top of page
  • Foto del escritorCreativos Horizonte

La Suficiencia de la Palabra

Una Introducción a la Suficiencia



Platica entre Dale Johnson y Abner Chou.


Dale Johnson: Esta semana en el podcast, estoy encantado de tener conmigo a mi amigo, el Dr. Abner Chou. En 2022, fue elegido presidente de The Master's University, donde ocupó el cargo de presidente interino durante un año. Antes de eso, el Dr. Chou también se desempeñaba como profesor de exposición e idiomas bíblicos en The Master's University. Es miembro de la Sociedad Teológica Evangélica y de la Sociedad de Literatura Bíblica. Ha escrito un libro sobre teología bíblica de la visión, un comentario sobre Lamentaciones y Deuteronomio y un libro sobre hermenéutica. Fue el traductor principal de la Legacy Standard Bible y actualmente participa en la redacción de una serie de comentarios sobre el Antiguo Testamento. Sirve en Grace Community Church como anciano de Sojourners, un grupo de compañerismo que se enfoca en el Antiguo Testamento, y le gusta leer, hacer caminatas, viajar, dibujar figuras de palitos y pasar tiempo con los estudiantes y, por supuesto, con su familia, y el Señor ha bendecido a Abner con una increíble esposa y compañera de ministerio, Johanna, y cuatro hijos: Nehemías, Naomi, Meital y Hannah.


Hermano, estoy muy agradecido por ti y por el trabajo que estás haciendo aquí en TMU y por pasar un tiempo conmigo aquí en el podcast de hoy.


Abner Chou: El honor es todo mío. Gracias por todo el ministerio que haces.


Dale Johnson: Bueno, hermano, y la asociación histórica entre TMU y ACBC, estoy muy agradecido por eso. Estoy muy agradecido por el trabajo que ustedes siguen haciendo. Y creo que puedo decir honestamente, como escuela, digo, yo enseño en una escuela diferente, Midwestern Seminary, pero como escuela, The Master's University históricamente ha apoyado a ACBC y ha enseñado fielmente las Escrituras y el asesoramiento bíblico durante años. Y estoy muy agradecido por eso. Y muy agradecido por su visión de que esto continúe aquí. Por eso siempre es un placer estar contigo.


Abner Chou: Sí, el sentimiento es verdaderamente mutuo porque está impulsado por una convicción fundamental. Estamos unidos, unidos por nuestro entendimiento y determinación total de que las Escrituras son absolutamente suficientes. Y moriremos en ese cerro porque creemos con todo nuestro corazón que la Biblia es la verdad, la Palabra de Dios que todo enmarca, y fundamenta todo en la vida. Por eso, disfruté mucho de la asociación con ACBC y con usted personalmente, porque tenemos ideas afines y somos familia. Cada vez que estuvimos juntos, ya sea en el podcast, antes del podcast o interactuando después, las interacciones son simplemente tan dulce debido a nuestra unidad en Cristo y las Escrituras.


Dale Johnson: Amén y estoy de acuerdo. Y antes de comenzar a hablar sobre toneladas de cosas, me recordó que se supone que debemos hablar sobre la suficiencia de las Escrituras. Entonces, lo que quiero hacer por nuestros oyentes es asegurarme de que te conozcan adecuadamente y, por eso, Abner, quiero que les des unos minutos a aquellos que no te conocen. Quiero que compartas un poco sobre su historia, su testimonio y cómo ese testimonio ha dado forma a su visión de la suficiencia de las Escrituras.


Abner Chou: Sí, con mucho gusto. Crecí en un hogar cristiano en la providencia y misericordia de Dios, acepté a Cristo a una edad temprana debido al testimonio constante y la proclamación del evangelio que mi madre me dio. Aunque había aceptado a Cristo, me volví arrogante porque comencé a memorizar gran parte de la Biblia por razones equivocadas. Estuve involucrado, probablemente muchos de sus oyentes lo sabrán, en AWANA, que es un buen ministerio para ayudar a los jóvenes a memorizar la Biblia, y lo hice por todas las razones equivocadas. Quería obtener acciones de AWANA y conseguir un peluche Sparky, que todavía está en la casa de mis padres. Mis hijos lo señalaron y simplemente dijeron, oye, eres un necio y este es un símbolo de tu locura. Y dije, sí así es niños. Y memoricé la Biblia de manera incorrecta por malos motivos, por motivos codiciosos, francamente, y la memoricé como si fuera una fórmula, nunca supe lo que significaba. De hecho, cuando era niño, una vez le dije a alguien que me preguntó: “¿Alguna vez has querido enseñar teología cuando seas mayor?”. Y creo que la pregunta es graciosa, sabiendo ahora lo que hago. Pero en aquel entonces dije, bueno, la biología es el estudio de la vida, la sociología estudia la sociedad, la teología es el estudio de Dios. No sé nada sobre la vida ni la sociedad, pero sé todo lo que hay que saber sobre Dios.


Entonces, ¿por qué molestarse en leer la Biblia o estudiar? ¡Lo sé todo! Pero ilustra, ya sabes, un mal corazón y lo que terminó sucediendo es en la providencia de Dios, fui a una escuela pública donde los maestros conocían la Biblia mejor que yo y me condenaron porque no podía defenderlo. Estaban deconstruyéndolo todo frente a mí, pero no pude defenderme porque en realidad no conocía la Biblia. Expuso mi comprensión errónea de las Escrituras. Entonces, regresé a casa y le pregunté a mi mamá, “¿cómo estudio la Biblia?”. Ella había estado orando por mí durante años todos los días que yo hiciera esa pregunta y al hacerlo, dijo, “Toma un libro de la Biblia, léelo todos los días durante un mes. Y luego, hablemos.”


Así que comencé con los cinco capítulos de Santiago, comencé a leerlos, y comencé a pensar en todo el asunto de la fe y las obras. Empecé a darme cuenta de que esto es complicado, hay mucho a descubrir en ella. Pensé que la Biblia es aburrida. Pensé que el Dios de la Biblia era bastante superficial, y lo sabía todo. De repente, me di cuenta de que el cristianismo, la revelación de Dios, era sofisticada, tenía sentido. Trataba con todo y que el Dios de la Biblia, Él no sólo es un buen tipo, Él es Dios. Trascendente y alto, actúa como Dios porque Él es Dios, totalmente soberano, totalmente autónomo, totalmente el Creador con toda autoridad y soberanía en todo el universo. Y Él lo demuestra en muchos niveles. Y estas historias que leemos en las Escrituras, no todas son sobre nosotros. Se trata de que Él conduce todo. Y estas cosas empezaron a tomar forma cuando comencé a leer la Biblia, y en mi corazón dije nunca más, nunca dejaré que nadie bajo mi supervisión piense que la Biblia es aburrida. Nunca dejaré a nadie bajo mi supervisión piense que el Dios de la Biblia es simplemente este ser insignificante. Él es Dios, Él es Triuno, trascendente, santo. Quiero que todos entiendan eso y todo esto da forma a la suficiencia. Mientras crecía, tenía la percepción de que la Biblia era absolutamente insuficiente, que era lo más superficial, débil y limitado, que eso también era mi visión de Dios. Pero luego, cuando leo Su Palabra en serio, me doy cuenta de que el polo opuesto es verdad. De que este libro es el fundamento, la base, la determinación de toda realidad porque nuestro Dios es trascendente por encima de toda realidad. Él es el Creador sobre esto, y por lo tanto, Él dicta con Su voluntad autónoma y completamente soberana todas las cosas en este mundo. Cuando entendí eso, entonces hay adoración y hay amor por Él y verdadero temor de Él. Esto es lo que quiero inculcar a mis alumnos. Y ese es el punto de vista de la suficiencia, no obtenida por la experiencia, sino obtenida por la Palabra de Dios.


Dale Johnson: Sí. Está hablando de un punto de crisis en tu vida, ¿verdad? Y esta no es una experiencia poco común. Pienso especialmente en nuestros estudiantes universitarios que se van a diferentes lugares y escuchan cómo se deconstruye su fe. Están escuchando la Biblia en que dicen que confían siendo deconstruido y no muchos de ellos tal vez sean tan afortunados en su punto de crisis al lidiar con esto. Tal vez no ven la belleza de la suficiencia de las Escrituras y comienzan, ya sabes, perseguir otras ideas y ese tipo de cosas. Y eso me lleva a hacer una pregunta, tal vez sobre algunos de los desafíos que enfrentan los jóvenes. Usted enseña en una universidad cristiana, yo enseño en un seminario que también tiene una universidad. Abner, ¿cómo ves algunos de los desafíos que enfrentan los jóvenes hoy en día y luego lo vincularemos también a la suficiencia de las Escrituras?


Abner Chou: Sí, es una muy buena pregunta, y tienes toda la razón en que el Señor, en Su misericordia, me permitió estar en un hogar cuando estaba en la escuela media y secundaria. Y la gente me hacía estas preguntas que me empujaron a regresar a la palabra de Dios, que es todo suficiente y que no siempre se le da a cada individuo. Reconocemos eso, y en una situación universitaria, por un lado, la vida parece muy complicada. Hay todo tipo de luchas, tentaciones, ideologías, aplicaciones y reacciones que tienen los estudiantes universitarios que son muy diferentes a cuando cualquiera de nosotros estábamos en la escuela sobre cómo las personas manejan el dolor y el estrés, las redes sociales. Y podríamos hablar de todas esas diferencias. Esto es lo que descubrí por otro lado, que los problemas subyacentes son siempre los mismos, que las luchas fundamentales que deben ganarse para que la gente viva piadosamente, son siempre las mismas. Yo imparto una clase sobre este tema, llamado Fundamentos del Pensamiento Cristiano, que fundamenta la bibliología como primer tema. Siempre vuelve a ¿qué cree usted que es la verdad? y ¿qué es la verdad? y ¿Realmente reconoces que sabes que no lo sabes, y que alguien más tiene que decirte, de lo contrario, nunca podrás resolverlo por ti mismo?


El libro de Job ilustra esto. Job y sus amigos estaban tratando de entender durante tantos capítulos lo que pasó en su vida y ninguno de ellos estuvo cerca de decir, “Bueno, creo que esto se debe a que en el cielo Dios desafió a Satanás y quería usarte para Su gloria en esta manera, Job. Así que simplemente aguanta y todo esto va a ser bueno y Dios te va a usar.” Nunca lo dijeron Job o sus amigos porque la única manera de saberlo es si estuvieras en el cielo. Y la única manera en que se puede conocer la verdad es si el cielo la revela y es por eso que Job en Job 28 dice ¿dónde se puede encontrar la sabiduría? En última instancia, en un solo lugar. El temor de Yahweh es el principio de la sabiduría, Job 28:28. ¿Por qué? Porque sólo Dios lo sabe. Entonces tienes que ir a quien lo sabe y cuando le temes y lo escuchas con total sumisión y entrega, entonces realmente te vuelves sabio porque comienzas a escuchar a quien sabe de lo que habla. Y esa es la humildad que necesitamos. Y esa es la lucha de todo estudiante universitario, de abrazar ese tipo de sumisión, comprensión y conciencia de sí mismo y de las Escrituras. Y cuando eso sucede, entonces todos los demás problemas comienzan a resolverse, ya sean hogares rotos, ya sean hábitos pecaminosos, ya sean desafíos en la vida personal, en las redes sociales, lo que sea que enumeres. Entonces la Palabra de Dios funciona ahí en fuera, porque tienen un ancla y un punto de partida para tratar con todo.


Entonces, por un lado, los desafíos son muy diferentes de lo que eran antes, esto en cuanto a lo externo y superficial es cierto, pero, por otro lado, en realidad son los mismos.  Esa universalidad donde haces que la gente regrese a Dios y a las Escrituras y comienzan a ver cómo funciona esto en sus vidas, es lo que atestigua que las Escrituras son suficientes. Porque te dice la verdad eterna, que es a la vez verdad que nunca cambia y que dura para siempre. Y estos no son sólo temas de una vez, son problemas de todos los tiempos.


Dale Johnson: Me encanta la forma en que lo planteas porque realmente es una pregunta constante que se hizo desde el principio: ¿Dios realmente dijo esto? Y a menudo se hace la pregunta: ¿Dios realmente habló de esta complejidad que experimentamos hoy? o ¿habló Dios de esta otra complejidad? Y surge la pregunta: ¿Dios realmente dijo esto? Entonces, estamos buscando Su verdad, sólo depende de dónde estemos buscando. Creemos que la Biblia es suficiente para responder esas preguntas particulares que usted demostró, en lo que se refiere a la vida, comenzando con el temor del Señor.

Ahora que nos acercamos a la suficiencia, eso no es nuevo para nosotros, en ACBC. Hablamos de esta idea, ya sabes, todo el tiempo. Sin embargo, creo que a veces definir los términos es fundamental para que podamos hacerlo y asegurarnos de que los definimos apropiadamente. Entonces, quiero que de alguna manera desarrolles cómo ves y entiendes la suficiencia de las Escrituras. Quiero decir, esta es una doctrina importante no sólo para ACBC sino para la iglesia en su conjunto. ¿Creemos que la Palabra es suficiente para responder los problemas de vivir y los problemas de la vida? Y no sólo de cómo pensamos acerca de Dios, sino de cómo pensamos acerca de nosotros mismos y cómo pensamos acerca de los demás. Por lo que esa doctrina frecuentemente puede verse comprometida teológicamente. Y por eso quiero que hables sobre esto. ¿Cómo formulas la doctrina de la suficiencia de las Escrituras?


Abner Chou: Sí, eso es genial. Pienso con frecuencia y con razón, por lo que no intento desestimar el enfoque o la presentación de la suficiencia de nadie. A menudo articulamos la suficiencia en términos de lo que hacemos con la verdad y dónde se puede aplicar la verdad. Que la Biblia tiene jurisdicción, tiene voz y puede hablar sobre temas de todo lo que aclama de la vida y la piedad y de todo lo que existe. También lo expresamos negativamente en que no puede ser restringido en su aplicación, que no puede ser limitado por categorías humanas y limitado por nuestra propia lógica. Más bien, las Escrituras tienen autoridad sobre todo, y eso enmarca nuestra definición de suficiencia. Lo expresamos en términos de actividad, lo cual es bueno, y lo aprecio, y su practicidad es necesaria.


Permítanme dar un paso atrás y abordar la suficiencia con una sola palabra. La palabra "verdad". ¿Qué es la verdad? y ¿es la Biblia verdadera? Entonces, ¿qué es la verdad? Esa es la pregunta de Pilato. La verdad, yo sostendría de la Biblia es lo que corresponde con la realidad, es Dios que dice que se haga la luz y ¿qué pasa? Hay luz. La Palabra, reclamada y afirmada, coincide con lo que es. Ésa es la naturaleza de la verdad, que corresponde con la realidad. Lo que tenemos en las Escrituras es la verdad desatada y la verdad revelada de una manera tan poderosa que a menudo la gente intenta articular, “Bueno, por supuesto que la Biblia es verdad, pero no puede hablar de ciertas cosas”. Y lo que acaban de hacer es que han comenzado a aislar las Escrituras. Muchas veces, y no sé por qué la gente hace esto. Dicen, “Bueno, la Biblia no te da instrucciones sobre un cambio de aceite. Está claro que no está destinado a usarse para todo en la vida”. Bien vale. Sí, estoy de acuerdo, no da instrucciones sobre el cambio de aceite, pero la veracidad de las Escrituras es mucho más trascendente que eso. Y eso es lo que tenemos que entender, la veracidad de las Escrituras es mayor de lo que le damos crédito.

En la cosmovisión, hablamos de cuatro categorías. Hablamos de Epistemología, ¿Cómo sabes lo que sabes? Etiología, ¿Cómo llegamos a dónde estamos? Escatología, ¿hacia dónde va todo? y la Ética, ¿Qué hacemos ante todo esto? Estas son las cuatro categorías.


Bueno, la Biblia tiene las cuatro categorías. En bibliología, tal como se presenta, es epistemología. Te cuenta todas esas historias del Antiguo y del Nuevo Testamento porque te cuenta cómo las cosas llegaron a ser como son. Te dice escatología. Ciertamente nos da imperativos morales, cómo vivimos ahora, eso es ética. Y así, todas esas cosas se encuentran en toda la Biblia, pieza por pieza. Necesitas toda la Biblia, y no solo te dice cómo hacer un cambio de aceite, sino que te dice todo el tejido de la realidad, su amplitud, su alcance. No se trata solo de, bueno, puedes compartimentarlo en solo vida espiritual. No, se trata de todo, pasado, presente y futuro. Esto es todo acerca de la existencia en este mundo. Esa es toda una visión del mundo, por así decirlo. Si te gusta usar ese término, entiendo que a la gente no siempre le gusta usarlo. Está bien. Creo que entendemos de qué estamos hablando: una perspectiva del universo. Además de eso, la Biblia es mucho más profunda de lo que creemos: sustenta por qué las cosas son como son. Proverbios 8 nos recuerda que la sabiduría es poseída por Dios y utilizada e incrustada en las profundidades de la Tierra, las alturas de las montañas, la forma en que operan las cosas, incluso trascendente sobre el polvo del que fue creado el hombre.


Entonces, ¿qué nos dice eso? Dice que para darle sentido a cualquier cosa en la vida y verlo todo correctamente en la vida. Debes tener las Escrituras. La Escritura es un requisito presuposicional y fundamental. Y eso también habla del peligro de que a veces, cuando miramos un punto de vista podemos decir, bueno, parece estar bien, si lo creo. Y no reconocemos que con cada punto de vista se obtiene una visión del mundo gratuita, se obtienen presuposiciones gratis. Y a veces ni siquiera nos damos cuenta de que nos estamos absorbiendo de presuposiciones, de suposiciones que pueden ser completamente contrarias a lo que creemos. Simplemente las asumimos y las tomamos por sorpresa, pero la Biblia es profunda y tenemos que ser deliberados al respecto.



Entonces obtuviste mayor amplitud, obtuviste mayor profundidad, obtuviste mayor altura. A veces la gente dice, bueno, hacemos esta acción, como un cambio de aceite y no se detienen a pensar. ¿Por qué haces el cambio de aceite? ¿Para qué haces el cambio de aceite? Y en última instancia, es para adoración. Es para la gloria de Dios y eso dicta cómo se realiza la acción. Y la Biblia tiene algo que decir sobre todas esas cosas. La Biblia tiene algo que decir sobre cada actividad porque habla de la altura y a veces lo olvidamos y simplemente compramos la definición del mundo de por qué lo haces. Bueno, tengo que hacerme un cambio de aceite para que mi auto no se rompa, es cierto, pero hay algo más que eso. Y hay una razón por la cual su automóvil se estropea sin un cambio de aceite y eso es algo que también se cruza bíblicamente. Y no entendemos todo lo que las Escrituras tienen que decir sobre un tema porque no entendemos su amplitud, que es la amplitud de las Escrituras, su profundidad, su altura o su extensión. El mundo nos ofrece ideas que van y vienen. La Biblia nos da, en definitiva, ideas por su amplitud y su profundidad y su altura que van para siempre, son verdad eterna. Y así, ahora vemos la Biblia no solo como un libro aislado que habla solo de ciertos temas de una manera agradable pero que realmente no puede manejar todo lo demás. Y en realidad vemos que la Biblia es la amplitud que abarca la totalidad del conocimiento humano, lo sustenta todo, tiene la altura de cada actividad y de cada hecho y dato y lo trasciende todo porque es para siempre. Puede que no sea la única palabra sobre un asunto, pero es la última palabra sobre el asunto y la primera palabra sobre el asunto. Entonces sí, eso es lo que queremos decir con suficiencia y que significa esto: Sí, la Biblia, por supuesto, habla de todo porque está alrededor, debajo, encima y trascendiendo todo. Y esa es la naturaleza de las Escrituras cuando pensamos en la suficiencia.


Dale Johnson: Bueno, eso es correcto. Y está atado a la autoridad de la Biblia. Y cuando empiezas a decir, lo que mencionas en relación con la epistemología, cuando empiezas a decir que la Biblia no habla de un tema determinado. Número uno, estás diciendo que esa cuestión es esencial o necesaria para quiénes somos como seres humanos y lo que se supone que debemos lograr. Y en segundo lugar, estás diciendo que hay otra autoridad que ha hablado mejor sobre cómo debemos hacer eso como seres humanos. Y así, entendemos mal el objetivo de lo que se supone que debemos hacer como seres humanos y, por lo tanto, entendemos la fuente de cómo se supone que debemos hacer esa cosa determinada. Y así es como se socavan la suficiencia y la autoridad como en realidad dos caras de la misma moneda. Y por eso me encanta la forma en que estás enmarcando esto. Estás hablando de que no solo tenemos esta vieja doctrina anticuada a la que tenemos que aferrarnos, sino que estás demostrando que la Biblia misma y es lo que Dios nos ha revelado. Sí, es práctico, pero revela quién es Dios y revela la verdad de tal manera que es dinámica en su amplitud, en su profundidad para explicar quiénes somos. Y el propósito por el cual existimos y cómo tememos al Señor para que podamos ver y comprender las cosas que nos rodean de una manera que corresponda con la realidad. Creo que es brillante y muy útil.


Ahora, la razón por la que estamos aquí esta semana, estamos aquí grabando en The Master's University, y puedo pasar un rato con ustedes es por la Conferencia de Pastores de esta semana. Creo que ustedes hablaran al menos un par de veces. Por eso, quiero que hables un poco sobre algunas cosas que describirás incluso en tus mensajes de esta semana, y tal vez formas en que eso pueda ser útil para nosotros en la consejería bíblica.


Abner Chou: Sí, con gusto, estas cosas están en mi corazón, ya que especialmente estoy predicando esta semana y aprecio las oraciones de la gente sobre esto. Una de las sesiones que tengo el viernes trata sobre la verdad y la educación y mi objetivo es animar a los pastores a recuperar la suficiencia de las Escrituras. Es entender que esto no es sólo decir: “Oye, puedes aplicar la Biblia en ciertas áreas de tu vida y eso está bien”. Es preguntar, no, ¿realmente entiendes la naturaleza de la Biblia? Y que la pregunta no es ni podrá ser nunca, ¿podríamos aplicar la Biblia allí? La pregunta debe ser que la Biblia debe aplicarse allí. ¿Cómo se aplica? ¿Cuáles son todas las formas en que se aplica? Porque si aplica. Porque es la realidad que lo abarca todo. Y para los pastores como los que estamos en la Conferencia de Pastores, esta es la verdad más alentadora para nuestros corazones porque nos muestra que cada vez que abrimos nuestra Biblia, no es irrelevante. Cualquiera que sea el pasaje en el que te encuentres, este formula nuestra perspectiva de la realidad, moldea, cultiva y refina nuestra mente y nuestro corazón, y es absolutamente fundamental porque abarca, determina y es el marco y la base de todo en nuestras vidas, y nosotros solo tenemos que seguir reiterando eso y permitir que la Palabra haga su maravillosa obra por el poder del espíritu y, por supuesto, eso afecta la educación, afecta la educación porque empezamos a darnos cuenta, oye, espera un minuto, si empiezas a enseñar esta forma de pensar que lo abarca todo, y eso es una religión, entonces toda educación es religiosa. No solo tienes una escuela cristiana, tienes otras escuelas que son deliberadamente otras religiones y podría ser sí, una escuela musulmana, una escuela hindú, una Yeshivá de una escuela judía, lo que sea, sí. Pero incluso las llamadas escuelas seculares que afirman que son objetivas y un tercero. No lo son, están promoviendo activamente y adoctrinando activamente una religión. Es inevitable cuando te involucras en la educación una vez que entiendes cuál es la verdad. Y entonces, solo necesitamos ser conscientes y alentar a nuestros padres entre nuestro pueblo a hacer exactamente lo que dicen las Escrituras, la solución no es, hazlo de esta manera o hazlo de otra manera, o tienes que tener este modo de operación. No, es decirles a los padres que hagan lo que la Biblia les dice que hagan, que sean padres y es importante y tiene importancia y es parte de cimentar la iglesia como pilar y fundamento de la verdad y sostener a la próxima generación. Lo que haces es muy vital. No es sólo esta ocurrencia de último momento junto a todas estas otras cosas llamativas en la iglesia. No, es absolutamente crucial. Por eso la primera instrucción después del mandamiento supremo de amar a Dios con todo el corazón, ¿es qué? Enseñar estas cosas, afilarlas. Eso es lo que significa en hebreo hacer filosa la palabra de Dios, la ley de Dios en los corazones de los niños. Importa. Y eso es parte de lo que estamos hablando en la Conferencia de Pastores. Pero mi sesión principal trata sobre cómo Dios preserva el remanente. El tema de la conferencia de pastores es pastorear al remanente y mi sesión y mi tarea ha sido discutir la doctrina de la preservación y el texto es 1 Reyes 19:18 que Dios ha dejado “siete mil en Israel, todas las rodillas que no se han doblado ante Baal y toda boca que no lo ha besado” ninguna de las dos, y la doctrina de la preservación es tan necesaria, que Dios preserva un remanente a pesar de todas las dificultades, sin importar lo que pase, sobrevivimos, y resistiremos y seremos llevados a través de Su ira a veces físicamente, siempre eternamente, y que él nos preserva en suficiente cantidad. Ya sabes, 7.000, es poco. Por lo tanto, nunca debemos sentir que deberíamos ser la mayoría, pero al mismo tiempo, no necesitamos actuar como si estuviéramos solos. Ese fue el problema de Elías. Elías dijo, “yo soy el único” y Dios dijo, no, hay 7,000. Y entonces debemos actuar de esa manera, actuar con humildad, Dios nos preserva en nuestro servicio a Él, inclinarse ante Baal es un acto de adoración y devoción total, pero Dios había preservado a algunos para la devoción total a Él. Necesitamos recordarle a nuestra gente y a nosotros mismos que podemos terminar bien, que Dios guarda nuestros afectos. Cuando pensamos que nuestro corazón es propenso a divagar: “Señor, lo puedo sentir”, sin embargo, Dios puede sujetarnos. Dios puede sujetarnos, no sólo en nuestro servicio sino también en nuestra sumisión. Tampoco besaron a los baales, besar es a menudo un acto de lealtad, como besar al Hijo en el Salmo capítulo 2. Dios puede sujetarnos, pero siempre es por Su gracia soberana. Me encanta esto. Y esta es la clave de todo el mensaje y lo que debemos recordar, Elías todo el tiempo estaba diciendo: “Sólo quedo yo”, pero Dios responde en 1 Reyes 19:18 y dice: “He dejado un remanente. " El punto es que “Elías, pensaste que lo estabas haciendo todo el tiempo. Lo tenías completamente al revés, soy yo quien lo ha estado conduciendo”.  Yahweh es quien todo el tiempo ha estado asegurando el remanente. Nunca fue por acción del hombre. Nunca fue por el esfuerzo del hombre. Elías no era nada especial. Él no era nada. Dios y su gracia soberana lo eran todo. Y la forma en que persistimos y la forma en que animamos a nuestros aconsejados y la razón por la que tampoco nos damos por vencidos es porque Dios preserva un remanente, hay un remanente preservado por la gracia y Dios no se ha rendido y nunca se rendirá. Entonces nosotros tampoco. 


Dale Johnson: Esta es una gran obra de Dios. Quiero decir, mientras hablas de eso, estoy aplicando ese lenguaje no solo a nosotros personalmente. Pero cuando pensamos en el asesoramiento, esto es una historia. Esta persona frente a ti es una historia de la gracia y la fidelidad del Señor y de que el Señor hará esto. Esto va en contra de la cultura terapéutica en la que vivimos, funciona completamente al revés de la consejería, incluso en un entorno religioso, que dice “Todo esto es para mí”. Esto cambia la narrativa, cambia la narrativa para ver la belleza de la gracia sustentadora y el poder sustentador de Dios a través de las dificultades, cuando parece difícil y parece que, mientras te preparas para predicar este mensaje, que esto será algo a lo que debamos aferrarnos, especialmente en la cultura que estamos viviendo ahora, para ver la gracia y la fidelidad del Señor, incluso cuando se vuelve difícil y que esta es Su historia, somos hechos por Él, para Él, para ser usados por Su causa aquí, y veremos cómo el Señor continúa preservándonos a nosotros también.


Hermano, esto ha sido genial. Muchas gracias por el tiempo que pasamos juntos hablando sobre este tema de la suficiencia, que es tan crítico. Realmente lo aprecio.


Abner Chou: Es un honor. Gracias por el ministerio que haces, las posiciones que tomas y tantas vidas ayudadas, de verdad, no solo un cambio que es superficial sino un cambio que agrada a Dios y de eso se tratan nuestros ministerios, de agradar al Señor y eso sólo puede hacerse a través de Su Palabra.



 

Sobre el Autor



Dale Johnson es Director Ejecutivo de la Asociación de Consejeros Bíblicos Certificados. También es el presentador habitual del podcast Truth in Love de la ACBC.




Abner Chou es profesor de estudios bíblicos en el Master's University en Santa Clarita, CA. Sus otros trabajos incluyen I Saw the Lord: A Biblical Theology of Vision y un comentario sobre Lamentaciones (Evangelical Exegetical Commentary).



 

Traducido por: Joel Gilbert


41 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page