• CCB

¿La meta es "una vida sin dolor"?


A lo largo de los años, he tenido numerosos aconsejados que han sufrido abusos sexuales durante su infancia. Esto me pasó a mí también. Comprensiblemente, los efectos han sido devastadores. En la mayoría de los casos el abuso fue hecho por alguien a quien el aconsejado conocía y en quien confiaba. Este hecho se suma a la herida, dolor, confusión y sentimientos de traición.


En esta vida, todos experimentaremos sufrimiento de una manera u otra. Mujeres y hombres que han sufrido en manos de gente malvada tienen que lidiar con la vergüenza, el miedo, la ira, la culpa, la dificultad con las relaciones, la dificultad de confiar en la gente, e incluso la dificultad de confiar en Dios. Anhelan estar libres del dolor y de los recuerdos asociados con lo que han soportado. Ellos quieren creer que Dios es bueno y que Él trabajará aun esto para su bien, pero el daño que llevan los mantiene agobiados. Es como si estuvieran arrastrando una bola de hierro con una cadena y simplemente no lo pueden dejar de ir.


Nuestro enfoque natural cuando sufrimos dolor

Muchas veces, las personas que han sufrido de esta manera quieren dar sentido a lo que les sucedió, razonando que si pueden hacerlo el dolor desaparecerá y finalmente serán libres. En su mente, y en la mente de un mundo impulsado por la emoción, la "curación emocional" es el nombre del juego. La curación y, posteriormente, una vida sin dolor es lo que anhelan.


En la mente de aquellos que se esfuerzan por vivir libres del dolor de las heridas del pasado, esperan que:

  • Nunca tengan que lidiar con recuerdos dolorosos.

  • Nunca tengan que lidiar/vivir con los efectos del pecado hecho contra ellos.

  • Nunca tengan que temer lo que la gente piensa de ellos.

  • Nunca tengan miedo de acercarse o ser vulnerable con la gente.

  • Nunca tengan miedo de ser conocidos.


¿Cuál es el enfoque de este tipo de pensamiento? Pienso que el "yo" es el foco. En estos deseos, Dios no está realmente presente. Cuando dejamos a Dios fuera del cuadro, podemos perder de vista por qué Él permitió nuestro dolor en primer lugar. Y si Él está presente, sólo queremos que Él nos dé lo que queremos, el alivio. Él está allí para nosotros, no al revés.


Aquellos de nosotros que hemos sufrido abuso no hicimos nada para merecerlo. No somos responsables del mal hecho contra nosotros. Y por razones desconocidas para nosotros en este lado del cielo, Dios en Su sabiduría permitió que el abuso ocurriera.


Un mejor enfoque

En mi propia vida y consejería, creo que en lugar de esforzarse por tener una vida libre de dolor, es mejor centrarse en lo que Dios desea lograr en nosotros, ya que Él permite el dolor en nuestras vidas.


En su libro, “La Razón de Dios”, Tim Keller hace un excelente comentario. Después de explicar el caso de un filósofo contra la existencia de Dios, ya que hay tanto mal sin sentido en el mundo, Keller escribe: "Escondido dentro de la afirmación de que el mundo está lleno de mal sin sentido está la premisa oculta de que, si el mal me parece sin sentido, entonces debe ser sin sentido. "[1]


En nuestro entendimiento muy limitado, no tenemos la sabiduría y el conocimiento requeridos para comprender todo lo que Dios está haciendo en nuestras vidas. Quizás no podamos entender Sus razones para permitir el mal hecho contra nosotros.


Luchar por una vida sin dolor puede realmente consumirnos y hacernos perder la razón por la que estamos aquí en la Tierra: glorificar, magnificar y honrar a nuestro Señor Jesucristo.


En lugar de luchar con el pasado para asegurar una vida libre de sufrimiento y dolor, animo a mis aconsejados a buscar a Dios para restaurarlos, fortalecerlos y equiparlos para que puedan vivir para el Rey y Su Reino. Cuando miramos a Dios con estos motivos y deseos, llegamos a apreciar el panorama más amplio de la vida en lugar de centrarnos en nuestro propio pequeño reino. Animo a mis aconsejados a vivir para uno mayor que ellos mismos.


Tenemos que pensar bíblicamente sobre el papel del dolor en nuestra vida. Meditar y guardar en nuestro corazón estos versículos del Salmo 119 nos ayudará a comenzar a desarrollar la perspectiva correcta del dolor:

  • "Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba; Mas ahora guardo tu palabra." (v.67).

  • "Bueno me es haber sido humillado, Para que aprenda tus estatutos." (v. 71).

  • "Conozco, oh Jehová, que tus juicios son justos, Y que conforme a tu fidelidad me afligiste." (v. 75).


Verdades para renovar nuestro pensamiento

  • Entendemos que vivimos en un mundo caído, maldecido por el pecado, lo cual no era el diseño original de Dios (Romanos 1: 28-32).

  • Un día Dios hará que todo sea bueno (Apocalipsis 21: 3-4).

  • Entendemos que Jesús también sufrió en manos de personas malvadas, así que no debemos sorprendernos de que también nosotros sufriremos en esta vida (1 Pedro 2: 21-23).

  • Entendemos que lo que se nos hizo nos dice más sobre la persona(s) que nos maltrató que sobre nosotros. Sus opciones pecaminosas y egoístas revelan sus corazones y su carácter, no los nuestros. La vergüenza y la culpa pertenecen a ellos, no a nosotros (Ezequiel 18:20).

  • Podemos elegir no dejar que el abuso defina quiénes somos o dictar cómo vivimos (2 Corintios 5:17).

  • Experimentar dolor nos puede acercar más al Señor y nos permite compartir la comunión de Sus sufrimientos (Filipenses 3:10).

  • El sufrimiento nos moldea para ser embajadores más compasivos y cariñosos en Cristo, si dejamos que Dios lo use para transformarnos (2 Corintios 1: 3-7).

  • Experimentar dolor puede revelar nuestra necesidad de buscar al Señor y acercarnos a Él (Salmo 145: 17-19).

  • El dolor nos da una perspectiva adecuada de lo que es verdaderamente valioso. La vida en la tierra es temporal. No tiene sentido perder tiempo y energía tratando de lograr algo que no durará (2 Corintios 4:18).

  • Una vida sin dolor es sólo una ilusión (Juan 16:33).

  • Nuestros problemas ligeros y momentáneos están logrando para nosotros una gloria que supera por mucho nuestro dolor (2 Corintios 4:17).


No queremos desperdiciar nuestro dolor. C. S. Lewis dijo: “El dolor insiste en ser atendido. Dios nos susurra en nuestros placeres, habla en nuestra conciencia, pero grita en nuestro dolor: es su megáfono para despertar a un mundo sordo”. [2]


Dios usará el dolor para nuestro bien.


Pregunta para la reflexión

¿Qué bien ha llevado a cabo Dios a través de tu dolor y sufrimiento?


[1] Tim Keller, La razón de Dios (Nueva York: Grupo de pingüinos, 2008), 23.

[2] C. S. Lewis, El problema del dolor (San Francisco: HarperOne, 2001), 91.


Bev Moore forma parte del personal de consejería de Faith Church en Lafayette, IN. Ella está casada con George y tienen dos hijos mayores.

logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS