• CCB

La peligrosa trampa de vivir juntos antes del matrimonio


75%

Según un artículo reciente publicado por NBC News [1], el 75% de las mujeres entre 15 y 44 años han vivido con su novio antes de cumplir los 30. Calculo que el número es similar para los hombres.


Tristemente, en mi experiencia haciendo consejería prematrimonial para cientos de parejas cristianas, he encontrado que el porcentaje no es mucho menor en personas que se profesan creyentes.


¿Por qué es este el caso? ¿Por qué hay tantos cristianos solteros viviendo bajo el mismo techo? ¿Por qué la convivencia premarital se ha convertido en la nueva norma en la Iglesia? Hay al menos tres razones.


¿Por qué las parejas solteras cristianas conviven?

Tiene sentido lógico

Admitiré que vivir juntos antes del matrimonio tiene sentido, al menos desde una perspectiva humana del momento. Proporciona una mayor cantidad de datos para evaluar si este es "el indicado". Ahorra dinero ya que las parejas suelen dividir el alquiler, los víveres y las necesidades básicas de los departamentos. Elimina el temor de conducir a medianoche después de una “noche loca”. Permite que la pareja crezca exponencialmente más cerca mientras hacen vida lado a lado. Proporciona estos y muchos otros beneficios. Tiene un sentido lógico, desde un punto de vista humano miope.


La sociedad lo celebra

En segundo lugar, la convivencia premarital se ha vuelto común en la Iglesia porque muchos cristianos han hecho suyos los valores seculares actuales. Nuestra sociedad valora el “probar antes de comprar”, la conveniencia a toda costa, el sexo sin reglas, la compañía sin compromiso y la relación sin responsabilidad, todo lo que proporciona la convivencia prematrimonial. En lugar de cuestionar tales valores, si no se oponen francamente a ellos, innumerables cristianos los han adoptado. No es de extrañar que muchos de ellos estén viviendo juntos antes de casarse.


Nada bueno finalmente sucede cuando vivimos en pecado.

Los líderes de la iglesia lo ignoran

Finalmente, la convivencia prematrimonial se ha convertido en algo común en la Iglesia porque los líderes cristianos han permanecido relativamente silenciosos sobre el tema. Los pastores insinúan que no aprueban que las parejas vivan juntas durante la consejería prematrimonial, pero aún así ofician alegremente sus bodas. Los líderes de grupos pequeños saben que deben confrontar a sus miembros cohabitantes, pero hacen la vista gorda porque sienten que carecen del capital relacional necesario para abordar un “asunto personal”. Los amigos cristianos maduros y los miembros de la familia, incluso los padres piadosos, “incomodarlos” así que barren debajo de la alfombra los estilos de vida pecaminosos de sus seres queridos. Por una serie de razones, la mayoría de las cuales están arraigadas en el miedo, los líderes de la iglesia están ignorando al “elefante” en la habitación y permiten que las parejas que no están casadas se duerman allí.


Las consecuencias de la cohabitación

Previsiblemente, este fenómeno creciente de la cohabitación prematrimonial viene con una abundancia de consecuencias negativas. Aquí hay solo un puñado:


La temida ruptura

Digamos que una pareja que cohabita se separa. Al vivir juntos, habrán creado un vínculo tan fuerte que solo se puede cortar con un “cuchillo al corazón”, lo que resulta en dolor intenso, a veces para toda la vida, para ambas partes. Además, si alguno de los miembros de la pareja se casa más tarde con otra persona, su cónyuge experimentará el dolor de saber que es la segunda / tercera / cuarta / quinta persona en la lista de parejas que viven con su cónyuge.


El factor miedo

La convivencia premarital pone a una pareja en una situación vulnerable. Por un lado, cada persona le está dando su mente, cuerpo, emociones, posesiones materiales, tiempo y espacio vital a su novio o novia. Por otro lado, no tienen absolutamente ninguna seguridad de que la persona permanecerá en la relación a largo plazo. Esto crea un ambiente de inseguridad y miedo no expresado y a menudo reprimido.


Pone la vara demasiada alta

Cuando una pareja vive junta antes del matrimonio, son lo mejor de sí mismos. Ellos se mantienen en forma. Cocinan, limpian y sacan la basura sin que se lo pidan. Desinteresadamente se “sirven” mutuamente entre las sábanas. ¿Por qué? Ellos quieren impresionarse el uno al otro. ¿Cuál es el problema con esto? Digamos que se casan. Una vez que caminan por el pasillo, ya no tendrán que impresionarse entre sí. Entonces quitarán sus pies del acelerador y se dejarán llevar. ¿El resultado? Desilusión. El matrimonio (y el sexo, en particular) fracasará en comparación con los días emocionantes pero poco realistas en que vivieron juntos antes del día de su boda.


Solo otro lunes

Quizás lo más triste que me dijo una pareja recién casada fue esto: "Debido a que vivimos juntos antes del matrimonio, el día que volvimos de nuestra luna de miel me sentí como 'solo otro lunes'”. La convivencia prematrimonial absorbe la novedad, la alegría y la sensación surrealista de las semanas, meses y años posteriores al gran día. Nada es realmente nuevo, excepto las joyas en tus dedos.


La verdadera tragedia

Pero la mayor tragedia para las parejas cristianas solteras que cohabitan es que viven fuera de la voluntad de Dios. Según Génesis 2:24, cuando una pareja se casa, se convierten en una sola carne. El orden es importante aquí. Primero, se casan. Entonces se convierten en una sola carne. La convivencia premarital, sin embargo, revierte esta orden o elimina por completo el componente de matrimonio. Este no es el diseño de Dios. No es su voluntad. De hecho, es pecado. Y nada bueno finalmente sucede cuando vivimos en pecado.


Pero hay esperanza

La mayoría de la gente piensa que una pareja que cohabita está en un tren en movimiento que no puede detenerse. Esto es incorrecto. Por la gracia de Dios, he podido convencer a muchas parejas cristianas de hacer lo impensable: mudarse/separarse. Sí, es terriblemente incomodo. Sí, es costoso. Sí, no tiene ningún sentido para el mundo incrédulo. Pero he visto fieles seguidores de Jesús dar este hermoso paso de obediencia, y nadie lo ha lamentado. Aquellos que finalmente se separaron experimentaron mucho menos dolor después de la ruptura. Los que se casaron se regocijaron el día de su boda cuando experimentaron un sentido redimido de novedad y asombro.


Mi carga

Pastores, consejeros y compañeros creyentes: ¿harás lo difícil? ¿Con gentileza, amabilidad y amor, animarás a las parejas cristianas solteras a que dejen de vivir juntas? ¿Te enfrentarás a tus temores de perder su aprobación y decir la verdad en sus vidas? Será difícil. Será incómodo. Puede agitar sus “plumas”. Pero será una verdadera demostración de amor.


Y si ya está viviendo con su pareja y no están casados, ¿puedes alentarlo con gracia y amor para que se mude de allí?


Te prometo que no te arrepentirás.


Preguntas para la reflexión

Si eres cristiano y estás viviendo con tu novio o novia antes del matrimonio, ¿por qué has elegido hacerlo? Si eres consejero o pastor, ¿cómo usarás el Evangelio para aconsejar a una pareja que cohabita estando solteros? ¿Cómo influye la relación con Jesucristo en las citas? ¿Cómo debe destacarse una pareja piadosa de otras parejas de novios?


[1] Jonel Aleccia, "'La nueva normalidad': la cohabitación está en aumento, según un estudio," NBC News, 4 de abril de 2013, https://www.nbcnews.com/healthmain/new-normal-cohabitation-rise- study-finds-1C9208429.


Steve Hoppe es pastor en Chicago y autor de Sipping Saltwater: Cómo encontrar una satisfacción duradera en un mundo de sed.

logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS