• CCB

Esperanza en medio del Alzheimer


Mi papá se está muriendo.


Puedo mirar hacia atrás en la última década y ver que la demencia que lo tiene firmemente agarrado desde hace unos 10 años, aunque no lo reconocimos en ese entonces. De hecho, no fue hasta 2011 que vimos esta horrible enfermedad tomar su primer avance.


Según la Asociación de Alzheimer, la enfermedad de Alzheimer y otras de mencias afectan actualmente a más de 5 millones de personas en los Estados Unidos. Nuestro envejecimiento “baby boomers” (personas nacidas entre los 40’s y 60’s) traerá un aumento exponencial en esos números. Las familias de los que sufren de Alzheimer u otra demencia se encontrarán en la situación en que mis hermanos y yo nos encontramos ahora mismo.


Hay ciertamente muchas, muchas enfermedades que causan el sufrimiento y la miseria, pero ningunos como la demencia relacionada con la edad y su gemelo malvado, Alzheimer. Estas condiciones lentamente roban recuerdos y habilidades a través del cerebro. Las personas activas y sanas pierden su capacidad para funcionar en la vida. Primero pierden su memoria a corto plazo, luego sus recuerdos a largo plazo, luego su capacidad para realizar las tareas más básicas. Se convierten, de muchas maneras, en bebés en un cuerpo adulto.


Necesitando esperanza

El ministrar a los que están cuidando a la gente con Alzheimer/demencia es una arena que ruega por esperanza en un lugar de oscuridad y tristeza emocionalmente densas. Incluso cuando llega el momento en que su ser querido tiene que ser colocado en una institución especializada para su cuidado, el trabajo del cuidador va hasta cierto punto. Mientras que las demandas físicas son satisfechas por el personal profesional, los miembros de la familia continúan proporcionando un vínculo importante entre su ser querido y el personal, a menudo actuando como un defensor. Como incluso un asistentes del cuidador, el deslizamiento diario de su ser querido es insoportable de ver y experimentar. Tu mamá o papá se convierte en alguien que nunca conociste, a veces con sorprendentes cambios de personalidad y, a menudo, vomitando palabras que duelen. Su capacidad para razonar se desvanece, y regresan a actuar como niños pequeños que sólo quieren las cosas a su modo, a pesar de cualquier riesgo o peligro. Pueden ser combativos y agredir físicamente a aquellos que tratan de ayudarlos, porque han ido a un lugar en su mente que no es la realidad.


Muchos cuidadores en algún momento dicen que se sienten absolutamente solos, que nadie realmente entiende lo que están pasando. Viven en una especie de desesperación tranquila, sintiéndose solos e indefensos, incluso si están en una habitación llena de gente haciendo sugerencias de maneras para ayudar.


"Se deshace mi alma de ansiedad; Susténtame según tu palabra.". Salmos 119:28

Encontrando consuelo

Si estás en medio de esta prueba, te recomiendo encarecidamente que te sumerjas en los Salmos, especialmente en los Salmos de lamento. He encontrado gran consuelo al orar las palabras inspiradas de Dios a Él. Se ha convertido en una de las maneras más eficaces de calmar mi corazón ansioso, triste y cansado.


El Salmo 77 es especialmente útil para que la persona encargada de cuidar al paciente, medite. El Salmo comienza con preguntas y dudas que surgen en tiempos como estos, y se convierte en el recuerdo de la fidelidad de Dios. Trae gran consuelo.


Hay una carga especial cuando su ser querido no se está regenerado. Los miembros de la familia creyentes, ya desgastados por las crecientes necesidades de cuidado de su ser querido, están doblemente agobiados, ya que entienden que la miseria que soporta actualmente puede ser sólo el comienzo del sufrimiento para esa persona. Necesitan esperanza.


El enfermo de demencia no regenerado puede haber oído y rechazado el evangelio en numerosas ocasiones en años anteriores, y usted puede pensar que toda esperanza de salvación para ellos se pierde. No dejen de hablar de Dios con su ser querido. Apúntele a Dios en cada oportunidad. Hable con frecuencia acerca de quién es Dios y qué ha hecho, y también acerca de la salvación en Cristo. Lea la Biblia. Canten alabanzas sencillas pero significativas en su presencia. La Palabra de Dios es poderosa y puede penetrar la neblina de su pensamiento. Y ore. Oremos para que el Espíritu Santo los haga clamar por Dios.


El Dios que los creó puede ir a lugares en el hombre interior (el corazón) que ningún ser humano puede ir.

Encontrando esperanza

Puedo animarle recordándole que mientras que su ser querido está perdido en Alzheimer/demencia, él o ella nunca está perdido ante Dios. El Dios que los creó puede ir a lugares en el hombre interior (el corazón) que ningún ser humano puede ir. Usted puede estar seguro de que si Dios los llamara a su presencia, ellos no serán dejados en su pecado. Puede que nunca sepamos su respuesta a Dios en vida, pero podemos descansar confiando en que nuestro Dios amoroso es paciente y no quiere que nadie perezca (2 Pedro 3: 9).


"Porque tú, Señor, eres bueno y perdonador, y grande en misericordia para con todos los que te invocan." Salmos 86:5

Preguntas para la Reflexión

Si conoce a personas que están cuidando a enfermos de Alzheimer/demencia ¿cómo puede ser más intencional al ministrar a ellos? Si usted ha tenido algún miembro de su familia con estas enfermedades, ¿cuáles son otros versículos que han ministrado a su alma cuando usted estaba necesitando esperanza?

Julie Ganschow tiene una maestría en consejería bíblica y certificación con la Asociación de Consejeros Bíblicos Certificados (ACBC) y la Asociación Internacional de Consejeros Bíblicos (IABC).

logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS