• CCB

Es demasiado pronto para detenerse


Tres días antes de llegar al Nuevo Mundo, la tripulación le suplicó que volvieran atrás, temiendo que si iban más lejos no podrían atrapar suficiente viento como para regresar a España antes de quedarse sin comida y agua. Pero Cristóbal Colón tenía una palabra para sus hombres vacilantes: ¡Adelante! ¡Adelante!


Al pensar en esas palabras de Cristóbal Colón, mi mente inmediatamente piensa en las palabras del Apóstol Pablo, "prosigo" en Filipenses 3:12-14: "olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.".


Una de las formas de reavivar tu pasión es tener hambre por más.

Los cristianos también deben vivir vidas de persecución tenaz de nuestra patria celestial (Hebreos 11:6) y los tesoros que están reservados para nosotros en Cristo (Colosenses 2:3), que se encuentran en la Palabra de Dios.


Pero muchos se quedan cortos. Somos como huéspedes en un inmenso palacio que tienen las llaves de todas las habitaciones, pero no nos aventuramos más allá que la de entrada.

¿Tu vida cristiana se ha viciado y estancado? ¿Qué tal el trabajo de consejería al que Dios te ha llamado? ¿Batallas con el trabajo y la labor de preparar otra sesión de consejería? ¿La pasión por seguir adelante ha empeorado? ¿Cómo redescubres y vuelves a reiniciar esas pasiones?


Si esto es cierto para ti, o cierto para aquellos a quienes estás aconsejando, me gustaría sugerir algunas cosas.


La Biblia es lo suficientemente simple como para que un niño pueda entenderla; y lo suficientemente profundo como para que un erudito pueda ahogarse en ella.

Haz que tu propósito sea descubrir nuevas cosas en la palabra

Una de las formas de reavivar tu pasión es tener hambre por más. No en el sentido de algo más allá de la Palabra de Dios, sino más bien como lo que el salmista oró: "Abre mis ojos, y miraré Las maravillas de tu ley" (Salmo 119:18). ¿Podría haber más ideas en pasajes familiares que aún están esperando ser descubiertos? ¿Podría Dios darte ideas frescas y conmovedoras sobre los pasajes a los que tan rápidamente te refieres en la consejería?

Se ha dicho: "La Biblia es lo suficientemente simple como para que un niño pueda entenderla; y lo suficientemente profundo como para que un erudito pueda ahogarse en ella". Pero ya sea que hablemos de las verdades simples o profundas de las Escrituras, siempre necesitamos que Dios abra nuestros ojos espirituales para comprender lo que dice. Nuestra comprensión de su mensaje y su aplicación a nuestras vidas debe ser un proceso de descubrimiento diario como si estuviéramos explorando un mundo nuevo. Creo que alguien lo dijo mejor cuando los estudiantes de la Biblia fueron descritos como "viajeros con los ojos abiertos en medio de las maravillas".


Deberíamos hacer más descubrimientos y descubrir nuevas misericordias todos los días.

¿Has aprendido algo nuevo en la Biblia esta semana? ¿Le has pedido al Espíritu que abra bien tus ojos para que puedas contemplar las maravillas de la Palabra de Dios? ¿Estás en un viaje para explorar tesoros nuevos y escondidos en la Palabra de Dios? Si no, ¿eso significa que te has conformado y te sientes cómodo con las verdades que ya conoces?


Descubre nuevas lecciones espirituales

Cuando tenemos problemas con un ser querido, un mal informe del médico, una crisis en el trabajo o un miembro rebelde de la iglesia, Dios por lo general ensancha nuestros corazones mostrándonos nuevas dimensiones de Su fidelidad y enseñándonos nuevas lecciones sobre nuestro caminar en la fe. Esos desafíos, a lo largo del viaje hacia nuestra patria celestial y esas riquezas eternas en Cristo, están diseñadas para ayudarnos a descubrir verdades que nunca hubiéramos visto antes.


Dios es infinito, Su sabiduría no tiene límites, y nosotros no crecemos en Cristo en un día. Sus caminos son profundos y maravillosos, y lleva años de experiencia de oración buscarlos. Deberíamos hacer más descubrimientos y descubrir nuevas misericordias todos los días. Entonces, ¿qué nuevas lecciones te ha enseñado Dios hoy? ¿Esta semana? Si no puede pensar en ninguna, entonces es hora de buscarlas.


Descubre nuevas formas de servirle

Hace un tiempo me encontré con una historia que me desafió. Era la historia de un hombre que continuó perseverando en su camino de servir a Cristo. El Dr. Charles McCoy era un pastor con siete grados académicos. Su iglesia esperaba que se jubilara a los 72 años y se mudara a una casa de retiro. Pero el Dr. McCoy era un explorador de corazón. Se retiró a la India. Sus amigos dijeron: "Podrías morir en la India". "Es tan cercano al cielo desde allá, como desde aquí", respondió.


Él compartió a Cristo con líderes políticos, instituciones educativas y grandes multitudes. Él plantó iglesias en Calcuta y Hong Kong. A los 86 años, murió. Un amigo dijo: "Había llegado al final de su gran aventura. Estaba tan cerca del cielo como si nunca hubiera salido de Nueva York. Él había sido fiel".


Tal vez te sientas como Cristóbal Colón. Es posible que esté rodeado de personas que te dicen que es hora de detenerte o regresar. Es posible que haya miedos e incertidumbres que se arremolinan a tu alrededor. Pero, en lugar de darte por vencido, retroceder y perderte un descubrimiento sorprendente como descubrió Cristóbal Colón, tal vez es hora de que continúes y consideres qué nuevas oportunidades te espera departe de Dios en el ministerio.


Únete a la conversación

Entonces, ¿cómo pueden estos simples recordatorios ayudarte en tu vida personal y ministerio como consejero bíblico? ¿Cómo te animó Dios, o aquellos a quienes aconsejas, a seguir adelante? Me encantaría escuchar cómo has mantenido tu alma alentada en el viaje.

logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS