• CCB

¿Por qué las mujeres consejeras deben estudiar teología?


La semana pasada, tuve el privilegio de sentarme en una clase de teología sistemática, enseñada por Kevin DeYoung en el Seminario Reformado de Teología de Carolina del Norte. Soy una estudiante de consejería, aprendiendo teología. La clase leyó 685 páginas de Francis Turretinm, Los Institutos de Teología Elenctic, publicado en 1679.


¿Es el estudio de Dios una parte importante del currículo de consejería? ¿Deberían las mujeres estudiar teología? ¿Por qué debería alguien leer libros de teología escritos hace mucho tiempo? ¿No deberíamos simplemente amar a Jesús?


1. Necesitamos estudiar teología porque la Biblia lo ordena.

Todos somos creados a la imagen de Dios, con inteligencia para ser usada e incluso, ampliada. Nosotros debemos buscar “conocer el amor de Cristo que sobrepasa todo conocimiento.” (Efesios 3:19). Obedecer ese mandamiento no es fácil. Pablo ora para que los creyentes tengan la fortaleza de comprender. Mi cerebro ha estado cansado esta semana, pero eso se espera. Las maravillas de la Trinidad son deslumbrantes. No se espera que entendamos todo acerca de Dios. “Las cosas secretas pertenecen al Señor nuestro Dios” (Deut. 29:29). “mas”, el verso continúa, “las cosas reveladas nos pertenecen a nosotros y a nuestros hijos para siempre.” Eso significa que somos llamados a aprender acerca de Dios y Sus obras. “Pero desde allí buscarás al Señor tu Dios, y lo hallarás si lo buscas con todo tu corazón y con toda tu alma” (Deut. 4:29).


2. Las mujeres deben estudiar teología.

Las mujeres y los hombres son uno con Cristo y herederos de acuerdo a la promesa (Gál. 3:28-29). La Biblia no enseña que la teología está reservada para los hombres. De hecho, a las mujeres se les instruye a enseñar lo que es bueno (Tito 2:3). La mujer en proverbios 31 “abre su boca con sabiduría” (v. 26a). Las mujeres consejeras tienen acceso único a las mujeres lastimadas, las mujeres que vienen por ayuda necesitan la teología verdadera.


3. La verdad es esencial.

La verdad nos hará libres (Juan 8:32). Somos santificados en la verdad (Juan 17:17). Un entendimiento correcto de Dios (Teología) y del hombre (antropología) es vital en la consejería a medida que guiamos a los aconsejados. “A Él nosotros proclamamos, amonestando a todos los hombres, y enseñando a todos los hombres con toda sabiduría, a fin de poder presentar a todo hombre perfecto en Cristo” (Col. 1:28). Por lo tanto…


4. Necesitamos discernimiento.

Hay muchas filosofías de consejería. Los centros de consejería recomiendan libros de diferentes perspectivas. Uno quizás le diga al aconsejado que lea el libro mejor vendido (que desde entonces se ha convertido en una película) para aprender acerca de la espiritualidad. Otro quizás sugiera leer “Conociendo a Dios” de J.I. Packer o algún otro libro acerca de los atributos de Dios. Aquellos que tienen discernimiento, que han aprendido acerca de Dios de manera sistemática, tienen un marco para evaluar la verdad y pueden usar el discernimiento piadoso al recomendar libros apropiados y otras ayudas a los aconsejados. “Pero el alimento sólido es para los adultos, los cuales por la práctica tienen los sentidos ejercitados para discernir el bien y el mal” (Heb. 5:14).


5. Un Corazón tibio no inspira adoración a Dios.

Los consejeros no pueden enseñar lo que no saben. No tenemos nada que compartir acerca de la gloria de Dios si no lo conocemos nosotros mismos. No queremos vivir de la leche, lo cual nos hace inexpertos en la Palabra de justicia (Heb 5:13).


6. Nosotros seguimos el ejemplo de los apóstoles.

Pablo oró por los Efesios para que conocieran el amor de Cristo (Ef. 3:14-19). Ya que debemos ser imitadores de Dios (Ef. 5:1), estamos obligados a entender a este Dios. Es de incomparable valor, conocer a Cristo Jesús (Fil. 3:8). Un ejemplo de un pasaje rico en teología es Colosenses 1:15-23.


7. Los pensadores cristianos del pasado, tienen mucho que enseñarnos.

El estudio de Dios ha ocupado a los grandes pensadores por generaciones. Nos beneficiamos al leer el trabajo que ha bendecido a los cristianos por generaciones. Las herejías son refutadas; la verdad es explicada.


8. Somos creados para conocer a Dios.

Jesús oró por su pueblo: “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado” (Juan 17:3). El estudio organizado de la teología es eso – una búsqueda por el conocimiento de Dios. “Pues su divino poder nos ha concedido todo cuanto concierne a la vida y a la piedad, mediante el verdadero conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia” (2 Ped. 1:3).


9. La consejería está basada en la teología.

Yo encuentro que los problemas de consejería están enraizados en un mal entendido de Dios y Su obra entre nosotros. Hebreos 3:1 exhorta a los creyentes a considerar a Jesús. Luego, el autor enseña teología del Antiguo Testamento. El Verso 13 de ese capítulo es un verso de consejería, basado en teología: “Antes exhortaos los unos a los otros cada día, mientras todavía se dice: Hoy; no sea que alguno de vosotros sea endurecido por el engaño del pecado.” El propósito final de la consejería es guiar a otros a la adoración a Dios.


10. Nuestras vidas deben ser vividas para la Gloria de Dios.

El Señor no necesita que lo glorifiquemos, como lo dice la confesión de fe de Westminster: “Dios no está en necesidad de ninguna criatura que Él ha creado, ni de obtener ninguna Gloria de ellos, sino solo manifestando su propia Gloria en, por, hacia y sobre ellos.” Pero Él es digno de recibir Gloria y honor y poder (Apo. 4:11). Entre más estudiamos teología, más entendemos esa gloria. El catecismo corto de Westminster dice: “El objetivo principal del hombre es glorificar a Dios y disfrutarlo para siempre." Somos creados para “que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” (1 Ped. 2:9).


Algunos quizás no tienen la oportunidad de asistir a un seminario, pero todos somos creados para pasar nuestra vida en el estudio teológico. Somos bendecidos al estar expuestos a las obras de las mejores mentes teológicas a través de las edades, además de los pensadores actuales. Debemos estar dispuestos a leerlos. Como resultado, nuestra consejería va a glorificar a Dios a medida que lo conocemos mejor y ayudamos a otros a conocerlo mejor. “Reteniendo la palabra fiel que es conforme a la enseñanza, para que sea capaz también de exhortar con sana doctrina y refutar a los que contradicen” (Tito 1:9).


“Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A Él sea la gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén.” (2 Pedro 3:18)


Preguntas para la reflexión

¿De qué manera el estudio de la teología sistemática mejora su consejería? ¿Por qué debería hacer tiempo para leer libros sobre teología? ¿Cuáles son tus libros de teología favoritos? ¿Qué impide que las mujeres sigan un estudio profundo de Dios?


Caroline Newheiser ha estado casada con Jim Newheiser durante 38 años. Recientemente, ella y Jim se mudaron de Escondido, California a Charlotte, Carolina del Norte, donde ahora estudia teología sistemática y la ama.

logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS