• CCB

Si tan solo tuviera más tiempo


Todos hemos estado ahí.

La fecha límite está por llegar. Únicamente tienes unas pocas horas para que entregues tu proyecto final. Tu corazón se acelera, las piernas te tiemblan; pero aun sigues en Facebook, haciendo una búsqueda de último minuto, o respondiendo algún mensaje urgente, mientras llega el tiempo límite. Tú, mi amigo, necesitas organizar tus habilidades y tu tiempo de una mejor manera.


Esta batalla no es nueva para ninguno de nosotros en el ministerio o en el trabajo. Es común entre creyentes y no creyentes. Aquellos a quien aconsejamos están batallando con la manera de administrar su tiempo. Pero las soluciones ofrecidas y un sin fin de blogs recomendados que seguimos, así como herramientas que nos son dadas para ayudar a mejorar el uso de nuestro tiempo, a menudo no reflejan una solución bíblica o centrada en el evangelio. Como creyentes, es esencial que pensemos en este tema, (como en todos los demás) desde una perspectiva bíblica.


En este blog, me gustaría sugerir algunas cosas para ayudar a tratar con esta situación tan común. No hay necesidad de nuevas ideas, pero sí de ideas que he obtenido de otros sobre este tema. Y aunque, hay mucho más que se podría decir sobre este asunto, deseo que esto nos desafié a todos, a evaluar el manejo de nuestra vida diaria.


Una manera bíblica de ver el tiempo.

Al pensar en el tiempo que tenemos cada día, es importante recordar la increíble realidad de que Dios existía antes de que el tiempo siquiera existiera. Isaías 57:15 nos recuerda que Dios “habita la eternidad”. Para tratar de ayudarnos a obtener un poco la perspectiva de Dios, la Biblia dice, “Para el Señor un día es como mil años y mil años como un día” (2 Pedro 3:8). Dios no está limitado por el tiempo.


Aunque Dios no es controlado por el tiempo como los seres humanos si lo son, Él pone gran énfasis en el tiempo. Él siempre es puntual. Siempre actúa en el momento correcto, (aunque a nosotros, nos pareciera como si tuviéramos que esperar por mucho). Él también ha reservado ciertas ocasiones que ha bendecido para nuestro beneficio. Estos están diseñados para enseñarnos importantes lecciones y para revelarnos Su plan.


Cuando pensamos en administrar el tiempo que tenemos, debemos darnos cuenta que Dios creo el tiempo como una herramienta. Nosotros fuimos puestos en este universo de tiempo para aprender muchas lecciones y desarrollar el carácter de Dios. El tiempo, como todo lo demás en nuestras vidas, es diseñado por Dios para profundizar en el creyente una gran semejanza a Él. Si comenzamos a pensar en el tiempo desde esta perspectiva, descubrimos algo que la mayoría de los seminarios de administración han olvidado, ignorado y descuidado.


Entonces, nuestro primer recordatorio bíblico es que la administración del tiempo bíblico, significa aprender a usar el tiempo como Dios quiere que lo hagamos, para que seamos más como El.


Lo que refleja a Dios en la administración de nuestro tiempo:


Prioridades.

Dios nos revela lo que verdaderamente es importante en la vida. En el Sermón del Monte, Jesús dijo: “Mas buscad primeramente el Reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33). El final de Mateo 6:33 revela algo increíble sobre las prioridades de Dios: Si ponemos primeramente lo que Dios dice que es importante, todo lo demás que necesitemos, será añadido a nuestra vida.


No podemos tomar el control de nuestro tiempo sin claramente definir nuestras prioridades. Debemos planificar primeramente, que es lo más importante, o será ignorado por cientos de cosas urgentes y persistentes que nos llegarán cada semana.


Si vamos a reflejar el carácter de Dios en la forma en como administramos nuestro tiempo, que tal si tomamos algo de tiempo para pensar ¿Cuáles son estas prioridades? y las escribimos. Si haces esto, apuesto que tus prioridades serán más claras.


Planeamiento.

La Biblia revela que Dios hace planes. Si esto es así, para reflejar Su carácter en nuestras vidas, nosotros también debemos hacer planes.


A la luz de esto, ¿cuáles serían algunas cosas que pondríamos dentro de nuestros planes cada día?

  1. Planeé tiempo con Dios. Esto incluye tiempo para orar a Dios, (estudia el Salmo 55:17 y 1 Tesalonicense 5:17). Él también desea que estudiemos Su Palabra a diario, como lo hicieron en Berea (ver Hechos 17:11).

  2. Planeé tiempo con la familia y amigos. Las relaciones tienen un compromiso de pasar tiempo juntos. Por ejemplo, Dios manda que los padres pasen tiempo enseñando a sus hijos (Efesios 6:4, Deuteronomio 6:7).

  3. Planeé tiempo para el trabajo. El cuarto mandamiento nos dice que el trabajo debe tomar lugar durante seis días a la semana; para que estemos listos a obedecer el mandamiento de no trabajar el séptimo día (Éxodo 20:11).

  4. Planeé tiempo para las tareas domésticas y el mantenimiento. ¡No seas como el hombre de Proverbios 24:30-34!

  5. Planeé tiempo para aprender. La Biblia exalta la importancia de perseverar en aprender durante toda la vida. “Oirá el sabio, y aumentará el saber, y el entendido adquirirá consejo” (Proverbios 1:5).

  6. Planeé tiempo para descansar y divertirse. Él les dijo: Venid vosotros aparte a un lugar desierto, y descansad un poco (Marcos 6:31a).

Práctica

Con estas dos cosas en mente, es tiempo de llevar esto a cabo. No deseamos reaccionar ante las urgencias que se crucen en nuestra vida, si no actuar sabiamente al poner en práctica nuestras prioridades y planes.


Las Escrituras nos recuerdan que contemos nuestros días, para darnos cuenta que tan cortos y preciosos son, para traer a nuestro corazón sabiduría (Salmo 90:12). El Nuevo Testamento dice “Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos” (Efesios 5:15-16).


¿Qué te parece esto? ¿Qué te parecería si tú, o aquellos a quienes aconsejas, comenzaran a priorizar y planear su vida alrededor de la prioridad más importante –el reino de Dios- comenzando el día de hoy? Espero que hagas más de lo que leíste en este blog. Haz estos cambios y ponlos en práctica; inicia hoy.


Preguntas para reflexionar.

¿Qué otras verdades has descubierto en la Palabra de Dios acerca de la organización del tiempo? ¿Conoces algún recurso que nos ayudaría como consejeros bíblicos a desarrollar aún más los elementos necesarios para guiar nuestras propias almas, así como a aquellos que aconsejamos sobre el manejo bíblico del tiempo?


Kevin Hurt se ha desempeñado como pastor principal de la Grace Bible Church desde 1989. También es vicepresidente ejecutivo de IABC (la Asociación Internacional de Consejeros Bíblicos), que sirve para capacitar y certificar a consejeros bíblicos en los Estados Unidos y en todo el mundo.

logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS