top of page
  • diseno242

La conexión indispensable entre consejería y adoración



Música, Consejería, Oración, Alabanza, Servicio, Comunidad


La consejería basada en la iglesia incorpora más de una docena de beneficios que la práctica privada no puede brindar, incluyendo la experiencia de adoración que exalta a Cristo que los consejeros y los aconsejados comparten y que complementa vigorosamente nuestros ministerios de consejería bíblica.


Permítanme describir varios componentes de una reciente reunión dominical que nos ayudó especialmente a mí y a los miembros de la iglesia a quienes aconsejo.


Saludo de apertura y Escritura


Después de varios anuncios de apertura, nuestro líder de adoración trajo palabras de esperanza:


“No sé qué tipo de semana tuviste, mi querido hermano y hermana. Quizás sientas un gran desánimo esta mañana. Quizás sientas miedo, estrés o ansiedad. Quizás estés cansado en tu batalla contra el pecado. Tal vez ciertas cosas hayan ocupado tanto tu corazón esta semana que te sientas agobiado y distraído. Nuestras situaciones pueden ser diferentes, las circunstancias de nuestra vida pueden ser diferentes, pero una cosa es segura: todos necesitamos sentir aliento al escuchar el evangelio de Jesucristo esta mañana.”

Después de un breve tiempo de oración tranquila, leyó Mateo 2:1-6 acerca de nuestro glorioso Rey que gobierna a su pueblo y nos trae salvación. Muchos de aquellos a quienes aconsejamos, cuyas vidas se sienten fuera de control, necesitan esta nueva visión de Jesús como su Rey.


Himnos que exaltan a nuestro Rey Salvador y nos ministran


Las Escrituras describen tanto el impacto vertical hacia Dios como el horizontal hacia los demás del canto congregacional (Efesios 5:18-20; Colosenses 3:16). Si bien las cinco canciones de esa mañana edificaron mi alma, permítanme resaltar dos. En “Querido refugio de mi alma cansada”, me impactaron las repetidas luchas del corazón que aborda la canción: “mi alma cansada”, “dolores”, “olas de problemas”, “esperanza desmayada”, “dolor creciente, ” y “cada dolor que siento”, ¡y eso está todo en el primero de cuatro versos! Termina con esta invitación: “Tu propiciatorio aún está abierto, aquí deja que mi alma se retire; Con humilde esperanza atiende a Tu voluntad, Y espera bajo Tus pies”. Ahí es donde mis aconsejados y yo debemos esperar. Luego cantamos “Jesús, fuerte y bondadoso”. Con asombrosa sencillez y una melodía memorable, la canción nos ofrece a Jesús que tenemos “sed”, que somos “débiles”, que “tememos” y que estamos “perdidos”. " Mis aconsejados y yo necesitamos estos recordatorios semanales impulsados por el Evangelio.


La oración pastoral


Ausente en muchos servicios de adoración evangélicos contemporáneos, la oración pastoral brinda una oportunidad solidaria para interceder por la vida y el ministerio de la congregación, y las luchas específicas de grupos e individuos específicos. Entre otras peticiones, nuestro pastor oró por la familia de un miembro de mucho tiempo que falleció recientemente, por las viudas y viudos, y por aquellos que son solteros y desean casarse. Al abordar un problema común que todos enfrentamos, nuestro pastor también oró:


“Señor, oramos para que nos hagas una iglesia llena de miembros que no temen a los hombres sino que te temen a ti. Oramos, Señor, para que no seamos controlados por lo que otros a nuestro alrededor piensan de nosotros. Oramos para que, en todo, busquemos complacerte a ti en lugar de satisfacer a los demás. Señor, oramos para que amemos genuinamente a los demás en lugar de tratar de manipularlos para que piensen bien de nosotros. Señor, oramos para que el miedo a ti gobierne nuestro discurso. Ayúdanos a hablarnos sinceramente unos a otros con amor, incluso cuando esas palabras amorosas deban decir verdades duras.”

Tanto los consejeros como los aconsejados necesitan desesperadamente liberarse del miedo esclavizante de la gente y una fe creciente en nuestro Rey poderoso y amoroso.


El sermón


Nuestro pastor continuó su serie expositiva en Marcos con Marcos 15:1-15, un pasaje que narra los eventos que rodearon a los líderes judíos incrédulos entregando a Jesús a Pilato, Pilato interrogando a Jesús, las multitudes presionando a Pilato para que liberara a Barrabás, y Pilato cediendo a sus exige y entrega a Jesús para ser crucificado. Tres conclusiones tuvieron un impacto especial en mí y en aquellos a quienes aconsejo en la iglesia. Primero,


¿Notaste cómo Marcos agrupa todas las diferentes categorías de personas en este pasaje? . . . Toda la humanidad se ha unido contra Jesús. Ya sea la religión humana (representada por los escribas), el gobierno secular (representado por Pilato) o el hombre común (representado por las multitudes), toda la humanidad comparte la culpa corporativa de crucificar al Hijo de Dios.

Eso me incluye a mí y a aquellos a quienes aconsejo. Nuestros pecados causaron la muerte de Jesús. “Nuestro rostro está en esta multitud. Nuestros pulmones habrían estado exhalando las palabras 'crucifícalo'”.


En segundo lugar, después de resumir los detalles del sufrimiento injusto de Jesús y su respuesta de autocontrol y confianza en su Padre (notando la aplicación del apóstol Pedro en 1 Pedro 1:21 -23), nuestro pastor confrontó nuestras respuestas pecaminosas típicas:


¿Y tú, amado? Cuando alguien te hace daño, ¿te apresuras a hablar? ¿Rápido para defenderse? ¿Rápido para tomar las armas de este mundo? ¿Tomar una espada como Pedro? ¿Cambiar la culpa como Adán? . . . “Pero no pueden tratarme así. Eso no es solo Hay que confrontarlos y amenazarlos, sus palabras y sus acciones son una afrenta a mi sentido de justicia. ¿No te importa la verdad, el bien y el mal?

Con esto, nuestro pastor ofreció un camino a seguir impulsado por el evangelio: "Pedro dice que Jesús se confió al que 'juzga con justicia'. Podemos abrazar esta vida en forma de cruz y al revés en el reino de Dios precisamente porque conocemos a Dios". arreglará todas las cosas; un día, Él impartirá justicia en perfecta medida”.


En tercer lugar, aunque Pilato sabía que Jesús era inocente, lo entregó a la muerte debido a su corazón cobarde. Temía a las multitudes.


A menudo relegamos el miedo al hombre a una cuestión espiritual puramente privada. Creemos que es un pecado respetable. Muchas veces pensamos que sólo nos afecta a nosotros. No, amado, el miedo al hombre no sólo es destructivo para tu alma sino para todas las personas que te rodean. . . . Si somos una iglesia llena de miembros que se temen unos a otros, si constantemente buscamos la aprobación de los demás, entonces nunca podremos amarnos genuinamente unos a otros. Estaremos demasiado ocupados manipulándonos unos a otros, demasiado ocupados gestionando la percepción que la gente tiene de nosotros. . . . Temamos a Dios y animémonos unos a otros a temer a Dios. El miedo al hombre nunca es un crimen sin víctimas.

Nuestro pastor cerró su mensaje con más aplicaciones de la muerte de Cristo para nosotros.


Conclusión


Nuestro líder de adoración terminó el servicio con la promesa de bendición vivificante de Dios en 2 Corintios 13:14: “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos ustedes”.


Pastores, líderes de adoración, vocalistas y músicos, sepan que sus ministerios dominicales traen consejo bíblico a los corazones de todos los que se reúnen.


Consejeros y aconsejados bíblicos, den prioridad a su reunión semanal con el pueblo de Dios en adoración corporativa y esperen que Dios los renueve y transforme continuamente allí.


Preguntas para la reflexión


  1. Si tienes un papel en la dirección de la adoración congregacional, ¿cómo podrías llevar más intencionalmente la gracia de Dios a las almas en dificultades del pueblo de Dios?

  2. Consejero, ¿cómo podría usted animar o asignar a sus aconsejados a participar activamente y recibir la gracia de Dios mediante la adoración colectiva?

  3. Todos nosotros, ¿cómo podemos preparar nuestro corazón para recibir esa gracia que proviene de la asamblea de la iglesia reunida?



 

Sobre el Autor



Robert Jones

Bob es profesor y presidente de consejería bíblica en el Seminario Teológico Bautista del Sur en Louisville, KY, habiendo servido anteriormente durante doce años en el Seminario Teológico Bautista del Sureste y en la Iglesia Open Door en Raleigh, y diecinueve años antes como pastor principal. También se desempeña como profesor visitante en varios seminarios en Estados Unidos y Brasil. Bob se graduó de The King's College, Trinity Evangelical Divinity School (M.Div.), Westminster Theological Seminary (D.Min.) y la Universidad de Sudáfrica (D.Theol.). Es miembro de la Asociación de Consejeros Bíblicos Certificados, conciliador cristiano certificado del Instituto para la Conciliación Cristiana y autor de Buscando la paz, desarraigando la ira, la ira calmando tu corazón (Devocionales de 31 días), Mi cónyuge fue infiel, encontrando fuerza en la voluntad de Dios. Presence (Serie Pregunta al Consejero Cristiano) y co-autor de El evangelio para vidas desordenadas y de numerosos folletos, artículos y capítulos. Bob y Lauren están casados desde 1983 y tienen dos hijos adultos casados y cuatro nietas.



 

Traducido por: Jessica Malvido


126 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 Comment


RR7254152
Dec 02, 2023

Me gustaron muchísimo sus reflexiones sobre el miedo y prejuicios sociales que tiene el hombre, sobre Dios, gracias hno

Like
bottom of page