• CCB

Cómo mirar más allá de la falla y ver la necesidad


El profeta Isaías, llamó a Cristo nuestro Salvador, "Admirable Consejero" (Isaías 9:6). ¿No es asombroso que muy pocos en el campo de la consejería bíblica hayan emprendido el esfuerzo de estudiar al Admirable Consejero como el maestro de la consejería? Me sentí profundamente impresionado y alentado cuando presté más atención a nuestro Señor y su manera de tratar con la gente. He aquí un ejemplo de Juan 4:5-28.


El Admirable Consejero es diferente

Jesús, estando cansado del viaje, estaba sentado al lado del pozo, y era la hora sexta. ¿Por qué esta mujer viene a la sexta hora? Porque todos en la ciudad conocían su estilo de vida y ella estaba llena de vergüenza. No se atrevía a mirar los ojos despectivos de su gente.


El Admirable Consejero es el maestro de la consejería.

El Admirable Consejero empieza a hablar con la mujer. ¿Puedo hacerle una pregunta en este momento? Digamos que usted conoce a la mujer y ya sabe qué tipo de estilo de vida está viviendo. Ella es de tu ciudad, ella es de tu barrio, o incluso "peor", es miembro de tu congregación y te enteraste de su estilo de vida. Tenía cinco maridos y el hombre con el que vivía no es su marido tampoco. Las posibilidades son altas de que en este momento estaríamos yendo en la dirección equivocada con ella acercándonos a sus acciones pecaminosas en una especie de "choque frontal". Sin embargo, el Admirable Consejero la conoce mejor (con quien se acostará no es el problema principal). Sus acciones pecaminosas de adulterio son más bien los malos frutos que provienen de un problema oculto que es mucho más profundo, fundamentado en su corazón. Ella todavía sigue el viejo esquema de Satanás, creyendo que la vida vivida para sí misma es la mejor vida que puede vivir.


El Admirable Consejero es profundo

El enfoque de Cristo es mucho más profundo. Cristo no se satisface al tratar con sus acciones pecaminosas. Él está a punto de enseñarle el principio fundamental de que hemos sido hechos para algo más grande que simplemente vivir para nosotros mismos. Con el fin de mostrarle esta verdad, Él le pide que le dé agua. Al llamar su atención a la sed física, nuestro Admirable Consejero utiliza un método común de enseñanza judía, pasando de lo conocido a lo desconocido. El ir por agua a esa hora del día demuestra que la mujer estaba muy consciente de la sed física. Lo que ella no sabía era que había algo más, una sed espiritual. Cristo está usando esta ilustración del agua física y la sed física para enseñarle esta lección crucial de que su principal problema no radica en lo físico, sino en lo espiritual. Peor aún, ella trataba de apagar una sed espiritual con medios físicos.


El Admirable Consejero es un maestro paciente

Cuán diferente es el enfoque de Cristo al aconsejar a esta mujer adúltera. El versículo 10 deja muy claro lo que distingue al Admirable Consejero de tantos consejeros hoy. Cristo es consciente del hecho de que la mujer no conoce el don de Dios. Ella no sabe lo que significa vivir en una cercana e íntima relación con el Dios vivo. No tiene idea de lo que significa disfrutar de una relación redimida y reconciliada para la que ha sido creada. Ella está muy consciente del hecho de que es un ser relacional, pero está buscando satisfacción meramente en lo horizontal, sin saber de la relación vertical para la cual ha sido creada pero que ha sido rota por el pecado. Por lo tanto, una parte principal del consejo de Cristo es enseñar, en lugar de simplemente reprenderla por sus acciones pecaminosas. Él le está enseñando que ella está tratando de buscar satisfacción meramente en lo físico, cuando en realidad su verdadero problema radica en lo espiritual. La mujer está buscando satisfacción en las relaciones horizontales y así Cristo la está llevando a Dios como su primera y más importante relación. Cristo no se centra en las consecuencias pecaminosas de su estilo de vida egoísta. El Admirable Consejero es capaz de mirar más allá de su culpa y ver su necesidad.


Una parte principal del consejo de Cristo es enseñar, en lugar de simplemente reprender por las acciones pecaminosas.

Demasiado a menudo en consejería nos centramos solamente en la reprensión y la corrección. Sin duda, éstos son elementos básicos de la consejería bíblica (2 Timoteo 3:16). Sin embargo, podemos aprender del Admirable Consejero que incluso la reprensión y la corrección tienen que hacerse mirando más allá del mero nivel conductual. El hombre vive de su corazón (Proverbios 4:23) y es por eso que Cristo enseña primero a la mujer acerca de la verdadera naturaleza de su problema (Juan 4:7-15) antes de reprobar sus acciones (v.16-18) y luego corrige su pensamiento (v.19-26).


El Admirable Consejero apunta a la plenitud imperecedera

Muchos comentaristas creen que la mujer, intimidada por el conocimiento de Cristo de su vida, trató de cambiar de tema en el versículo 19. Sin embargo, creo que esta mujer está mucho más en el punto de lo que la mayoría de los observadores de la escena podrían anticipar. Esta mujer estaba siguiendo muy de cerca la enseñanza de Cristo y sus ramificaciones y llega a la inevitable conclusión: si esto es realmente cierto que he sido creada para adorar y por lo tanto la verdadera satisfacción no se encuentra en adorar la creación, sino, en última instancia, más bien en vivir para adorar a Dios, ¿dónde encuentro entonces a este Dios verdadero para el que he sido creada?


Incluso la reprensión y la corrección tienen que hacerse mirando más allá del mero nivel conductual.

Como mujer samaritana ella estaba en conflicto sobre la cuestión de si el Dios de sus antepasados ​​en el Reino del Norte era el único Dios verdadero o si es el Dios que ha sido adorado en Jerusalén, el Reino del Sur. Ella no cambia de tema, sino más bien trata de aclarar quién es el verdadero y único Dios con el cual construir esta relación íntima y llena de vida. El Admirable Consejero corrige la enseñanza defectuosa de los samaritanos y le señala al verdadero Dios de Judá. Sin embargo, al mismo tiempo, le revela a la mujer que la verdadera adoración y comunión con el único Dios vivo no está ligada a cierto templo o lugar. La verdadera adoración se basa en una íntima comunión con Dios en espíritu y en verdad. Es una relación que apreciamos y disfrutamos en un nivel sincero. Quien quiera disfrutar de esta comunión con el Dios vivo tiene que hacerlo con amor en su espíritu y con sinceridad en la verdad.


Sólo por estudiar este breve encuentro entre Cristo y la mujer en el pozo podemos aprender numerosas lecciones del Admirable Consejero:


  • Debemos construir una relación con nuestros aconsejados para tener acceso a sus corazones.

  • No debemos limitar nuestro enfoque hacia el comportamiento pecaminoso exterior; Tenemos que ser capaces de mirar más allá de la culpa y ver la necesidad.

  • El verdadero cambio bíblico siempre está alimentado por una relación amorosa con Dios como Creador y Salvador. El indicativo debe impulsar el imperativo.

  • El verdadero "éxito" en la consejería no se encuentra simplemente viendo un cambio en el comportamiento exterior, sino más bien en un cambio de adoración que tiene lugar en el nivel del corazón.

  • La reprensión es una parte vital y legítima de la consejería bíblica, sin embargo, no debemos pasar por alto lo mucho que nuestros aconsejados necesitan la enseñanza veraz y la corrección amorosa.

  • El objetivo final de cualquier consejo bíblico es ayudar a las personas a vivir una vida de adoración y amor hacia el Único para quien han sido creados y salvados.

  • El verdadero consejo bíblico no está satisfecho con el cambio de comportamiento, sino más bien con un corazón que se somete libre, amoroso y alegre a su Creador y Salvador, en espíritu y en verdad.


Preguntas para la reflexión

Con la abundancia de recursos de consejería bíblica en nuestra cultura, ¿vemos la gran responsabilidad y llamado que tenemos al estudiar el papel fundamental a seguir de un consejero, nuestro Admirable Consejero?


¿Podemos nosotros mismos disfrutar de esta íntima relación con Dios en espíritu y en verdad para que podamos señalar a otros a ella? ¿Somos capaces de mirar más allá de la falla de nuestro aconsejado para ver su necesidad, al igual que hizo el Admirable Consejero?



Michael Leister es pastor-anciano en la Iglesia Bíblica NordRhön en Hünfeld/Alemania y como profesor de Consejería Bíblica en el Centro Europeo de Capacitación Bíblica EBTC en Berlín, Renania y Zúrich.

logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS