top of page
  • Foto del escritorCCB

Hacer de la asistencia a la iglesia un deber en lugar de un regalo.



Asistencia a la Iglesia, Vida Cristiana, Comunidad, Evangelio,Congregación


Las circunstancias en los últimos años han cambiado como experimentamos la iglesia. De repente, casi todas las iglesias de Norteamérica aprendieron cómo tener servicios en línea y los miembros aprendieron lo conveniente que era "asistir" a la iglesia en pijama mientras desayunaban con los niños jugando en la habitación de al lado. Y luego la necesidad desapareció, pero el deseo de comodidad casual persistió.


Lo que ha seguido ha sido una fuerte dosis de Hebreos 10:25: los líderes de la iglesia exhortando a los miembros a “no dejar de congregarse”. Si esta es la forma en que estamos hablando de la asistencia a la iglesia, como si fuera un deber, nos estamos equivocando. Sabemos esto porque la obra del evangelio fue terminada en la cruz y todo acerca de la vida en Cristo es un don dado, no un deber que se requiere. Incluso Hebreos 10 incorpora esta instrucción en un contexto de explicación. No menos de cinco veces, este capítulo destaca el contraste entre la ley y el nuevo pacto (vv. 1, 6, 9, 12, 16). La ley era una sombra de las cosas buenas que estaban por venir (v. 1).


Esa cosa buena era una nueva forma de relacionarse con Dios. Las leyes ya no serían dictadas desde arriba; fueron puestas en nuestros corazones y escritas en nuestra mente (v. 16). Ya no eran un estándar al cual estar a la altura, sino una pasión para alimentar nuestras elecciones. Entonces, cuando vemos una falta de inversión en reunirnos con la familia de Dios para adorar, podemos saber que hay algo desordenado en el nuevo orden de Dios. En lugar de intentar forzar un cambio de comportamiento, serviremos bien a Dios y a Su iglesia si comprendemos el desorden.


Lo que mantiene a la gente alejada


Estar ocupados: ¿Cuántos de nosotros aprendimos un nuevo ritmo de vida que valoramos mucho durante nuestras semanas y meses de aislamiento forzado? Más tiempo para centrarse en menos relaciones. Más tiempo para profundizar nuestra relación con Dios. Más tiempo para gestionar nuestra vida personal. Más tiempo para descansar y renovarse. Para algunos de nosotros, "estar ocupado" se volvió cada vez menos atractivo, y esperábamos con desgana el día en que seríamos libres para estar ocupados nuevamente.


Heridos y vulnerables: Algunos de entre nosotros no regresaron a la iglesia porque los dolores de la vida son tan crudos que la comunión con la familia en el marco de la “iglesia” es difícil. No tiene nada que ver con las restricciones de Covid y todo que ver con su historia personal. La conversación informal es dolorosa cuando estamos en carne viva, por lo que evitarla es como evitar frotar alcohol en una herida abierta; aunque el remedio puede ser útil, la anticipación del dolor anula el deseo de curación.


No reconocer su contribución: ¿Los miembros de su iglesia entienden su valor para la familia que se reúne en su iglesia local? ¿Se dan cuenta de que la iglesia no es solo algo a lo que asisten, sino algo que son, son parte de lo que hace que el cuerpo esté completo, y que Dios los ha colocado en la familia como un miembro vital, como lo son el codo o las manos para nuestros cuerpos físicos? ¿Saben que cuando no están compartiendo la adoración y la vida con el cuerpo de Cristo, falta algún don que Dios tiene para la familia que reúne?


El cuerpo no está siendo el cuerpo: tal vez las personas no anhelan unirse en adoración con la familia porque, cuando nos reunimos, no estamos siendo la familia que estamos diseñados para ser. Quizás su experiencia de la vida del cuerpo es hueca porque la experiencia de la vida del cuerpo en la familia de su iglesia es hueca.


Atrapados en el pecado: A veces las personas no se involucran en la vida del cuerpo porque se esconden; están atrapados por el pecado, y estar entre creyentes es incómodo. Para estas personas, obligarlos a regresar a la iglesia podría incluso resultar perjudicial para ellos. Sin convicción a nivel de corazón y arrepentimiento con respecto a su pecado, la asistencia a la iglesia podría servirles para promover la farisaica justicia propia mientras evitan la "madera en su ojo".


¿Qué hacemos?

Debido a que es importante reunirse con la familia de Dios para la edificación mutua, sería un descuido ignorar a aquellos que no se han vuelto a unir a la reunión. Sin embargo, mientras buscamos servirles, nuestro enfoque debe ser el desorden en su corazón: ¿qué está pasando?. Entonces, nos movemos hacia ellos; los buscamos y escuchamos y les hacemos saber que los vemos como valiosos, incluso vitales, en la vida familiar de la iglesia. Mientras tanto, buscamos promover relaciones significativas entre quienes se reúnen. Les enseñamos cómo cuidarse unos a otros, cómo abrazar su propia necesidad, cómo ser alguien que se siente seguro por aquellos que están heridos o atrapados por el pecado, qué bueno y correcto es llorar y regocijarse unos con otros, y a llevar las cargas los unos de los otros. Cuando Dios conmueve los corazones de los reacios, queremos estar listos para demostrarles la gran medida del regalo de la vida de familia en Cristo.


Preguntas para la reflexión

  1. La asistencia a la iglesia no es el único lugar en el que estamos "poniendo el carro delante del caballo". ¿Qué otras áreas podría tener la tentación de enfocarse en el resultado en lugar de los síntomas del corazón/mente?

  2. ¿Conoces a alguien a quien puedas acercarte para ayudarlo a experimentar los regalos de la vida en familia en Cristo? ¿Cuál es el primer paso que puedes dar?


 

Betty-Anne Van Rees


Betty-Anne sirve a la iglesia local en funciones de discipulado que incluyen hablar, enseñar, mentorear, asesorar y capacitar a consejeros bíblicos. Impulsada por su pasión por ver a la iglesia canadiense convencida y equipada para cuidar de las almas a través de la Palabra viva (tanto encarnada como inspirada), Betty-Anne ha trabajado junto con un equipo de hombres y mujeres con ideas afines para lanzar el BCC canadiense. Los roles más cercanos al corazón de Betty-Anne son los de madre de Laura, Joshua y su esposa Jenni, y abuela de Emma y Ethan.

 

Traducido por: Marci Griffis

205 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page