• CCB

Matrimonio: El punto principal y el Fundamento


El punto principal del Matrimonio

Qué conmoción debió haber sido para Oseas escuchar la orden de Dios: " Ve, tómate una mujer fornicaria, e hijos de fornicación; " (Oseas 1: 2). Su primer pensamiento debe haber sido: "¿Eh?". Nuestros nobles sueños de matrimonio nunca comienzan con tomar como esposa a una prostituta. Aún más, Oseas no era un hombre común. Él fue el profeta de Dios para el reino del norte de Israel. Casarse con una ramera por el bien de criar hijos nacidos de la prostitución no era exactamente material profético. Sin embargo, tomó a Gomer como su esposa, y ella comenzó a tener hijos: uno por Oseas, y luego un par de hijos de otros hombres.


La razón de la instrucción de Dios a Oseas se da junto con el mandamiento: "porque la tierra fornica apartándose de Jehová. " (Oseas 1:2 RVR 1960). En otras palabras, el matrimonio de Oseas iba a ser una ilustración del matrimonio de Dios con Israel. La infidelidad de la novia de Oseas fue para dilucidar la infidelidad de la novia de Dios. El objetivo del matrimonio de Oseas no era su comodidad personal y su gloria, sino la exhibición de Dios y Su gloria.


Fructificamos en el matrimonio a través de nuestro gozo en la palabra del Señor.

Más a la historia

La dolorosa historia de Oseas narra la dolorosa historia del pecado humano contra un Dios santo, pero ¡Alabado sea Dios, que hay más en la historia! Después de que Gomer corriera hacia sus amantes falsos, Dios le dijo a Oseas: " Ve, ama a una mujer amada de su compañero, aunque adúltera, como el amor de Jehová para con los hijos de Israel, " (Oseas 3:1 RVR 1960). A pesar de la infidelidad de Gomer, el Señor llamó a Oseas para ser fiel. A pesar del dolor que su esposa le causó, el Señor le indicó a Oseas que la perdonara y la restaurara, e incluso que recibiera a sus hijos de prostitución en su hogar y los amara. ¿Por qué? Porque eso cuenta la historia de la gracia redentora de Dios.


Las acciones libres y misericordiosas de Oseas presagian la obra misericordiosa de Dios a través de Jesucristo. Dios moverá a su pueblo a " buscarán a Jehová su Dios, y a David su rey; y temerán a Jehová y a su bondad en el fin de los días." (Oseas 3:5 RVR 1960). Dios enviará a Su Hijo al mundo en busca de Su pueblo. Él dará Su propia vida por su salvación, para redimirlos de la esclavitud del pecado y la muerte, y para tomarlos como Su novia para siempre. Hablando de matrimonio, Pablo dice: " Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia. " (Efesios 5:32 RVR 1960).


Haciendo Visible lo Invisible

El objetivo principal del matrimonio es hacer visible lo invisible, para darnos un sentido de la relación entre Cristo y la iglesia. Es para mostrar el evangelio. Los esposos deben amar a sus esposas como Cristo ama a la iglesia porque eso le da al mundo una idea de quién es Cristo. Las esposas deben someterse a sus esposos como al Señor porque eso ayuda a las personas a ver cómo la iglesia se relaciona con su Salvador. Deberíamos disfrutar nuestros matrimonios. Deberíamos disfrutar los regalos que vienen con el matrimonio. Y yo diría que nuestro disfrute del matrimonio y sus dones será proporcional a nuestra disposición a aceptar y celebrar el punto principal de todo: ¡El amor redentor de Dios en Cristo!


La Escritura no es un libro de anuncios, sino la revelación de Dios.

¿Crees que Oseas y Gomer tuvieron un buen matrimonio? Para la mayoría de nosotros, la respuesta sería un "no" enfático. Pero, ¿y si le hiciéramos a Dios la misma pregunta? Creo que su respuesta sería un enfático "¡sí!" ¿Por qué? Debido a que su matrimonio logró de manera preciosa lo que Dios diseñó para lograr. ¿Fue su matrimonio fácil? ¡Ciertamente no! Pero fue bueno en el sentido de que sirvió para el propósito glorioso para el que se pretendía su matrimonio. Ellos ayudaron a revelar a Dios y su amor redentor. Ayudaron a mostrar al mundo el Dios que es y cómo es Él.


Glorificando a Dios en el matrimonio

Debemos amar a nuestros cónyuges, no principalmente porque el amor hace que nuestros matrimonios funcionen, sino porque Dios nos ha amado generosamente. Queremos conocer y ayudar a otros a conocer (especialmente a nuestros cónyuges) ese amor. Hablamos, "como alguien que habla oráculos de Dios", porque le representamos a Él en nuestros hogares; servimos, "como alguien que sirve por la fuerza que Dios provee", porque dependemos de Su poder en todos los sentidos; y hacemos todo lo que hacemos en el matrimonio, " para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, " (1 Pedro 4:11 RVR 1960).


El fundamento de tu Matrimonio

Ningún edificio dura a menos que se construya sobre una base sólida. Todos sabemos esto. Hemos visto las fotos de pintorescas casitas perfectamente ubicadas al lado de una playa. Inicialmente parecen hermosas y seguras, pero cuando llegan las tormentas, se caen al océano. Los vientos, lluvias y arena movediza pueden hacer que estas estructuras desaparezcan. Las imágenes cuentan una historia vívida. Si queremos que nuestro trabajo permanezca, entonces debemos construirlo sobre roca sólida.


Cuando confiamos y obedecemos las Escrituras, confiamos y obedecemos al Dios que lo habla.

El resto de la vida sigue la misma regla. Jesús se refiere a su Palabra como la roca sobre la cual nuestras vidas deberían fundarse: "Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca." (Mateo 7:24 RVR 1960). Aunque las tormentas de pruebas y tentaciones nos asedian, no prevalecerán contra nosotros una vez que nuestra fe y obediencia estén firmemente sujetas a todo lo que Dios ha dicho. Esta verdad también se aplica al matrimonio. Para que nuestros matrimonios resistan los problemas de esta vida (e incluso prosperen en medio de ellos) deben estar enraizados en Dios y en Su Palabra.


Una cuestión de vida y muerte

El mundo en el que vivimos no cree que importe cómo construimos nuestros matrimonios. Podemos fundamentar nuestros matrimonios en cualquier cosa, y en todo, ello no hace la diferencia. El mundo dice: "Convierte el matrimonio en lo que quieras; sigue a tu corazón; sigue tus emociones; construye tu matrimonio sobre el dinero, placer, carrera, sexo o por pura emoción; confía en tus pensamientos; confía en tus sentimientos; si te decides a la tarea, puedes hacer que el matrimonio funcione”.


Palabra de Dios es una cuestión de vida o muerte. No podemos ignorarlo y sobrevivir.

La Escritura cuenta una historia diferente. Las verdades sobre las que construimos nuestros matrimonios son importantes. Nada bueno proviene de apoyarse en nuestro propio entendimiento. La Palabra del Señor “…no os es cosa vana; es vuestra vida" (Deuteronomio 32:47 RVR 1960). Escuchar y creer en la Palabra de Dios es una cuestión de vida o muerte. No podemos ignorarlo y sobrevivir. El necio construye sobre la sabiduría del mundo, " y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina. " (Mateo 7:27 RVR 1960).


Un asunto de producir fruto

David enfatiza la Palabra de Dios usando una imagen diferente. Si nuestro deleite está en la ley del Señor, y si meditamos en él día y noche, seremos "como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae;" (Salmo 1: 2-3 RVR 1960). Fructificamos en el matrimonio a través de nuestro gozo en la palabra del Señor. Esta no es una pequeña idea. Lee, cree y obedece Su Palabra. Es la única forma de dar fruto en el matrimonio. Es la única manera de pararse y prosperar cuando surge un problema.


Si queremos que nuestros matrimonios se llenen de amor, entonces debemos ser esposos y esposas que se alimentan de las promesas de Dios. Si deseamos paz, alegría y bondad en nuestros matrimonios, caminar en el Espíritu Santo a través de la Palabra inspirada de Dios es el único camino. Para que la acción de gracias llene nuestros corazones y sabiduría para gobernar nuestro lenguaje, entonces tiene que: "La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros" (Colosenses 3:16 RVR 1960). Solo podemos dar fruto al permanecer en Cristo.


El Dios que habla

La Escritura no es un libro de anuncios, sino la revelación de Dios. Él no nos dejó para descifrar por nosotros mismos quién es Él, quiénes somos y de qué se trata el matrimonio. A través de Su Palabra, Él da luz, vida y un medio por el cual vemos todo correctamente. Se puede confiar en la Palabra de Dios porque proviene de Dios. Él nos habla a través de Su palabra. La Escritura deriva poder, verdad y consuelo de Aquel que lo respiró. Cuando confiamos y obedecemos las Escrituras, confiamos y obedecemos al Dios que lo habla.


Nuestros matrimonios deben basarse en la Palabra de Dios porque nuestros matrimonios deben basarse en Dios mismo. En otras palabras, leer, creer y orar La Escritura no es un ejercicio académico, sino personal y relacional. Nos relacionamos con Dios a través de Su Palabra; permanecemos en Cristo a través de Su Palabra; caminamos en Su Espíritu caminando de acuerdo a Su Palabra. Alabe a Dios por la provisión de la Palabra viva y escrita, la roca sobre la cual podemos edificar nuestras vidas y nuestros matrimonios.


Preguntas para la reflexión

¿Estás aprendiendo a ver tu matrimonio como una hermosa manifestación de Cristo y la iglesia? Si es así, ¿cómo te está cambiando esto? ¿De qué manera has sido tentado a adorar el matrimonio o desdeñarlo, en vez de verlo como un buen regalo de Dios para ser disfrutado para Su gloria? Si te estás preparando para el matrimonio, ¿las Escrituras son la base de esa preparación? Si estás casado, ¿Te tomas en serio la Escritura, creyendo y obedeciendo todo lo que el Señor ha escrito para nosotros? ¿Cómo podrían ustedes, como pareja, volverse más consistentes, anhelantes y gozosos en la Palabra de Dios?


Nota del autor: Cuando escribí Catching Foxes [1], mi objetivo era ayudar a las parejas a ver el matrimonio desde el punto de vista de Dios. La manifestación de la gloria de Cristo es el punto principal, y nuestro gozo en el matrimonio crecerá a nuevas alturas cuando comencemos a abrazarla. También está destinado a preparar a las parejas para fundar su matrimonio en Dios y en Su Palabra, no en sí mismos ni en las palabras humanas.


[1] John Henderson, Catching Foxes (Phillipsburg, NJ: P&R Publishing, 2018)








logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS