• CCB

Criando adolescentes en un mundo hipersexualizado


Nuestro mundo está hiper-sexualizado. Desde la publicidad, la música, la moda y los medios de comunicación, nuestros adolescentes están inundados de contenido sexual. Entonces, ¿cómo podemos criar a los adolescentes en un mundo como este? La consejera bíblica Eliza Huie ha escrito un libro breve, bíblico y alentador para ayudarnos a navegar este tema difícil con nuestros hijos adolescentes.


Habiendo enmarcado el problema y alentado al lector a meditar en el Salmo 103, Eliza destaca 7 puntos de "no hacer" (que también integran los "si hacer") que tienen como objetivo equipar y alentar a los padres. En resumen, son:


1. No reacciones de forma exagerada: los padres pueden reaccionar exageradamente ante el pecado sexual de sus hijos adolescentes. Sin embargo, dice, esto a menudo "estorba la comunicación continua" y puede hacer que tu hijo adolescente "te vea como alguien de quien esconderse cuando caiga".


2. No prediques, sermonees: hablar menos y escuchar más a menudo le permite a un padre ganar una mayor voz en el corazón de su hijo adolescente.


3. No te desconectes: mantente conectado con tus adolescentes y sus relaciones; ten en cuenta quiénes son sus amigos, qué miran y escuchan, y qué ven y oyen.


4. No pienses "no es mi hijo": cada adolescente, independientemente del entorno (cristiano) en el que vivas, estará expuesto a la tentación y es vulnerable al pecado. El pecado sexual es algo a lo que todos somos susceptibles.


5. No evites discutir los cambios que están experimentando: los adolescentes están experimentando cambios corporales masivos. Conocer estos cambios corporales te ayuda a ti como padre a comprender mejor a tu hijo adolescente y caminar con él a través de estos cambios.


6. No subestimes el papel que desempeñas en la vida de tu hijo adolescente: una de las líneas más sorprendentes que los padres pueden leer es esta: "Los adolescentes quieren aprender sobre el sexo, siendo enseñados por sus padres". Me pregunto cuántos padres de adolescentes saben y actúan así. Como padre, ayuda a tu adolescente a dar sentido a su mundo, pues él necesita tu voz. Háblales.


7. No envíes a los adolescentes el mensaje equivocado sobre el sexo: Dios creó el sexo como una bendición, y queremos ayudar a nuestros adolescentes a entenderlo como esencialmente bueno, pero fácilmente corruptible debido al pecado.


Estos 7 consejos no pretenden ser exhaustivos, pero se basan en la experiencia y el conocimiento de Eliza como madre, consejera y estudiante de la Biblia. Este breve libro no solo es práctico y bíblico, sino que también es muy alentador. Todos fallamos en nuestra crianza de muchas maneras, y Eliza es consciente de cómo un padre puede sentirse derrotado o desalentado en esta área. Los padres también pueden comenzar a tener mucho miedo a medida que sus hijos ingresan a la adolescencia. Sin embargo, independientemente de sus preocupaciones particulares, este sabio recurso aborda esos prejuicios al equiparte para que pienses en criar a tus adolescentes dentro de un marco bíblico.


Este es, por supuesto, un recurso que beneficiará en gran medida a los padres (incluso si sus hijos aún no son adolescentes). Pero también será muy útil para los pastores y consejeros bíblicos, que pueden necesitar aconsejar y ayudar a los padres.


A lo largo de las páginas de este breve libro, Eliza pinta al lector una bella imagen de la crianza de los hijos que está llena de gracia y una comunicación rica y bidireccional. Una de las principales impresiones que recibí fue la importancia de que los padres inviertan regularmente en sus hijos adolescentes: hablar con ellos, escucharlos y tratar de comprender su mundo. Aunque el mundo está hiper-sexualizado, Dios realmente puede ayudarte a guiar a tu hijo adolescente en esta área. Recomiendo encarecidamente este excelente libro.


Si lees en inglés puedes comprar el libro aquí: https://www.amazon.com/Raising-Teens-Hyper-Sexualized-World/dp/1911272187

logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS