• CCB

La escala de ansiedad para adolescentes


Ansiedad y adolescentes

La ansiedad es una de las razones más comunes por las que los adolescentes buscan consejería bíblica. Su ansiedad viene en diversos grados, y gran parte de ella es debilitante. Los problemas de presentación más comunes son problemas de sueño, falta de concentración, disminución del rendimiento escolar, evitar situaciones difíciles, un cambio en su comportamiento o sus emociones y, en algunos casos, ataques de pánico.


Los desencadenantes externos para la ansiedad también varían. Algunos luchan con las expectativas de los padres (por obtener buenas calificaciones, alto rendimiento en los deportes, etc.). Otros luchan con las expectativas autoimpuestas para desempeñarse bien en varios aspectos de sus vidas. Algunos no pueden identificar los factores desencadenantes, pero se quedan despiertos por la noche, incapaces de dormir mientras sus mentes se aceleran. Sus preocupaciones sobre los asuntos de este mundo preocupan sus mentes. El miedo al hombre consume su sentido de identidad y propósito al comparar, juzgar, sucumbir a la presión de los compañeros y luchar con su fe y confianza en el Señor. La información llega a ellos rápidamente a través de las redes sociales y otros contenidos en línea, lo que dificulta la concentración en las prioridades de la vida. Los adolescentes mayores a menudo están preocupados por planificar su futuro.


La lucha contra la ansiedad puede ser muy variada de adolescente a adolescente, a nivel del corazón tienen más en común que el no tenerla. El corazón de la ansiedad en un adolescente es lo mismo que el corazón de la ansiedad en un adulto. Un corazón ansioso es un corazón dividido.


“Enséñame, oh SEÑOR, tu camino, para que pueda confiar en tu fidelidad; Dame un corazón indiviso para que pueda temer tu nombre "(Sal. 86:11).


A medida que la persona aconsejada experimenta ansiedad, está enfocando sus pensamientos en las circunstancias en lugar de enfocarse en la verdad, y no confía en las promesas de Dios. Cuando una persona confía en la soberanía de Dios, la ansiedad no gobierna el corazón. Cuando una persona se enfoca en la preocupación y el miedo, la ansiedad gobierna el corazón. Un corazón dividido describe a una persona cuya lealtad está desgarrada por las circunstancias.


La vida del pensamiento

El objetivo de la consejería bíblica no es erradicar completamente la ansiedad. Como todos sabemos, eso no es realista dado el mundo caído en el que vivimos y las presiones que nos rodean. El objetivo es aprender a aplicar las verdades bíblicas a esta experiencia humana universal. Los adolescentes necesitan ver esto como un asunto de mayordomía. Pueden aprender a controlar su ansiedad al controlar su vida mental.


Un corazón ansioso es un corazón dividido.

Es útil comenzar con una discusión sobre el antídoto contra su corazón dividido. El antídoto es comprometerse a cambiar el enfoque del corazón con la ayuda de Dios y la cooperación del consejero en el proceso. La vida del pensamiento es un aspecto del corazón que debe abordarse desde el principio.


“Porque desde adentro, desde el corazón del hombre, vienen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, el robo, el asesinato, el adulterio, la codicia, la maldad, el engaño, la sensualidad, la envidia, la calumnia, el orgullo, la insensatez. Todas estas cosas malas vienen de dentro y contaminan a una persona” (Marcos 7: 21-23).


Hay un elemento significativo de elección en lo que pensamos. Dios nos ha dado libre albedrío en nuestras vidas de pensamiento. Los adolescentes necesitan saber que Satanás no puede habitar en la mente de un creyente, ni que Dios les impondrá algo a lo largo del día. En cambio, Él nos da instrucciones en Su Palabra para ayudarnos a controlar nuestras vidas de pensamiento.


"Destruimos los argumentos y cada opinión elevada levantada en contra del conocimiento de Dios y tomamos cautivo todo pensamiento para obedecer a Cristo" (2 Co. 10: 5).


Herramientas prácticas

Es más probable que los adolescentes participen en el proceso de consejería si reciben ayuda práctica desde el principio. Un consejero puede instruir al adolescente para que "piense en lo que está pensando" y vea el efecto de bola de nieve de una preocupación. La ansiedad comienza con un pensamiento y luego comienza a hacerse más significativa y más desalentadora cuanto más tiempo se mora en ella. En algunos casos, esa bola de nieve se convierte en un completo ataque de pánico.


Cuando una persona confía en la soberanía de Dios, la ansiedad no gobierna el corazón.

Centrarse en tomar esos pensamientos cautivos implica varias semanas de reemplazar las mentiras que creen con la Verdad. El reemplazo de la vida mental no es la totalidad del consejo dado, pero es un concepto crítico que debe revisarse a lo largo de la asesoría si se quiere aliviar la ansiedad debilitante. Filipenses 4:4-9 es un pasaje clave para el aconsejado ansioso, ya que vincula la ansiedad con lo que pensamos.


Una herramienta práctica que los adolescentes encontrarán útil es la "Escala de Ansiedad". Para “pensar sobre lo que están pensando”, se les da una escala para ver y completar cada día a medida que registran sus patrones de pensamientos ansiosos.


En un papel en blanco, dibuje una línea. A la izquierda está el "0". A la derecha está el "10". En el medio está el "5". "0" significa no tener ansiedad alguna. "10" representa completo pánico (generalmente con síntomas físicos). “5” representa algún nivel de ansiedad que no llega a ningún extremo porque están manejando la ansiedad de inmediato. El objetivo para el adolescente es tener más pensamientos de ansiedad en el extremo 0-5 de la escala que en el extremo 5-10. A los adolescentes les va muy bien con las herramientas visuales, y esta herramienta simple ofrece una imagen de cuánta ansiedad está consumiendo su mentalidad, y así pueden seguir su progreso.


Un corazón dividido describe a una persona cuya lealtad está desgarrada por las circunstancias.

Cada día, el adolescente debe tomar nota de la ansiedad de ese día. Dibujan una línea hacia abajo desde donde hay un incidente en la escala, y luego escriben unas pocas palabras a lo largo de la escala, tales como "miedo de hacerle una pregunta a mi maestro". Si esta situación causó una ansiedad severa o un ataque de pánico, podría considerarse 10. Si la ansiedad disminuyó porque los pensamientos se tomaron cautivos rápidamente, se podría colocar bajo un 5 o 6, y así sucesivamente. (La escala de ansiedad se puede usar con un diario donde algunos adolescentes prefieren escribir las cosas más a fondo, ampliando las pocas palabras que escribieron en la escala).


Esta tarea brinda una excelente visión del corazón del adolescente para que el consejero pueda comenzar a abordar las luchas más profundas del corazón que conducen a la ansiedad. El hecho de que el aconsejado lleve la tarea a las sesiones le brinda al consejero un buen punto de partida para la discusión sobre la consejería de ese día.


La ansiedad comienza con un pensamiento y luego comienza a hacerse más significativa y más desalentadora cuanto más tiempo se mora en ella.

A medida que se utilizan y discuten herramientas prácticas de tarea semana a semana, el cambio comienza a tener lugar a nivel del corazón. Los pensamientos ansiosos pueden tomarse cautivos más fácilmente, y los niveles debilitantes de ansiedad pueden disminuir. Un adolescente puede aprender a controlar su ansiedad de una manera que beneficie su salud espiritual y emocional.


Preguntas para la reflexión

¿Qué herramientas prácticas utilizas para apuntar al corazón cuando ayudas a adolescentes ansiosos? ¿Cómo podrías aplicar herramientas como esta a tu corazón luchando contra la ansiedad?


Ellen Castillo es la Directora Ejecutiva y consejera bíblica en los Ministerios Word of Hope en la Costa Central de California. Word of Hope Ministries es un centro de consejería y capacitación bíblica que sirve a las iglesias locales y también está disponible en línea.

logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS