• CCB

“JESÚS ES MEJOR” ¿CÓMO LO HACEMOS PRÁCTICO?


Imagina a una amiga que te busca toda estresada porque puede perder su trabajo. Te das cuenta que su ansiedad es el resultado de un ídolo siendo amenazado o lastimado, le haces algunas preguntas para tratar de identificar el ídolo que está manipulando su corazón. Rápidamente llegas a la conclusión de que ha hecho un ídolo del dinero. Más que cualquier otra cosa, ella está preocupada por lo que la pérdida de su trabajo implicaría en términos de sus finanzas. El dinero es el ídolo, mismo que está viéndose amenazado por la pérdida de un trabajo, lo que produce estrés para ella.


Sabiendo que la solución consiste en contrarrestar a un ídolo inferior con uno Superior, le dices: “Haz hecho al dinero un ídolo en tu corazón, lo que necesitas es adorar a Jesús en vez de al dinero. Recuerda, Jesús es mejor”. Tal vez le comentas acerca de 1 Tim. 6:10 en donde se habla de los peligros que implica el amor por el dinero.


Lo que le has aconsejado es totalmente cierto, Jesús ES MEJOR pero suele parecer bastante impráctico a la gente. Es como darle a tu niño un libro de matemáticas en navidad en vez del video juego que estaba esperando, y le digas: “las matemáticas son mejores”. De nuevo, eso es bastante cierto pero anima muy poco el corazón de un niño.


De vuelta a nuestra situación de consejería: puedes imaginarte a tu amiga diciendo, “yo sé que Jesús es mejor pero eso no me pagará las deudas” o “yo sé que Jesús es mejor pero eso no me salvará del qué dirá la gente cuando vea que ya no tengo la misma posición”.

¿Cuál sería entonces la solución? ¿Cómo nuestra ayuda/consejo podría ser más práctico?


La respuesta, en parte, sería esta: necesitamos pensar más a fondo en la idolatría de la persona, de manera que podamos mostrar a Jesús como supremo de una manera más específica y práctica a la vez. Normalmente, la idolatría de una persona se refleja en los medios por los cuales puede satisfacer los más profundos anhelos de su corazón. Tu amiga no es que ame al dinero propiamente, ella ama lo que éste representa y lo que puede obtener/lograr a través de él. De hecho, si ella contara con una pila de dinero, un millón de dólares en efectivo, ella probablemente estaría muy feliz. Pero si hubiera algún tipo de crisis financiera que hiciera que esa pila de dinero ahora valiera sólo centavos; ella ya no estaría igual de emocionada de tener esa pila de papeles verdes porque ya no valen lo mismo ni podría comprar lo que ella quisiera.


Piensa en el capítulo de 1 Tim. 6. En el versículo 10, Pablo nos dice, “porque raíz de todos los males es el amor al dinero…”. Después, en el versículo 17, llega a los anhelos más profundos del corazón detrás de nuestro amor al dinero. Él escribe: “A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos”.


Él señala que las personas buscan el dinero porque éste les da una identidad. Dice “manda que no sean altivos…”. En el griego original, altivo (o arrogante) significa el identificarte en una posición más alta. Implica tenerte en una alta autoestima; pensar que eres mejor que los demás por tener dinero, y viceversa.


En segundo lugar, él señala que las personas buscan el dinero porque este les da seguridad. Escribe, “ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas…” La gente deposita su esperanza en riquezas porque las ven como algo palpable (al físicamente tenerlas con ellos). Se sienten confiados y seguros por lo que poseen.


Debemos no sólo entender la idolatría de la gente sino los deseos profundos relacionados con su idolatría. Si vamos a mostrar a Jesús como supremo, debemos primero identificar lo que en el fondo están buscando. Esto podría llevarnos a la siguiente pregunta: ¿Cómo identificar al ídolo de los deseos más profundos, el que está aún detrás del ídolo que alcanzo a identificar? Pregúntate esto: “¿qué es lo que están buscando en su ídolo, que deberían encontrar en Cristo?”. Ellos no están buscando dinero en Cristo pero sí podrían buscar identidad, seguridad, placer o esperanza.


Déjame ofrecerte 3 pasos que puedes utilizar para ayudar a que la gente comprenda mejor la verdad acerca de “¡JESÚS ES MEJOR!” (Usaremos el ejemplo arriba descrito como caso de estudio)


1) Identifica los ídolos.


2) Determina los deseos más profundos, detrás de dicho(s) ídolo(s).

De nuevo, ¿qué es lo que la persona está buscando en el dinero y que debiera encontrar en Cristo? Este paso es esencial porque quita lo vago de la idea de “Jesús es mejor” a una forma concreta de que Jesús es verdaderamente supremo. Una persona podrá buscar dinero por temas de identidad (autos costosos, residencias, ropa de marca). Otras, por temas de seguridad (autos confiables, un plan de retiro robusto). Y otras tantas, por temas de felicidad/diversión (vacaciones, buena comida). En cada caso, ellos han hecho del dinero un ídolo pero lo deseos más profundos del corazón son MUY diferentes, y por tal, su consuelo variará según cada caso.


3) Muestra cómo los deseos más profundos del corazón son únicamente y verdaderamente satisfechos en su totalidad en Cristo.

La solución de Pablo en 1 Tim 6:17 es “…pongan la esperanza… en el Dios vivo.” (Después da las razones específicas del por qué hacerlo). Cuando identificas los deseos profundos del corazón, tu consejo puede ser muy práctico. Si tu amiga buscara dinero para obtener una identidad, no tienes que dejarla con la vaga idea de “Jesús es mejor”, sino que puedes mostrarle en la Palabra que Jesús es mejor por lo que significa encontrar tu identidad en Él. Ahora, si buscara el dinero para sentirse segura, puedes enseñarle, en la Palabra, lo que se siente estar llena y segura en Cristo. Si su caso fuera el buscar dinero por temas de placer (felicidad), le puedes mostrar, en la Palabra, lo que representa encontrar tu más profunda y permanente felicidad (gozo) en Jesús.


El punto es éste: “Jesús es mejor que el dinero”, se trata de un enunciado real pero puede ser una lección difícil de enseñar a alguien. Sin embargo, enseñar que Jesús es mejor que el dinero porque Él provee nuestra verdadera identidad, permanente seguridad o profunda felicidad, es una lección que puede producir un verdadero cambio en el corazón.


Únete a la conversación

¿Crees que ideas como “poder” y “control” sean ídolos?, o bien, ¿que sean deseos más profundos que viven detrás de los ídolos aparentes? ¿Cómo podríamos usar las verdades en este pasaje, aplicando el evangelio en la vida de las personas?


ESCRITO POR: KIM KIRA | TRADUCIDO POR: MARCELA ALBARRÁN

logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS