• CCB

Adicción a Videojuegos


La Organización Mundial de la Salud votó oficialmente el 25 de mayo del 2019, para incluir el “Gaming Disorder” en su más reciente edición de Clasificación Internacional de Enfermedades. Dicho de otra manera, el excesivo uso de videojuegos es hoy una enfermedad y es clasificada como “adicción”. Piensa en esta última declaración por un momento: un comportamiento exterior ahora ha sido considerado como una enfermedad interna. ¡Oh guau! Pero no me sorprende, porque el sistema del mundo ha estado nombrando comportamientos enfermizos por lo menos desde los 1930´s con la aparición de los Alcohólicos Anónimos (AA) por la excesiva de alcohol.


El hecho de nombrar el jugar videojuegos como una enfermedad (y finalnente cualquier discusión sobre adicciones) enciende muchas conversaciones y algunas veces opiniones cargadas de emociones a través de toda América. La Radio Pública Nacional anunció una decisión en un artículo en línea. El autor menciona las estadísticas del Centro de Investigaciones Pew 2018 citando que, tantos como el 97 por ciento de adolescentes masculinos y el 83 por ciento de adolescentes femeninas juegan algún tipo de juego en un dispositivo”. “Un sitio web financiero menciona la economía de videojuegos considerando que Epic Games , los inventores del muy popular juego gratis en línea Fortnite, generó al menos $1 billón de dólares el año pasado (tal vez hasta más) y hoy tiene un valor de $15 billones. Incluso hay una nueva herramienta de medida en línea llamada “Prueba de trastorno de juego” para evaluar si alguien tiene o no este problema. [5] Sí, la adicción es un tema candente, un enorme problema alrededor del mundo y un tema que reta al corazón, pero yo no iría tan lejos como llamarlo una enfermedad. Si es que ya no lo es, esta es una “enfermedad” que genera dinero para aquellos que están en la industria de salud mental y farmacéutica, pues ellos buscan “ayudar” a padres interesados en sus hijos “enfermos” que juegan excesivamente videojuegos.


La “Cura” del mundo para este comportamiento enfermizo

La “ayuda” que se ofrece para combatir esta así llamada enfermedad será frecuentemente una consejería sin tomar en cuenta a Dios y con medicamentos psicotrópicos que adormecen a los niños y crean una dependencia, efectos secundarios que algunas veces impactan el desarrollo físico de los niños y otras dificultades. Esto puede sonar muy fuerte de entrada, pero desafortunadamente este es el camino a seguir para los comportamientos enfermizos, la comunidad psicológica secular solamente puede ofrecer medicamentos y psicoterapia para sus “pacientes”, mientras trata estos problemas como un problema médico en lugar de un problema de los deseos del corazón.


El Problema del Corazón

En el 2008 publiqué un folleto llamado “Ayuda y Esperanza para el adicto a Video Juegos, T.V. e Internet”, intentando advertir a nuestra cultura acerca de los peligros de vivir en un mundo virtual negligente a la realidad. El amor al control, a escapar de la realidad y buscar el placer son algunos de los motivos que se discuten en el folleto. El jugar videojuegos no es pecado como tal, pero Jesús enseñó que Dios siempre esta mirando las intenciones de nuestro corazón detrás de nuestras acciones. En el Sermón del Monte en Mateo 5:21-30, Jesús nos enseña que el asesinato, que obviamente es un pecado externo, no es diferente al pecado oculto del deseo de nuestro corazón de enojo en contra de nuestro prójimo. Jesús enseñó de manera similar acerca del adulterio (pecado externo) y la lujuria en el corazón (deseo interno pecaminoso). Mientras que las consecuencias de los pecados externos pueden diferir de los pecados internos el común denominador es que ambos provienen de los mismos deseos pecaminosos dentro del mismo corazón que nos tienta a tomar decisiones egoístas (Santiago 1:14-15).


Si eres un jugador, analiza cuál podría ser el motivo de tu corazón detrás del jugar videojuegos. Estos motivos podrían revelar un corazón tratando de escapar de la monotonía, de la misma existencia real prefiriendo vivir en un mundo de fantasía de nuestra propia creación. En mi folleto, escribí acerca de la triste experiencia de alguien con los videojuegos en línea. “Un hombre creó una persona imaginaria, obtuvo un trabajo imaginario, conoció a una mujer imaginaria, se casó con ella en un imaginario mundo ´virtual´ de internet, y terminó divorciándose de su verdadera esposa algunos meses después”. Esta descripción es claramente un ejemplo de un pecado de comisión, tanto como lo son los pensamientos y comportamientos agresivos que van en aumento en la vida real en contra de personas inocentes llevados a cabo por adolescentes después de jugar excesivamente los video juegos. Ver violencia en la T.V. puede ser de influencia para la gente joven, pero la naturaleza participativa violenta en los videojuegos esta particularmente impactando a nuestros jóvenes de acuerdo con este artículo.


Los No-Tan-Obvios Pecados de Omisión

Sin embargo, mi preocupación no es solo acerca de los pecados de comisión sino los pecados de omisión que prevalentemente están en los video juegos. “No ser o hacer lo que Dios nos requiere” así se definen los pecados de omisión, y puede incluir, fallar en amar a nuestra esposa como Cristo ama la Iglesia, fallar en honrar a nuestro esposo, no sirviéndonos unos a otros, no amándonos unos a otros, no ejercer nuestra paternidad enseñando a nuestros hijos y no trabajar duro en nuestro empleo (o escuela) como para el Señor. Al principio no es fácil detectar estos pecados de omisión, pueden ser acumulativos y manifiestos en una manera más grande yéndose por el camino de proverbios acerca de la negligencia. Por último, el problema yace dentro de la motivación de nuestro corazón. Así que, la medicina y la psicoterapia sin Dios son simplemente inadecuadas porque fallan en guiarnos hacia la confesión,arrepentimiento, transformación, y un cambio de corazón genuino para la gloria de Cristo. Proverbios 28:13 nos dice, “El que encubre sus pecados no prosperará; pero el que los confiesa y se aparta de ellos alcanza la misericordia divina.” Me encanta que la consejería bíblica se enfoque en el aspecto de eternidad y de Reino, pues señala con precisión el pecado para los que están luchando contra éste y provee una oportunidad para que la gente confiese y abandone su pecado.


Ayuda y Esperanza Bíblica

Estas nuevas etiquetas de enfermedades no deben intimidar, influenciar, o tentar a los creyentes a pensar como la cultura que les rodea. La cultura bíblica dice que debemos pensar diferente. No estamos sin esperanza porque sabemos que el Espíritu Santo está todavía trabajando en nuestros corazones, así que el arrepentimiento y el cambio son verdaderamente posibles. Este hecho nos inspira a llamar al pecado por su nombre, “pecado”, y guía a los no creyentes al arrepentimiento mientras que son despertados a ver los deseos pecaminosos de su corazón y a poder ver la santidad de Cristo.


Si cedes a los estándares culturales y a las nuevas maneras de construir enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (OMS), estarás perdiendo oportunidades para amorosamente compartir el amor de Dios, porque entonces prevalecerá lo que con anterioridad he etiquetado como la ´mentalidad de víctima´. En contraste, la mujer pecadora de Lucas 7:36-50 se percata conscientemente de su pecado y de la santidad de Cristo. Ella responde en arrepentimiento, fe y adoración, recibiendo el perdón de Cristo. Jesús le dijo en el versículo 50b: “Tu fe te ha salvado. Ve en paz.” Tu misión como consejero bíblico, así como representante del cuerpo de Cristo es la misma: amorosamente llamar al pecador al arrepentimiento y a la fe en Cristo.


Preguntas para Reflexionar

¿Cómo puedo amable y amorosamente llamar a gente de mi círculo de influencia a arrepentirse pues están fallando al no amar a Dios y al prójimo debido a su hábito de jugar videojuegos? ¿De qué maneras puedes alcanzar a aquellos que están a tu alrededor para estar más comprometidos relacionalmente que distraídos por la tecnología en sus teléfonos celulares y dispositivos? ¿De qué maneras los padres están inconscientemente alentando la mentalidad del derecho al entretenimiento y diversión desde las primeras etapas del desarrollo de sus hijos?

Mark E. Shaw es vicepresidente de un ministerio de adicciones llamado The NewDay Center en Indianápolis, IN, y autor de 20 publicaciones que incluyen “El Corazón de la adicción”, “Paternidad a prueba de adicciones” e “Intervención divina: Esperanza y ayuda para familias de adictos”.


Traducido por: Lorena Arámburo

logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS