top of page
  • diseno242

El Camino de la Huida



Vida Cristiana, Gracia, Santificación, Pecado, Tentación


Una de las promesas más esperanzadoras que podemos ofrecer a las personas enfermas por el pecado es que Dios promete una forma de escapar de nuestra tentación. No importa la naturaleza del pecado—ira, lujuria, hábitos adictivos, lo que sea—Dios es fiel para ayudar.


Lea las palabras de Pablo en 1 Corintios 10:13:


No les ha sobrevenido ninguna tentación que no sea común a los hombres. Fiel es Dios, que no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que pueden soportar, sino que con la tentación proveerá también la vía de escape, a fin de que puedan resistirla.

Pablo nos asegura que no experimentaremos nada que otros cristianos fieles no hayan soportado, que Dios es soberano sobre los detalles de las pruebas y tentaciones que enfrentamos, y que Él siempre nos proporcionará una manera de evitar el pecado. ¿Por qué, entonces, los cristianos no se apropian de esta promesa?


Obstáculos para encontrar esperanza y ayuda en la promesa de Dios


1. No creer que la santidad es posible


Después de muchos fracasos para resistir la tentación y evitar el pecado, es fácil creer que la santidad simplemente no es posible para nosotros. ¡Nuestra historia lo demuestra! Con el tiempo, comienza a sentir que nuestra historia de fracasos es más verdadera que las Escrituras. Y, sin embargo, Dios nos ha dicho: “Sed santos, porque yo soy santo” (1 Pedro 1:16). Es esencial arrepentirnos de nuestra incredulidad en el poder transformador de Dios. Debemos aferrarnos a la esperanza segura de la Palabra de Dios: “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que seremos; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que así espera en él, se purifica a sí mismo como él es puro” (1 Juan 3:2-3). Debido a la gracia eficaz de Dios en la vida de los creyentes, tenemos motivos para luchar por la santidad.


2. No aceptar ayuda


El pecado es vergonzoso. No queremos que nadie sepa con qué estamos luchando realmente o admitamos que necesitamos ayuda. Y, sin embargo, la carrera cristiana no estaba destinada a correr solo. Necesitamos a otros creyentes para funcionar bien, y ayudarse unos a otros en la batalla contra el pecado está claramente recomendado en las Escrituras: “Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna transgresión, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, para que no vosotros también. Estar tentado. Sobrellevad las cargas los unos de los otros, y cumplid así la ley de Cristo” (Gálatas 6:1-2). En la lucha contra enemigos tan temibles como Satanás y el pecado, debemos pedir la ayuda de los demás a través de la oración, la confesión y la rendición de cuentas.


3. No anticipar una vía de escape difícil o dolorosa


Dios promete una vía de escape, pero no promete que será fácil. Él puede librarte de la situación, o Él te dará la gracia para soportarla sin pecar por el tiempo que Él quiera. Con demasiada frecuencia, interpretamos la vía de escape como un tobogán engrasado que nos deja caer sobre un colchón de plumas. Las experiencias de José en Génesis 39 muestran que esto puede estar lejos de la realidad. Escapó de la tentación de pecar con la esposa de Potifar, pero terminó en prisión durante trece años, donde enfrentó otras pruebas y amargas decepciones. Jesús, por otro lado, tuvo que pasar por Su prueba hasta el final. Enfrentó la última prueba que un hombre puede enfrentar en la cruz, pero la soportó mirando a Dios en lugar de apartarse de Él. Esto es lo que califica a Jesús para ayudarnos en nuestras tentaciones. Hebreos 4:15 dice: “Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado”. Ya sea que seamos librados de la prueba o equipados por la gracia para soportarla, no debemos esperar un camino fácil.



Reivindicación de la promesa


1. Orar


La oración es el superpoder del creyente. 1 Tesalonicenses 5:17 nos insta a “orar sin cesar”, mientras que Efesios 6:12 nos dice que debemos estar “orando en todo tiempo en el Espíritu, con toda oración y ruego”. En una amonestación más directa en la lucha contra el pecado, Mateo 26:41 nos dice: “Velad y orad para que no entréis en tentación”. La oración siempre debe considerarse una defensa de primera línea contra el pecado y la tentación.


2. Estudia el carácter de Dios


Es fácil no creer en una promesa cuando no confías en el carácter del que hace la promesa. Los políticos, los vendedores y otros humanos normales nos han entrenado para el escepticismo. Entonces, debemos estudiar el carácter de Dios para ver.

Su historial de cumplimiento de promesas a lo largo de las Escrituras. En el Antiguo Testamento, leemos: “Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que cambie de opinión." ¿Ha dicho, y no lo hará? ¿O ha dicho, y no lo cumplirá? (Números 23:19). En el Nuevo Testamento, Pablo escribe a la iglesia de Tesalónica: “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo, y todo vuestro espíritu, alma y cuerpo sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. El que os llama es fiel; ciertamente lo hará” (1 Tesalonicenses 5:23-24) y “Pero el Señor es fiel. Él os afirmará y os guardará del maligno” (2 Tes. 3:3). Dios cumple Sus promesas.


3. Prepárate para sufrir


Los que sufren bien son los que están preparados y no se sorprenden por ello. Se deben colocar contraventanas para huracanes, sacos de arena y provisiones de emergencia antes de que llegue la tormenta. Para los cristianos, esto significa desarrollar una teología del sufrimiento, para que no seamos tentados a creer que Dios nos ha abandonado o que nuestro sufrimiento es un desperdicio. Recordamos que el sufrimiento es una herramienta en las manos amorosas de Dios y que será poca cosa a la luz de la gloria que nos espera (2 Cor. 4:17). Y, sin embargo, el sufrimiento es real, por lo que construimos una comunidad de amigos sabios y temerosos de Dios que orarán por nosotros, estarán con nosotros, ofrecerán ayuda práctica y consuelo bíblico, y hablarán la verdad cuando seamos tentados a creer una mentira. Aprendemos a caminar diariamente con Jesús, viviendo en la realidad de que Él está cerca, listo para ayudar cuando se presenten desafíos.


Preguntas para la reflexión


1. ¿Qué tentaciones enfrenta que probablemente le hagan creer que no hay forma de escapar?


2. ¿Cómo fortalece el carácter de Dios tu creencia en Su poder y el deseo de ayudarte en tu tentación?


3. ¿Qué pasos necesitas tomar para prepararte para el sufrimiento asociado con la lucha contra el pecado?

 



Brenda Pauken

Brenda tiene una Maestría en Artes en Consejería del Seminario Teológico de Westminster y ha completado el programa de pasantías en la Fundación Educativa y de Consejería Cristiana.

Da consejería y enseña en su iglesia local, la Iglesia Bautista Sterling Park, en Sterling, Virginia. Brenda y su esposo, Dave, tienen tres hijos adultos y disfrutan viendo la creación de Dios desde la cima de las montañas que realmente no deberían escalar.


 

Traducido por: Mayté Álvarez

116 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page