• CCB

Dejando un legado


Vivir y dejar un legado

El mes pasado, la Coalición de Consejería Bíblica organizó nuestra Cumbre Anual de Liderazgo en Roma, GA, y tuvimos la bendición de contar con la presencia de Joni Eareckson Tada, su esposo Ken y un equipo de Joni & Friends. En nuestro tiempo juntos, consideramos la relación importante entre la consejería bíblica y el ministerio de la discapacidad. Este blog es un reflejo de ese tiempo juntos.


Un legado es una vida que vale la pena imitar

Joni ha vivido los últimos 50 años de su vida aparentemente limitada por una lesión debilitante de la médula espinal. Un accidente de buceo a la edad de 17 años la dejó con cuadriplejia, lo que ha resultado en otras discapacidades múltiples e incluso terciarias en el transcurso de 50 años. Además de eso, ella ha luchado contra el cáncer y muchos años de dolor crónico. Si bien estas dificultades y sufrimientos son reales, no son lo que define a Joni. Aquellos que han sido bendecidos por conocerla (y realmente a cualquiera que sepa su nombre) todos saben que Joni se define por quién es ella en Cristo. Alegres y semejantes a Cristo son las palabras que vienen a la mente al pensar en esta querida hermana en la fe. Joni es un legado vivo y ella está dejando un legado.


El legado es un término muy usado en estos días, pero a lo que realmente se reduce es a vivir una vida que vale la pena imitar. Todos deberíamos esforzarnos por vivir de una manera que podamos decir, como lo hizo el apóstol Pablo: "Sed imitadores de mí, así como yo también lo soy de Cristo" (1 Corintios 11: 1). Joni Eareckson Tada ciertamente ha vivido una de esas vidas.


Los legados se construyen a partir de una vida de elecciones

Si alguna vez visitas un antiguo monumento, notarás que ninguna de esas estructuras masivas está construida con un solo ladrillo. Se trate de las Grandes Pirámides, el Coliseo Romano o el Monte del Templo, cada una de estas impresionantes estructuras está construida con una multitud de piedras o ladrillos que se entrelazan y construyen uno sobre el otro. Nuestros legados se construyen de manera similar por las elecciones que hacemos. Algunas de estas opciones serán grandes: seguir a Cristo, el matrimonio, la carrera, etc. Otras opciones parecerán menos importantes: qué comer para el desayuno, si castigo a mi hijo por ese acto desobediente o lo dejo pasar. Cada elección que hagamos, ya sea grande o pequeña, también variará en su calidad. La calidad del ladrillo tendido dependerá de si la elección se hizo con la motivación de agradar al Señor u otro dios.


Cuando Joni se rompió el cuello se enfrentó a meses de depresión alimentada por la ira, la autocompasión, las dudas dirigidas a Dios y su bondad, y sus marcados pensamientos de suicidio. Joni podría haber elegido ceder a esa depresión; desperdiciar su vida, revolcándose en la miseria. En cambio, por la gracia de Dios, ella eligió vivir una vida digna de ser vivida y que vale la pena imitar. Algunas de esas elecciones fueron muy grandes: no quitarse la vida, casarse con Ken Tada, fundar Joni & Friends. Otras parecen menos importantes: ir a trabajar a pesar de que duele ser conducida por la autopista 101, confesar un arrebato pecaminoso hacia su esposo y buscar el perdón y la reconciliación. Pero cada elección hecha para agradar a Dios se ha sumado a una vida edificada para la gloria de Dios (1 Corintios 10:31, 2 Corintios 5: 9) y una vida que ha alcanzado incontables millones con el evangelio y el amor de Cristo.


Los legados no se construyen solos

Joni & Friends es un apodo perfecto para un ministerio fundado y dirigido por Joni porque refleja la vida y el legado que ella está viviendo. El cuerpo de Cristo está formado por muchos miembros, todos trabajando juntos, y cada vez que una parte intenta funcionar por sí sola, fracasa. Nadie es verdaderamente independiente, pero aquellos que tratan de vivir como si lo fueran no logran la independencia, solo el aislamiento.


Joni, por la naturaleza misma de su discapacidad, es dependiente. Cada aspecto de la vida de Joni es reforzado y apoyado por otros. Incluso una tarea simple, como aclarar su garganta, requiere la ayuda de su esposo presionando su diafragma para expulsar el aire a través de sus debilitados pulmones. Ella tiene un equipo de damas que la ayudan a cumplir las tareas cotidianas de la vida que la mayoría de nosotros ni siquiera nos damos cuenta que hacemos. Ella acredita su creciente fe a muchos amigos que el Señor solía señalarle a sí misma en los primeros años de su discapacidad. Amigos que no la alentarían a suicidarse, sino que cantarían dulces salmos, himnos y cánticos espirituales (Col. 3:16) con ella para levantar sus ojos al cielo. Amigos como Steve Estes, quien abrió la Palabra de Dios para encontrar respuestas a las muchas preguntas difíciles y desafiantes con las que estaba luchando después de su accidente. Pero su dependencia no es un obstáculo; es un multiplicador de fuerza.


Nadie es verdaderamente independiente, pero aquellos que tratan de vivir como si lo fueran no logran la independencia, solo el aislamiento.

Cuantas más personas involucremos en nuestras vidas, más podremos construir nuestro legado. Nos encontraremos con más personas que viven vidas que vale la pena imitar y viviremos nuestras vidas ante más personas que pueden imitarnos mientras imitamos a Cristo.


Los legados son grandes logros para Dios

La mayoría de nosotros nunca tendrá un ministerio internacional que lleve nuestros nombres, pero eso no significa que no podamos dejar un legado. El capítulo once de Hebreos a menudo se conoce como el "Salón de la fe". Está lleno de nombres como Moisés, Abraham, David, Sansón y muchas otras personas famosas. ¿Alguna vez se han dado cuenta de que los versículos 35-40 relatan la fe de muchas personas anónimas cuyas vidas tuvieron influencia eterna y cuyos actos están registrados en la eterna Palabra de Dios? Si sigues a Cristo y tomas diariamente decisiones para servir a Dios en lugar de al mundo o al yo, entonces tú también vivirás una vida que vale la pena imitar. Cuando te rodeas de personas a las que sirves y te ministran, entonces tu vida tendrá un significado eterno. Aprenderás de personas que imitan a Cristo y ejemplificarás a Cristo a los demás. Vivirás y dejarás un legado.


Cuantas más personas involucremos en nuestras vidas, más podremos construir nuestro legado.

Preguntas para la reflexión

¿A quién tienes en tu vida que sigue a Cristo y que vale la pena imitar? ¿Quién está en tu vida que se beneficiará si sigue tu ejemplo? ¿Qué decisiones tienes que tomar hoy y en el futuro cercano? ¿Cómo tomará esas decisiones de una manera que construya tu legado en lugar de derribarlo?


Curtis Solomon es el Director de la Coalición de Consejería Bíblica. Él y su familia se mudaron recientemente a Louisville, KY, de California, para dirigir este ministerio. Él está completando un Ph.D. en Consejería Bíblica.

logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS