top of page
  • Foto del escritorCreativos Horizonte

Dios te escucha



Salmos, Oración, Personas En Necesidad De Cuidado


Una de las cosas que me encanta de la consejería es que puedo escuchar las

historias de las personas. Y cuando escucho estas historias, siempre recuerdo lo

dura que es la vida. Todo el mundo tiene algo difícil por lo que están pasando.

Alguien puede tener lo que parece ser una vida fácil, pero en realidad se enfrenta a

enormes obstáculos y desafíos. Y cuando estamos en una relación de consejería,

podemos escuchar los detalles de esas luchas. Realmente me encanta eso de la

consejería.


Lo que hace que la consejería bíblica sea tan especial es que después de escuchar

los detalles específicos de la vida de alguien, podemos llevar esos desafíos a

nuestro Padre Celestial en oración. Y oramos con confianza porque sabemos que Él

nos ama y nos escucha. Y debido a que Él nos escucha, nuestro amor por Él crece.


Considera cómo se expresa esto en el Salmo 116:1-2:


“Amo al SEÑOR, porque oye

mi voz y mis súplicas.

Porque a mí ha inclinado su oído;

por tanto le invocaré mientras yo viva.”


Tu Padre Celestial escucha tu voz


El Salmo 116 es muy conmovedor. Una de las razones por las que este salmo es

tan conmovedor es por lo personal que es: Dios me escuchó. Por supuesto, es

maravillosamente cierto que Dios escucha las oraciones de todos los que le oran en

todo el mundo. Cómo puede dar a todas las personas una atención tan

individualizada es sorprendente y sólo es posible gracias a Su poder soberano y

conocimiento omnisciente. Dios escucha todas las oraciones de su gran pueblo.

Pero este salmo celebra la individualidad de la escucha de Dios. Él escucha tus

oraciones.


Y si seguimos leyendo, vemos que en el versículo 5, tu necesidad llama a Su

carácter. Tu necesidad de misericordia (v. 1) se conecta con Su corazón

misericordioso (v. 5). Él te escucha porque es compasivo. Él te muestra misericordia

porque es misericordioso.


Esto puede parecer tremendamente obvio, pero vale la pena enfatizarlo. Quizás

podría ayudar si lo explico así: Dios nos escucha no porque seamos buenos orando

sino porque Él es misericordioso. Dios nos escucha no porque seamos buenos

articulando nuestras oraciones sino porque Él nos ama y se deleita en mostrarnos

misericordia.


En el versículo 2 leemos: “Porque a mí ha inclinado su oído”. ¿Alguna vez has

tenido que inclinar tu oído hacia alguien? ¿Por qué lo haces? Generalmente porque

no son lo suficientemente articulados o no están hablando lo suficientemente fuerte.

Realmente no puedes entender lo que dicen, por lo que debes acercarte a ellos y

esforzarte por escucharlos. Giras tu oído hacia ellos para prestarles toda tu

atención.


Eso es lo que tu Padre celestial hace contigo. Incluso cuando nuestras oraciones

son débiles, murmuradas y gemidas, Dios nos escucha. Me encanta cómo

Spurgeon explicó este versículo: “A veces, cuando el salmista alzaba la voz, su

expresión era tan entrecortada y dolorosa que apenas se atrevía a llamarla oración;

Le fallaron las palabras y sólo pudo producir un gemido, pero el Señor escuchó su

voz de gemido.”


Dios vuelve su oído hacia ti y te tiende la mano con compasión.


Considera una ilustración que nos ayuda a comprender lo que nos enseña el Salmo

116. Imagina ver a una niña pequeña, quizás de 5 o 6 años, que parece perdida y

se siente asustada y angustiada. La notas parada de brazos cruzados en un centro

comercial; sus ojos están llenos de lágrimas y le tiemblan las manos. Mirando a tu

alrededor, no ves a ningún adulto que parezca ser sus padres o tutores, así que te

acercas gentilmente y le preguntas si está bien. Pero ella está tan angustiada que

no puede darte una respuesta. Dices: "¿Qué pasa?" Pero ella simplemente

murmura una respuesta apenas audible mientras las lágrimas corren por sus

mejillas. ¿Qué harías? ¿Dirías: Bueno, le pregunté, pero ella es tan mala explicando

su situación que no voy a ayudarla? No claro que no. ¿Qué harías si vieras a una

niña pequeña abrumada por el dolor y la angustia? Te arrodillarías, harías contacto

visual y le asegurarías que la ayudarías. Te pondrías en contacto con la dirección

del centro comercial y empezarías a hacer un plan. Y después de consolarla y

ayudarla, eventualmente podrá encontrar las palabras que necesita para expresar

su problema.


Verás, el punto del versículo 2 es que cuando estás tan abrumado por la angustia y

la tristeza, cuando apenas sabes qué decir o cómo orar, Dios vuelve Su oído hacia

ti. Él avanza hacia ti.


Somos como esa niña angustiada y Él es ese adulto bondadoso. Nuestra esperanza

no está en nuestra capacidad de orar inteligentemente o articular nuestros

problemas en un orden prioritario, sino en Su compasión. Qué alivio. Porque a

medida que crecí, y a medida que recibí más atención pastoral y asesoramiento, me

di cuenta de que no siempre sabemos cómo orar. A veces, un gran objetivo de la

consejería es ayudar a alguien a encontrar las palabras que necesita para orar. Pero

el punto aquí, en el Salmo 116, es que en realidad no importa qué tan bueno seas

orando; lo que importa es la misericordia de Dios y cómo Él se acerca a ti.

Tienes un Padre que escucha tus gritos de angustia. Tienes un Padre que

comprende tu dolor. Él te escucha. Así que ve a Él. Derrama tu corazón ante Él. Lo

que sea que estés enfrentando hoy: lo que sea que te abrume, te desanime o te

cause angustia. Compártelo con Él. Porque Él te ama y escucha tu voz.


Pregunta para la reflexión


¿Cómo ayuda saber que Dios escucha tus oraciones y se preocupa por tu angustia?

 

Sobre el Autor


Kyle Johnston

Kyle Johnston es pastor, profesor de Biblia y consejero bíblico en Jubilee Community Church en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Está casado con Kirsty y tienen tres hijas. Kyle también da clases a tiempo parcial en el George Whitfield Theological College, tiene su doctorado en Teología Práctica y es el presidente de Biblical Counseling Africa.


 

Traducido por: Joel Gilbert y Zoar Carrillo

250 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page