• CCB

Todos somos igualmente pecadores, pero no todos estamos igual de lastimados o tóxicos


Es cierto que este post será tan incómodo como su título. Pero, nuevamente, la consejería se trata de cosas muy incómodas. La preocupación que deseo analizar es la tendencia a suponer que los principios bíblicos como los que se encuentran en I Corintios 10:13 significan que todas nuestras luchas tienen el mismo peso. La consecuencia involuntaria puede ser que una persona que está sufriendo de abuso reciba el mismo consejo que alguien que lucha encontrando argumentos para cambiar su jardín y que una lucha con sus bajos impulsos reciba el mismo consejo que los que sufren trastorno bipolar.


Todos somos iguales

Permítanme comenzar con la primera frase del título: "Todos somos igualmente pecadores". Cualquier distinción que hagamos más adelante en este post de ninguna manera implica que alguien necesite a Jesús en esteroides o una doble dosis de expiación. No hay equipo profesional de pecadores, ni pecadores junior. Todos estamos en la misma liga (es decir, pecadores) y en la necesidad del mismo Salvador (es decir, Jesús) por los mismos medios (es decir, arrepentimiento y fe). Me temo que, como queremos asegurarnos de que las personas comprendan este párrafo, los cristianos pueden descuidar el tipo de evaluaciones que se analizan a continuación.


Pasemos ahora a la segunda frase del título: "No todos estamos igual de lastimados o tóxicos". Como estoy usando estos términos, "lastimado" se refiere a cosas para las cuales no tenemos responsabilidad moral, pero que crean desafíos únicos para nosotros, y "tóxico" se referiría a patrones persistentes de pecado que no solo dañan a otros sino a nosotros cuando nos los señalan. Desde el primer párrafo, la persona cuyo cuerpo cicla involuntariamente entre las alturas extremas de la energía y los bajos extremos de la depresión estaría experimentando el "quebranto" de la bipolaridad (no solo el malhumor por hacer cambios en el jardín), y la persona que verbal y físicamente intimida a su familia, y los castiga, exhibirá la "toxicidad" de ser abusivo (no solo hacer cambios en el jardín de manera brusca).


En cualquier caso, nosotros, como consejeros bíblicos, necesitaríamos estar equipados para hacer las evaluaciones necesarias (no solo reconocer que tales casos existen) y proporcionar el tipo de consejo que se ajuste a la situación. Si nos perdemos en la lógica de "no son más pecadores que yo" (lo cual es cierto), tendremos tendencia a descuidar el cuidado único y perspicaz que requeriría cada situación, u otras similares.


Quebrantamiento avanzado

Las cosas que encajan en la arena del "quebrantamiento avanzado" son cuestiones de aptitud, dolor / limitación física o desafíos de regulación emocional enraizados en la condición física o historia traumática. Nuestro objetivo en estos asuntos, como embajadores de Cristo, es afligirse con el individuo que enfrenta estos desafíos (Romanos 12:15 como una forma de encarnar a Mateo 5:4), y desestigmatizar la condición o experiencia para que el individuo esté dispuesto a comprometerse con los remedios de gracia comunes que Dios ha provisto para aliviar tal sufrimiento.


En el ejemplo que hemos estado utilizando para el quebranto, nuestro amigo que experimenta los altos y bajos de la bipolaridad sería bien atendido por nuestra empatía al darse cuenta de que su regulación del estado de ánimo sigue un patrón equivocado. Necesitan una comunidad donde su lucha pueda ser reconocida sin ser etiquetada como "loco". Un resultado deseado sería que nuestro amigo pudiera recibir apoyo en importantes elecciones de estilo de vida que podrían disminuir la aparición de episodios maníacos o depresivos (por ejemplo, regular el sueño diligentemente, administrar bien los conflictos, evitar las drogas y el alcohol, fidelidad en la toma de medicamentos, responsabilidad durante los momentos de ánimo elevado, etc.), mientras se considera lo que significaría honrar a Cristo, incluso durante un estado maníaco o deprimido.


No puedes prometerles que nunca experimentarán otro episodio maníaco. Pero puedes decirles que tu objetivo es aprender a amar y escuchar a los demás en todas las circunstancias, incluida la manía. Dado que en realidad puedes disfrutar la manía (al menos cuando no es extrema), podrías ser reacio a intentarlo con medicación. Habla con consejeros sabios y tu familia sobre esto. Puedes decidir probar la medicación como una forma de amar mejor a los demás. (Ed Welch, Trastorno bipolar)


Toxicidad avanzada

Las cosas que encajan en la categoría de "toxicidad avanzada" son estilos de vida abusivos, adictivos, controladores o manipuladores que no solo son personalmente destructivos, sino que se manifiestan al atacar y difamar a quienes te rodean. El resultado es que mientras los seres queridos tratan de abordar el problema, más envueltos en el problema se vuelven. Nuestro objetivo en estos asuntos, como embajadores de Cristo, es primero garantizar la seguridad de aquellos que están asociados con el individuo y que están sufriendo la relación tóxica, estar dispuestos a ser parte de una intervención cuando los seres queridos abusados ​​estén listos, y por lo tanto advertir que Dios se opone amorosamente a los orgullosos como una invitación a la restauración (Santiago 4:6, ver también esta discusión de Mateo 7:1-6).


En el ejemplo que hemos estado usando para toxicidad, esto comenzaría (si corresponde) ayudando a la familia del individuo tóxico a crear un plan de seguridad, caminando a través de los límites sanos de esta situación, identificando patrones de arrepentimiento manipulador y buscando los recursos más adecuados que podrían ser beneficiosos al final de la intervención si el ser querido que expresa la toxicidad, lo cual es cooperativo. En todo esto, estamos tratando amorosamente de alertar a nuestro amigo tóxico de que nada de lo que les está sucediendo es más importante (por grado o causalidad) que lo que está haciendo. Más que aconsejarles genéricamente que "se quiten el tronco de su ojo antes de quitarle la paja a los demás", estamos tratando de reconstruir la narrativa de culpar a otros. Necesitamos llevarle a Mateo 18:17, alertándolo de que su pecado ha alcanzado un grado de importancia, no para que requiera un "Jesús con esteroides", sino que esto es un llamado hacia los que los aman para que se relacione con ellos de una manera diferente, pues su pecado aún no ha alcanzado un grado de severidad que resulte en ceguera deliberada, pero hacia allá va.


Sin duda, esta publicación plantea muchas preguntas; los escenarios "¿y si?" son casi infinitos. Los dejaré con dos preguntas para una mayor reflexión.


Preguntas para la reflexión

¿Puedes pensar en un ejemplo de cuando te enfocas principalmente en la lógica de "no son más pecadores que yo" (lo cual es cierto) y te ha llevado a descuidar el abordar los aspectos de quebranto o toxicidad en una situación? ¿Eres más propenso a ver los aspectos falsos positivos (catalogar de extremas las situaciones de “jardín”) o a los aspectos falsos negativos (minimizar las situaciones altamente tóxicas) cuando se trata de evaluar situaciones de quebranto o toxicidad potencial? Si bien ambos resultados son problemáticos, este post es para ayudar a aquellos que tienen una tendencia a aspectos falsos negativos en sus evaluaciones de consejería.


Brad se desempeña como pastor de consejería en The Summit Church en Durham, Carolina del Norte. También se desempeña como Instructor de Consejería Bíblica en Southeastern Baptist Theological Seminary, es miembro del consejo de la Biblical Counseling Coalition, y es autor de varios libros, entre ellos Do Ask, Do Tell, Hablemos: Por qué y cómo los cristianos deben tener amigos gays y Los atributos de Dios: Descanso por las luchas de la vida.

logo-ccb.png

TERMINOS DE USO | PRIVACIDAD | DONAR

COPYRIGHT© 2020 COALICIÓN DE CONSEJERÍA BÍBLICA. INC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS