolescente, le ruego que encuentre esto útil.


1. Sea relacional, pero no su mejor amigo.

La crianza de dos niños menores de tres años es físicamente agotador. No recuerdo la última vez que me sentí realmente descansada. De hecho, uno de mis dilemas cotidianos es averiguar cuándo puedo ducharme mientras mantengo a mis niños pendencieros seguros de algún daño. Pero sé que todo esto cambia cuando los niños crecen: el desgaste emocional anula el desgaste físico, a lo que cualquier padre de adolescentes puede dar fe.


Una cosa es clara: Dios nos ha creado como seres relacionales, lo que significa que no importa el temperamento de sus hijos, ellos quieren que usted los conozca. No hay un estudiante con el que me haya reunido en la última década que no desee profundamente una relación sana con sus padres. Pero los años adolescentes son duros. A lo largo de los años en la escuela secundaria, los estudiantes están pasando de la infancia a la edad adulta. Al mismo tiempo, las hormonas están furiosas y fluctuantes, y la corteza prefrontal del cerebro (responsable de la gestión del tiempo, el buen juicio, la organización, el control de los impulsos, la fijación de objetivos, y una comprensión de las consecuencias a largo plazo), todavía están en desarrollo. Además, tanto los padres como los adolescentes navegan a la vez por nuevas aguas y nuevos roles.


Aplique principios básicos de consejería en la crianza de sus hijos durante estos años. Debe hacer muchas preguntas, pero también estudiar el lenguaje corporal y el estado de ánimo (recuerde las hormonas furiosas), y darse cuenta de que a veces simplemente estar presentes y escucharles son todo lo que se requiere, mientras que en otras ocasiones encontrará oportunidades de oro para la conversación.


¿Cuándo es que su hijo parece más interesado en conversar? Observe los patrones y cree espacios para esos momentos si es posible. Por ejemplo, si a su hijo le gusta conversar más por la noche que en el viaje a casa desde la escuela, haga un punto para empezar a hacer galletas de chispas de chocolate justo en ese horario. En la adolescencia, tus hijos te necesitan más que nunca, ya sea que lo comuniquen o no, y necesitan que estés allí cuando estén listos para hablar. Cuando abran su corazón, asegúrese de escuchar, observar y esperar. Ellos no quieren que usted los trate como su mejor amigo; ellos necesitan que usted sea su padre. Sin embargo, necesitan un tipo diferente de padre que cuando tenían 10 años de edad. Vaya de cacería de la tolerancia en sus vidas y cerciórese de que usted esté animando y estimulando mucho más que molestando y que recordando sus errores cada día. En resumen, ore constantemente por sabiduría acerca de cuándo dejarlos fallar, dejar sus problemas sin fijarse a detalle, cuando confrontar, o simplemente cuando orar pacientemente a medida que los prepara lentamente para dejar el nido.


2. Asegúrese de que su amor también comunica placer.

Todos conocemos el sorprendente contraste entre el deber y el deleite. Los adolescentes suelen saber en el fondo que usted los ama, pero asegúrese de que también saben que disfruta de ellos. Ya sea que vayan al supermercado o hagan la cena, comunique cuánto disfruta estar en su presencia. Una manera primordial de lograr esto es entrar plenamente en sus pasatiempos, intereses y lo que les encanta. Ya sea que se trate de fotografía, juegos, paseos a caballo, o de hornear, cautívese con lo que ellos aman. Las mejores relaciones se desarrollan y florecen en las actividades mutuamente disfrutadas. Aprenda, disfrute y tengan tiempos de calidad junto a ellos, lo cual creará un fuerte vínculo que podría sorprenderle.


3. Entiendan que la tecnología realmente cambia todo.

La tecnología ha impulsado dramáticamente el tiempo hacia adelante. Vemos la cultura cambiando a un ritmo más rápido que nunca. Los padres tienen buenos recuerdos de la escuela secundaria y naturalmente desean que sus hijos tengan las mismas experiencias maravillosas. Sin embargo, sus recuerdos de deportes, comité estudiantil, citas o juegos de fútbol son más diferentes a los de su hijo de lo que probablemente podría imaginar.


El mero hecho de que los teléfonos inteligentes, correo electrónico e Internet no existieran durante su infancia cambia radicalmente las cosas. Cuando uno de mis amigos quería hablar conmigo, él o ella llamaban a mi casa en la línea fija. Mis padres podían agarrar el teléfono en cualquier momento y escuchar, y aparte de la interacción cara a cara y cartas escritas a mano, era la única manera de interactuar con mis compañeros.


Avance rápido a 2019 y los estudiantes pueden interactuar en sus pantallas a través de Facebook, Instagram, WhatsApp y Yik Yak simultáneamente y todo en la intimidad de sus propios dormitorios en la noche mientras sus padres duermen. Deje su mente caminar sobre la gran cantidad de efectos de la tecnología para tener una mejor comprensión del mundo de su adolescente. Es mucho más difícil para un chico hablar con sus padres sobre sexting(envío de mensajes con contenido sexual) o cyberstalking(acoso online) si es que ellos no tienen ni siquiera una comprensión básica de cómo funciona la tecnología. Busque agresivamente aprender y entender las aplicaciones, modos de comunicación y sus montañas de tentaciones, y comprenderán mejor el mundo a través de los ojos de su adolescente. Además, a medida que empiece a entender cómo está la tecnología omnipresente en sus vidas, puede comenzar a ayudarles en aprender una administración saludable, que los llevará a través de la universidad y más allá con esperanza. Ya sea que especifique un horario nocturno en el que su hijo (a) use su dispositivo móvil o que monitoree su uso a través de Covenant Eyes o algún otro programa de protección, los adolescentes necesitan su ayuda para navegar los desafíos que enfrentan como resultado de la tecnología, (Recuerde la corteza pre-frontal no desarrollada).


La tecnología está aquí para quedarse e invade el mundo de su adolescente a cada paso. Retirarlo o prevenir el uso no es una opción a largo plazo. Aprenda y ayude a su hijo a construir la base de usar la tecnología para bien y no para mal.


4. Espere el fracaso junto con el éxito.

Los adolescentes quieren saber que sus padres son sus mayores admiradores y que creen que pueden "alcanzar las estrellas". Pero es igualmente importante que los vean activamente por lo que son: seres humanos que viven en un mundo caído, al igual que usted. Si Dios quiere, ellos dejarán el mundo como un lugar mejor, pero también tomarán algunas malas decisiones y errores a lo largo del camino. Seguro fracasaran, y espere que fracasen. Evite una mentalidad de padre helicóptero que siempre se precipita para salvar el día. La mayoría del éxito es el resultado de aprender de los errores del pasado. Además, al esperar que luchen, no olviden que esto incluye el pecado. No actúe sorprendido por el pecado, no importa lo dañino o inofensivo que nuestra cultura lo haya etiquetado, pero no lo excuse tampoco.


El obstáculo más grande ante la disposición de un adolescente a compartir sus luchas es el padre que actúa incómodo o mortificado con lo que él o ella comparte. Comience a invitar a su hijo a su propio mundo de luchas, y enséñele por qué tan desesperadamente quiere que eviten el pecado, porque sabes que finalmente los destruirá. Hágales saber que usted entiende lo difícil que es y que usted está allí con ellos en la lucha todos los días.


5. Muéstrenle que se preocupan por ellos, pero también se preocupan por otras cosas.

No hay nada como conocer que alguien estará allí para usted sin importa qué. La simple comprensión de que un padre saldrá de una reunión importante en el trabajo o cancelará una noche con los amigos porque su hijo está en necesidad, comunica insuperablemente el amor y proporciona seguridad a ese adolescente.


Sin embargo, su adolescente está creciendo más y más independiente, y sabe cuándo se han convertido en su mundo entero. Pueden darse cuenta si no hay nada que alimente su emoción, su creatividad y su propósito en la vida aparte de ellos y esto trae su propio conjunto de presiones y vicios. Explore las pasiones que Dios le ha dado a usted, cuide de su propio bienestar, busque al Señor sin quien no puede servir y ministrar efectivamente.


6. Confíe en que los planes de Dios en última instancia eclipsan tus sueños.

Acabo de empezar el viaje de crianza de los hijos y ya conozco la desgarradora realidad de que el dolor de mi hijo es diez veces mi dolor. Usted ama a sus hijos más que nada en el mundo, e incluso daría su vida por ellos si es necesario. Sin embargo, buenos padres no garantizan buenos niños. A pesar de todo lo que vierte en sus hijos con amor, oración y oportunidad, todavía ellos pueden echar todo por la borda. Aun así, persevera en amar, orar y confiar en que Dios los ama aún más que tú.


Como mi pastor, Mark Dever, a menudo dice, "Donde hay vida, hay esperanza." Pueden graduarse de la escuela secundaria y encontrarse atrincherados en el pecado, pero su historia no ha terminado todavía. Sea fiel amando y cuidando de ellos hoy, y confíe en que el Señor escribirá una historia mejor para su hijo de lo que jamás usted podría imaginar.


ESCRITO POR:


LEIA JOSEPH




TRADUCIDO POR: MIGUEL LINARES

logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS